VI.Una ayudita

86 6 5

Salí de mi casa, decidí arriesgarme e ir a preguntar a la policía, tenía que hacerlo.
Al entrar vi un pequeño mostrador, me acerqué, y le conté mi historia al hombre que había sentado allí, al principio pensó que era una broma, no era algo que pasara todos los días. Al final conseguí convencerle para que me dijera dónde ir a preguntar, llegué a donde me dijo. Me senté y saque el movil y cuando lo guardé miré hacia delante, había una mujer de unos 40 años, un hombre de unos 45 y una chica mas o menos de mi edad.
Pasó un rato y al final la chica me dijo:
- Que haces aquí? Te habrás equivocado.
- No - le respondí, tajante.
- Seguro? Esta oficina es para...
- Se perfectamente para lo que es, gracias. -le interrumpí.
- Y por que vienes tu solo? Acaso no te pueden acompañar tus padres?
- Si mis padres pudieran acompañarme no vendría- le respondí , me estaba empezando a cabrear.
- Me estas diciendo que se han llevado a tu padres y te han dejado a ti? Jajaja no me hagas reír.
Me levanté y le grité:
- Eso mismo, y si te apetece reírte te vas a tu casa que yo no estoy para aguantar risas.-sus padres me miraron sobresaltados, y ella asustada.
Al segundo vino y se sentó a mi lado, espero un par de segundos y me dijo:
-Se han llevado a mi hermana, claro que yo los tengo a ellos.
- Ya veo.
- Siento muchísimo haberme reído pero lo tuyo no es habitual, admítelo.
Forcé una sonrisa por que almenos se había disculpado e intentaba ser amable.
- Me llamo Skyler.
- Yo Jake.
Estubimos hablando un rato, me contó varias cosas sobre ella y yo sobre mi, intentamos dejar aparte el tema que los dos teníamos en mente.
Al poco los llamaron, entraron y a los 20 minutos salieron. Les dije adiós y entré, era mi turno.
- Buenos días...
-Buenos días-dije.
- Creo que te has...
- No, no lo he hecho-todo el mundo me decía lo mismo.
Le explique con pelos y señales todo lo que sabía y lo que me había ocurrido.
- No podemos ayudarte, por lo que me has dicho mejor no buscarlos, y es mucho dinero...
- Me esta diciendo que voy a tener que conseguir yo todo ese dinero por mi cuenta?
- Eso me temo.
- Entonces esta oficina para que es? Para decirme que no me van a ayudar?- dije subiendo el tono de voz sin darme cuenta.
- En otras circunstancias podríamos intentarlo, pero esta situación...
- Vale , de acuerdo.
Salí dando un fuerte portazo, estaba muy cabreado, pero al salir, me quede desconcertado al ver que la familia de Skyler seguía allí.
- Hola - me dijo su madre - hemos oído lo que te ha pasado, y no tendrás sitio donde dormir.
- Si si que tengo, mi casa
- Pero no habrá nadie -intervino el padre.
- Ya pero da igual...
- Ni mucho menos.
- Si quieres vente con nosotros
- No, gracias.
- Insistimos, creo que será bueno tanto para ti como para Skyler, desde lo de su hermana ni come y un poco de compañía no le hace mal a nadie.
Acepté.
Me llevaron a casa, subí, cogí ropa y algunas cosas y bajé.
Me llevaron a su casa, estaba en el campo y era enorme.
Me quedé alucinado, y se debió notar, por que los tres, especialmente Skyler sonrieron al verme la cara.

La historia de un Secuestro¡Lee esta historia GRATIS!