2.

134 6 2

"Si sientes que la vida real es dura...
La única forma de evitar eso es la lucha."

-Exo.

-¿Te crees capaz de aguantar todo el curso a Sally? cada vez es más, y más insoportable- Comenta Jane, mi única amiga desde 3er grado, cuando Sally Woods decidió hacerme la vida imposible, a partir de ahí no ha existido poder humano que pueda detenerla para que me deje en paz. La verdad Jane tiene inclinaciones Hippies, pero aún sigue siendo muy bella, siempre va protestas contra fabricantes de cosméticos, constructoras, y cadenas de comida rápida, en una de esas protestas conoció a su novio Eduard, quien va a la universidad. Siempre me presenta chicos de su grupo social pero ninguno es mi tipo.

-No, estoy a un tirón de tirarla por las escaleras y decir que se enredo con sus tacones de 20 metros de altos -y reímos al unísono.

Al llegar a mi taquilla me encuentro con la sorpresa que a Sally Woods también le toco una taquilla cerca mío, y está con su nuevo novio Matt Kielsen, el chico "más guapo" del West Side High School. No puedo evitar que Matt tiene una pequeña arañita en su hombro y empiezo a reir para mis adentros, pero en menos de nada tengo a Sally en frente mío.

-¿Que demonios le miras a mi novio, aborto de mono? -Perfecto, tengo un nuevo apodo.

-Sally, calmate, solo noté que tiene una araña en su hombro. -Digo con el tono de voz más calmado posible, mientras él se sobresalta y hace una escenita de niña para quitarse la araña.

-Si me llego a enterar, Jensen, de que coqueteas con mi novio considerate muerta.

ºººººººº

-No le prestes atencion, es una perra -Jane

-Pues si, eso esta claro, solo que jamas me habia amenazado, se limitaba a molestarme si razón y ya.

-Pamplinas. Toma, te hice el almuerzo, con eso guardas ese dinero para cuando lo necesites.

-Gracias- y estoy segura que sonrío de oreja a oreja. Así sea una ensalada es comida, y como yo vivo todo tipo de comida es una bendición. Jane suele regalarme ropa que ya no usa o ella y sus papás mandarnos cenas cada semana, realmente esa gente se merece el cielo a sus pies.

-Eduard tiene un amigo el cual esta muerto por conocerte.

-Lo siento, Jan, pero estoy segura que no es mi tipo de chico.

-¿Bromeas? ese chico es perfecto, se visten con el mismo estilo, ambos tienen el cabello terrblemento negro, cuando hablo con él es como si hablara contigo.

-Por eso, n-no puedo, lo siento Jan.

-¿Me vas a decir de una vez por todas que pasa contigo? siempre sacas una excusa, o que no es tu tipo, nadie es tu tipo, nadie es tu jodido tipo. -Jamas la había visto enojarse tanto.

-No puedo, en serio.

-¡Tanto tiempo siendo amigas! ¿y aún no confías en mi?

-Es difícil explicarlo, lo siento.

-Cuando tengas una jodida manera de explicármelo avisame - y con ello se va, dejandome ahí sola.

°°°°°°°

Camino a casa veo que hay una nueva pastelería donde quedaba antes una tienda de ropa, y noto que hay un letrero necesitando auxiliar de cocina y no puedo evitar entrar. En la caja hay una mujer rubia, muy bella.

-Hola, mi nombre es May, ¿en que te puedo ayudar?

-Eh, hola, vine por el empleo.

-¿Cuantos años tienes?

-En una semana cumplo 17.

-Humnn, creo que si podemos darte trabajo. Tendrías que lavar todo y tener los implementos listos, ¿estas dispuesta?

-Claro ¿a que horas y cuando comienzo?

-¿Podrías mañana? A partir de las cuatro.

-Perfecto. -y sonrío. Tengo un trabajo en una pastelería, mi emoción no podría ser mayor.

°°°°°°°°

Entro a la habitación de Luke y lo encuentro limpiandola.

-Hola, Hayley ¿como te fue hoy?

-Bien, tengo que decirte algo importante -me siento en su cama

-Cuentame.

-Tengo un trabajo, y por favor antes de que empieces a gritar escuchame por favor. Es en una pastelería, y siempre quise aprender sobre eso y pues que mejor manera de hacerlo que me paguen en vez de yo hacerlo ¿no?

-No le digas a mamá, haremos un trato, el 45 por ciento es para ti, y el resto abriremos una cuenta y lo guardaremos ahí, para tu futuro. ¿Te parece?

-Me parece -y río, definitivamente es el mejor hermano de todos.

°°°°°°°

Estoy frente al espejo de mi habitación. Demasiado delgada, demasiado plana para la gente que me rodea, para los chicos, pero ¿a mí que carajos me importan los chicos? No me gustaría ser así como soy, ser eso que soy, en una sociedad tan hecha mierda como la hoy en día, solo espero tener el sufienciente valor de contarle a Jane que está mal conmigo.

Silent.¡Lee esta historia GRATIS!