La razón de mis mañanas.

75 3 0

La magia del principio, las risas de dos críos inocentes jugando a quererse. Que algunos ganan y otros pierden, pero ¿y nosotros? Al menos yo, he ganado todo lo que me faltaba antes. El día que te conocí marcó un antes y un después en mi vida, el día que me dijiste por primera vez que me querías o la primera vez que me besaste. Los miedos del principio, el temblor hasta en las piernas y las mejillas coloradas. La delicadeza con la que tomabas mi mano, me mirabas, sonreías y un 'te quiero' se te escapaba. Vivía ilusionada, no pensaba en un mañana sin ti puesto que solo era capaz de pensar como enamorarte un poquito más día a día. Fue pasando el tiempo, y los recuerdos fueron cautivando nuestros corazones, a la vez que nuestro amor se fortalecía más y más. Iba creciendo, poquito a poco sin darnos cuenta. El cariño desbordaba y podía con todo lo demás. Pero tocó el momento de madurar, de crecer.. ¡Y lo más bonito de todo es que lo estamos haciendo juntos! Hemos creado algo tan bonito, tan fuerte, tan especial, una unión única en la que solo importamos nosotros dos. Gélidos inviernos llenos de abrazos para calmar ese intenso frío, y dime tú ¿que hay mejor que una tarde de película y manta?

Eres capaz de hacerme sentir especial, eres capaz de ser tan único que tu ausencia me mata. Esas noches en vela sin poder dormir, en las que recuerdo partes de nuestra bonita historia. Que quien diga lo contrario no es persona, que esto es lo más bonito que hay y más si el amor es correspondido. Un amor recíproco, un amor que si me dejas, prometo que será para toda la vida.

Labios de acero inoxidable.¡Lee esta historia GRATIS!