Emma

Joder. Estaba asustada como el infierno.

Estaba enamorada.

Estaba enamorada.

Estaba enamorada.

Estaba enamorada.

Esas eran las únicas palabras que pasaban por mi cabeza y miré a Zack a los ojos para ver como esa vacilación que parecía tener se convirtió en una determinación que no había visto.

-Emma estoy enamorado de ti.- susurró y luego todo se fue a la mierda.

Aquella determinación que había tenido hace unos segundos se esfumo al ver que yo no decía nada.

¿Pero cómo podía hacerlo? Estaba en shock.

Sospechaba lo que me iba a decir pero no creí que en realidad lo dijera.

Yo también estaba enamorada de Zack Sandler pero… yo estaba muerta.

¿De verdad eres tan egoísta de encadenarlo?- dijo una voz dentro de mí.

¿De verdad eres tan egoísta de privarlo de tus sentimientos y de saber que es correspondido?- dijo aquella parte que creí que había muerto hace tiempo.

Aquella parte que creía que teníamos una oportunidad.

Comencé a volver a la realidad para ver que Zack estaba con el ceño fruncido y con la cabeza gacha.

-Zack yo…

-No tienes que decir nada.- dijo interrumpiéndome mientras caminaba a paso rápido a la puerta de su habitación pero me atravesé en su camino.

-También estoy enamorada de ti.- susurré a lo que este levanto la cabeza de golpe pero su ceño seguía fruncido.

-No tienes que decirlo si realmente no lo sientes.- dijo pero no dio ni un solo paso más para salir de la habitación.

Respire hondo y suspiré.

-No lo digo solo por decir. Realmente me enamoré de ti. No sé como pero me di cuenta con lo que dijo tu madre Zack… Lo que yo sentí por Josh no se parece en nada a lo que siento por ti. Él era un capricho, una ilusión. Yo lo veía como el ser perfecto y… bueno. Me encapriche con él. Pero lo que yo siento por ti… no sé cómo decírtelo. Nunca antes lo había sentido pero eres indispensable para mí. ¿Sabes? El que haya muerto es una mierda, pero se hace más soportable por tenerte a mi lado y…

No pude terminar porque los labios de Zack se estamparon contra los míos con una fuerza que me sorprendió.

Ese beso fue…

No tenía palabras para describirlo. Era como si estuviese flotando y lo único que me sostenía en este maldito universo era las manos de Zack.

Una en mi nuca para evitar que me alejara aunque fuera un milímetro y la otra en la cintura apretándome contra él.

Era jodidamente perfecto.

***

Zack

No podía creer lo que estaba pasando.

El beso que estaba teniendo con Emma era tan irreal que parecía un maldito sueño.

¿Realmente ella había dicho todo eso? No sabía que pensar pero  en estos momentos en los que estaba probando sus labios, no parecía existir nada mejor.

Y era que en realidad estaba enamorado de ella.

Yo. Zack Sandler. Enamorado de Emma Benson.

La chica más popular de la escuela. La chica que estaba muerta. La chica a la que le era indiferente. La chica que me era indiferente. La chica que era una perra total.

La única chica que logró que me hiciera un cambio de look. La única chica que me ha conocido realmente además de mis padres. La única chica que sabía, no podría soltar nunca.

Emma Benson era más que un fantasma o un espíritu para mí.

Ella, era la chica de la cual estaba enamorado y por la cual daría mi vida con tal de que ella regresara a la suya.

***

Emma

Zack era dulce. El beso que nos estábamos dando era perfecto. Era intenso, dulce, tierno y lleno por los sentimientos que nos habíamos negado a ver u admitir.

Y era que yo llevaba tiempo enamorada de él pero no lo había podido ver.

O más bien, no había querido verlo.

Desde lo que paso con Josh había cerrado mi corazón, había cambiado. Me había vuelto una insensible. Una chica que era feliz con la desgracia de los demás.

¿Pero realmente había cambiado?

Al parecer no. Porque la Emma del pasado seguía aquí. Frente a Zack completamente vulnerable.

¿Cómo había llegado a esto? Entregarle el corazón en bandeja de plato a un chico que no había conocido en vida pero si muerta.

Contarle mi pasado y por qué hice todo lo que hice.

Mi más grande secreto, y no me refería al hecho de mi pelea con la perra de Angie ni por el hijo de puta que era Josh.

Lo era porque ahora él sabría que yo tenía un punto vulnerable, él sabía que yo no era lo que todos creían, o por lo menos, que no siempre había sido así.

***

Capítulo 23 publicado. Sorry pero no he tenido tiempo ni cabeza para nada.

Solo quiero terminar de editar mi primera historia y terminar.

Perdón por posibles faltas de ortografía y/o de gramática.

Un amor fantasmal *PAUSADA*¡Lee esta historia GRATIS!