−Muy bien Justin, ¿ya sabes qué hacer? −me dijo Ashley, rodé los ojos, ya me lo había repetido miles de veces y miles de veces le había respondido que sí. (sé que estos mensajes molestan, pero es necesario; por si no recuerdan a Ashley, ella es la mejor amiga a Amalia.)

Acepto que soy un imbécil, recuperar a Amalia se me está haciendo más difícil de lo que esperaba y su actitud indiferente hacia mí, duele. Me he reprendido y torturado millones de veces porque sé que cometí un error y probablemente ella ya no quiera saber más de mí nunca más, porque la herí. ¡Y joder! La había cagado demasiado, la dejé plantada una vez, preferí a dos perras sobre ella, le insulté muchas veces y ahora esto, y aún así ella nunca me abandonó, pero lo que hice sobrepasó los límites, es algo imperdonable... Pero sé que sus sentimientos por mí ni han cambiado en lo más mínimo, y si puedo le rogaré mi vida entera, porque ella es mi talón de Aquiles. Ella es mi ancla al mundo real y no pienso dejarla ir tan fácilmente. Porque la amo.

−Joder que sí, Ashley. −le respondí − ¿Ya hablaste con los vecinos, verdad?

−Claro que sí idiota. −dijo obvia.

De verdad estoy muy agradecido por lo que Ash hace por mí. Si ella hubiera sido otra le habría gustado verme así; pero no lo hace sólo por mí, también lo hace por Amalia, que aunque la ven con una sonrisa en su rostro; siempre se la pasa llorando en su casa. Y es comprendible, ¡joder! Le rompí su delicado corazón, soy un imbécil, merezco la muerte... pero no me daré el lujo de perderla, sin luchar por ella. Ella me marcó la vida, joder, ella... La amo.

−Espero que todo salga bien. −dijo, angustiada. −Ya no soporto verla así, mierda; es mi mejor amiga, me duele verla así. Justin, con anticipación te digo que no es muy probable que ella te perdone. Ella está muy herida y ofendida, le hiciste mierda el orgullo. Justin ¡por Dios! La engañaste. Y si ella no te perdona, yo misma me encargaré de presentarle a un amigo que tengo. Te aprecio y todo, pero no dejaré que Amalia se hunda en el frío hoyo de depresión que está construyendo sin darse cuenta. -dijo seria, de verdad espero que todo salga de acuerdo al plan.

−No puedes hacer eso, si lo haces ¿qué será de mí? −cuestioné. −No puedo ni voy a perderla.

−No pensaste eso cuando metiste tu polla en la vagina de la perra ésa. −dijo dura, y dolió, porque es la cruel y cruda verdad.

−Mejor vete yendo a la casa de Lia, no quiero una discusión más.

(...)

La verdad es que no estoy muy nervioso, de verdad que sí, joder. Duré más de dos horas eligiendo la canción la cual le cantaré a Amalia justo a las 12:00 pm, Ashley se encargó de pedirle permiso a todos los vecinos de Amalia, gracias a Dios todos aceptaron, diciendo que la idea era muy tierna y que están encantados de poder aportar algo en ella. Estaba debajo de la ventana de Lia, ella estaba durmiendo, según me informó Ashley un momento atrás.

Puse el radio en el césped y lo prendí.

(A partir de aquí, leer con la canción Payphone, de Maroon5)

−I'm at a trying to call home
All of my change I spent on you...

Cerré los ojos y seguí cantando, la verdad es que nunca canto tan mal, tal vez me vea ridículo haciendo esta mierda, pero por ella lo vale, de verdad que sí. Fui un estúpido con ella y estoy muy arrepentido. Cuando abro los ojos veo a una Amalia confundida y un poco enojada, espero que no esté molesta por esto. Se acercó a mí, sonreí, joder. Espero que sea para besarme... Mas no fue así. Pateó el radio lejos, haciendo que la música dejara de sonar y luego me abofeteó la cara.

Todas las esperanzas e ilusiones de que ella me perdonara se fueron a la misma mierda.

− ¿&Qué crees que estás haciendo, Justin!? −gritó.

−Nena, sólo quiero que me perdones... −susurré débil.

− ¡Pero ya te perdoné, mierda! Además, ¿crees que con venir y cantarme una canción de mierda te olvidaré todo y esta mierda estará arreglada? ¡Pues no, Justin, no! Yo sí tengo vergüenza sabes, y no volveré contigo, mierda. Deja de molestarme, joder, te odio, no quiero saber nada de ti. No te daré otra oportunidad, olvídate de que algún día me conociste porque yo ya lo estoy haciendo. Y no es nada fácil, pero lo intento, tú me lastimaste, me hiciste débil −ahora ella lloraba. −Sólo... Sólo olvídalo, déjalo ir, Justin. −se dio la vuelta, y cerró la puerta.

Entonces mi mundo se cayó en pedazos... La había perdido para siempre.

----

No me maten por la tardanza ni por tardar en subir ni por este final xd

Chicas, pásense por mi nueva historia "Era sólo un capricho" plssssssss

-Queen J.

WhatsApp ➳ j.b¡Lee esta historia GRATIS!