3. Luke. Lia Parker. La historia.

16 2 1

— Tú y yo necesitamos hablar. Ya —dice Luke con una mirada que no termino de descifrar—. Ya lo pensé, la verdad querida Taylor, no podemos volver a una relación, no tendríamos confianza el uno por el otro, así que tal si no divertimos, pueda que en un futuro podamos volver a estar juntos pero existen cosas que se pueden hacer sin ser novios. —mueve las cejas sugestiblemente—. Qué tal si tú y yo vamos arriba y buscamos una habitación vacía.

¿Qué mierda está sucediendo?

¿Así es el verdadero Luke?

— Y, así te puedo moler a golpes —respondí cabreada—. Eres un idiota, asqueroso, repulsivo, egocéntrico; seguiría pero nunca terminaría.

— Por Dios, Taylor, ambos sabemos que eres una zorra.

Mi mano impacto su mejilla dejando la marca de mi palma justo donde le di.

— Zorra.

— Idiota.

— Barata.

— Estúpido.

— Necesitada.

— Repulsivo.

— Nadie te quiere para algo más que no sea meterse en tus pantalones.

Me quede ahí sin palabras, reflexionando mi vida.

¿Era esa la verdad?

— Ahora, vamos Tay. Sabemos que necesitas tu dosis diaria de sexo.

Me arrastra escaleras arriba.

— ¡Suéltame, Idiota! Joder, quita tus manos de encima.

— La señorita ha dicho que la sueltes —volteo mi cabeza y es Zane.

— Parker, tranquilo este no es tu asunto.

— Mi chica esta en ese asunto así que si es asunto mío, James —dijo Zane haciendo énfasis en Mi

— ¿Tú chica? Vaya, que buen chiste, amigo. —suelta Luke riendo.

— Primero, que todo ya no soy tú amigo. Segundo, no importa si tu no lo crees yo sí y sé que ella también.

— Dime, princesa —musita con sarcasmo lo último—. ¿Eres su chica?

Asiento. Pero sé que no es así como lo veo. Vine aquí de Alemania para volver con Luke. Y ahora me doy cuenta de que estoy en una especie de triángulo amoroso y eso no es lo mío. Llego la hora de que las cosas sean como tienen que ser. Luke, me debe una disculpa. Zane, bueno... él no me debe nada. Drew, un abrazo por su buen consejo. Amy, una plática de mujeres. Y necesito una mejor amiga.

— Luke, te voy a decir una cosa y es muy importante para mi. JO-DE-TE ¿entiendes o te lo escribo? —le digo dulcemente.

Camino y salgo de ahí como si fuera una diva. Veo a mi hermano y me acerco.

— ¡Drew Allan Monroe Stewart! —exclamo— Vamos a casa, ya.

— ¡Taylor Marie Monroe Stewart! Estás loca si piensas que me voy a ir. Hay muchos pececitos —lo miro confusa—. Ya sabes, hay muchos peces en el océano aquí hay muchos. Por ejemplo, mira y aprende. —camina hacia una castaña—. Hola, preciosa. ¿Quieres bailar?

— Vete de aquí.

Oh Dios amo a esta chica, todas mis amigas siempre me habían querido gracias a mi hermano. Me acerco a donde esta mi hermano rogando. Si se propone algo lo cumple, pero de nota que la chica es igual y no va a ir con él.

— Hola, lamento lo de mi hermano. Es solo que esta en busca de peces.

— Hola, tranquila. Los hombres suelen ser unos estúpidos. Mi hermano es igual. Pero parece que ya encontró a una chica que lo mantenga con los pies en el piso. Soy Lia.

The Love©¡Lee esta historia GRATIS!