La niñita cerda de la playa

122 17 2

Despues del tiempo destinado para que yo llegase a la playa, me encuentro con mis dos amigos en la misma y quienes ya estaban esperando por mi. El jefe se presentó y luego nos dejaron bajo el cargo de un salvavidas profesional (Grrrr) que nos dirijio hasta el cuarto provisional de los salvavidas. Allí lo primero que hicimos fue colocarnos el traje de salvavidas color naranja. Elisa y yo nos veíamos guapas, era un enterizo que nos dejaban ver un cuerpo bien delineado. Joseph por un parte se colocó las tangas acordadas.

Bueno no, solo se puso unos pantalones narajas. El salvavidas se encargo de darnos una pequeña inducción acerca de la atención que debíamos tener en las orillas, y de la manera en que debíamos restringir a la gente en su mayoría niños sin adultos responsables. Realmente no podia creer que esto fuera un trabajo, pero por ser temporada y seguramente un bajo presupuesto, necesitaban de los tales auxiliares.

Tambien nos dijo que si algún niño se quería pasar de listo con el agua le pegaramos con un palo en las piernas. Okey tampoco, pero si que debíamos ser cuidadosos y muy activos. Después de la inducción nos dejaron en tres puntos aislados los cuales me desmotivo un poco, pero debía continuar si queria mi lana.

Paso un buen tiempo sin que ocurriera nada fuera de lo normal, uno que otro ancianito que queria ayuda, y de resto fue solo admiración de gente contenta y surfistas que parecían actores de realities MTV. sin embargo, mientras observaba a uno de ellos, senti como alguien se me hizo a mi lado, voltee mi rostro mientras me sentaba y esta hizo lo mismo. Una niña de quizas unos 12 años de edad y quien se veía era una muy rebelde por su cara de malvada.

_¿Estan buenos no?_ soltó sin darle importancia mirando al mar.

_¿Perdón?_ cuestione aterrada.

_No te hagas, estabas mirando ese surfista, es normal, mirale esos abdominales...cumplo unos años más y te juro que lo busco y ..._

_hey espera, ¿no eres muy pequeña para estar hablando asi?_ regañé.

_y tu quien te crees para hablarme asi estupida_ me miro el doble de mal mientras jugaba con la arena como una bravucona.

_pe-pero yo no más_ intente contestar pero ella interrumpió decidida.

_simplemente Cállate , de lejos se nota que eres una idiota, ¡despierta! pensé que solo bromeabas pero ya me doy cuenta que eres asi_ dijo muy segura de cada palabra, sentí su superioridad, y eso que era sólo una niñita.

_oye que te pasa renacuaja , ¿sabes que? quitate de mi lugar o te..._ Amenazé, ¿como es que una niña de esas habla así?

_O te que, no eres capaz de nada_ reto observandome de cerca, debo admitir que tenia autoridad la mugrosa.

_LA MIERDA SE IGNORA _ dije en tono alto y muy enojada. ¿La niña hablaba mal? pues yo también.

Pero no obtuve respuesta, ¡PENDEJA! Caí en mi propio insulto pero bueno, al menos ya había silencio, ya me tenia cardíaca. Pero no pasaron más de dos minutos en los que juraba ya tocaba el cielo de tanta paz, y de nuevo la chiquilla armó lío.

_P-E-N-D-E-J-A_ deletreo en mi oído con ganas de alterarme.

_¡¡OYE QUE TE PASA!!_ grite, la niña miro aún más retadora y luego se fue. Pensé que seguiría la pelea pero se fue. simplemente se rindió, no podía con tanta rudeza de mi parte.

De nuevo ocurrieron ciertos casos en los que niños querian meterse mas aya y debí acudir ejecutando mi nueva labor, ayude a otros ancianitos y una que otra vez saludaba a mis amigos de lejos sonriendo como todos unos estupidos, de lejo veia a joseph mirar chicas, y tambien a Elisa mirar chicos...empiezo a creer que es un gen compartido entre los tres.

pero bueno, por lo menos charlott lo esta aburriendo porque si el imbécil de Joe se pone a detallar mas mujeres es porque empieza a desperar su gen de macho.

No se porque entonces me dio por mirar hacia un angulo en especifico que al final me dio escalofrios. Alla, cerca de unas palmas la misma niña que me estuvo provocando hace un momento me muestra de lejos su peor cara malvada, con mi celular en sus manos, cerca a la orilla, haciendo el amague de que lo lanzará al agua.

_¡No es cierto!_ exclamé tapando mi boca del horror, por mi mente se pasaban todas las fotos que habian alli, y de un video inedito de Joseph ebrio por accidente que nadie podía ver, esa niña habia tocado fondo.

No me importa cuantos pixeles hayan amo mi celular

lo de ebrio fue porque queria probar los efectos del alcohol con relación al tiempo en una persona y Joe se ofreció.

Rápidamente y con el corazón en la mano decido correr con toda la furia hasta donde ella se encuentra, la cual, se percato de que me acercaba a ella y comenzo a correr. Recorrimos casi toda la playa, pasando por la gente y tratando de no caer al suelo por la dificultad de correr en la arena. Se me estaban acabando las fuerzas, y en una de esas paré un segundo a respirar.

_Jajajajaja ¡¡ANCIANA!!_ gritó la niña desde el fondo meneando mi celular con cierta cara de bruja.

Nada me hizo enfurecer más para ir corriendo más rapido aún, pasaba a toda velocidad por la gente, dejando caer de lado a niños que se metian en mi camino, y respirando como todo un gorila enojado, de pronto me tropecé con una mujer que llevaba un refresco, ¡que verguenza!

_¡oye fijate no?!_ dijo fastidiada, aquella parecia una reina de pasarela, era hermosa.

_lo siento, te la pagare despues_ 

si claro.

Tomé aire de nuevo, y esta vez corri  más rapido, la niña quien no dejaba de reir mientras corria, llego por medio de un milagro descendido del cielo a un callejón sin salida pues a un lado estaba el mar que no tenia gente en él, ya que no era apto para nadar por la profundidad, y del otro lado estaban las palmas que no dejaban espacio para nada, y gente muchisimo más lejos. Estaba encerrada, y debia rendirme cuentas por la pendejada de hoy.

La niña muy astuta no corrió más . Suspire entonces calmada. La niña se tiro al mar. quede sin aire. ¡La chica corrió entre risas macabras directo al mar!

_¡¡mierda que hago!! oh si, me largo.. nononono, soy una salvavidas ¿Pero justo hoy?_ 

Sin mente me introduci en el mar, y con mucha dificultad entraba poco a poco a la zona más profunda.

Era difícil, al comienzo lo hacia por coger mi dañado celular y huir, pero ahora que veo la niña tan lejos luchar para regresar a la orilla, comprendo que es algo serio porque estoy que me devuelvo y ni siquiera he llegado a su lugar.

Pasados unos minutos en los que ya estaba cansada y mi respiración se torno demasiado pesada, logro llegar hasta donde la niña estaba y me aferre a ella. pero ocasionalmente, empezaba a tener sintomas de malestares serios en mi.

parecido a la claustrofobia, pero en este caso es por lógicamente todo el mar a mi alrededor, me sentia limitada, y comenzaba a debilitarme de manera muy rápida. La niña, quien se veía peor que yo porque no traía algún gesto en la cara, comenzó a preocuparme.

Lo peor, es que entre más gritaba ayuda, más rápido perdía el aliento, y podía entender que nadie se percataba de lo que pasaba.

Por la fiesta de Neón ©Read this story for FREE!