4| Aún no.

14.6K 1.5K 194
                                              

Cap. 4| Aún no.

POV: Killiam.

Me estoy dirigiendo a mi primer día de trabajo, realmente me encuentro emocionado porque voy a comenzar a ejercer la profesión que me gusta, es una sensación maravillosa.

Aparco el coche, bajo y me encamino a la entrada del lugar, no sin antes haber puesto la alarma.

Al entrar me encuentro a la recepcionista, si mal no recuerdo de nombre Gretta, tratando de calmar a una señora de unos cuarenta años.

—Señora, entienda. No podemos seguir enviando psicológicos para dale sus servicios, todos están realmente saturados de pacientes, además de que ninguno está dispuesto a soportar de las diabluras de su sobrina—dice Gretta.

—Pero es que tienen que tenerle paciencia, que clase de psicólogos son, todo aquel que elige estudiar esa profesión tiene que hacérselas de paciencia y perseverancia para tratar a sus pacientes. Si no constan de dichas palabras entonces no entiendo para que son especialistas en esta profesión.—dice la señora y yo no podría estar más de acuerdo con sus palabras.

Gretta suspira frustrada, pero a la escena se acerca el Dr. Víctor Town.

—Buenos días, ¿qué está sucediendo, Gretta?—inquiere.

—Pues que la Sra. Jannet Kendrick está solicitando otro psicólogo para tratar con su sobrina Alma Kendrick, y pues ninguno de nuestros psicólogos están libres de trabajo, todos están hasta el tope de pacientes, ninguno tiene el espacio ni tiempo para atender más personas.

Víctor mira apenado a la señora, la cual se llama Jannet.

—Lo siento, Sra. Jannet, pero aunque así lo quiera yo no puedo obligar a los psicólogos de aquí a atenderla si es que ya no pueden atender más pacientes. Cuando alguno esté desocupado la llamaremos.—dice el doctor.

—Es que no puede ser así, doctor. Entienda que mi sobrina puede retroceder los pasos que dio para avanzar, sé que no es para nada fácil tratar con ella, pero sólo tienen que tenerle paciencia—dice la señora.

Se me ocurre una idea y camino acercándome a ellos.

El doctor suspira y está a punto de hablar, pero me ve y la cierra nuevamente. Creo que la misma idea que me cruzó a mí, a él también se le ha ocurrido.

—Buenos días.—saludo cordialmente. Luego me giro a ver a la señora y le ofrezco mi mano—Soy Killiam Moore, nuevo integrante psicólogo de esta clínica—Estrechamos nuestras manos y ella al escuchar que soy psicólogo me mira con esperanza.

—Mucho gusto, joven.—ella dirige su mirada hacia el Dr. Víctor—Entonces, al ser nuevo me imagino que no tiene pacientes aún.

El doctor niega.

—Aún no, por lo que eso resolvería el problema.

—Eso quiere decir que...—deja la oración sin terminar.

—Que seré el psicólogo encargado de su sobrina—completo sonriendo.

Ella suspira con aparente alivio.

—Muchas gracias, en verdad. ¿Cuándo comenzarían los cuidados de mi sobrina?—inquiere.

—Mañana mismo puede ser, señora—digo.

Ella asiente, agradece una vez más, y se marcha diciendo que estarán esperándome.

El Dr. Víctor me hace acompañarlo a su oficina para hablarme más sobre aquel tema.

De su psicólogo a su novio © [#2] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora