For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

El Verdadero Brillo Estelar cap.18

3.6K 134 3

Capítulo 18

Unos segundos después Seiya por fin pudo ver, pero no era Jack a quien sostenía en sus brazos era el Rey Hyperion!!! Su padre!!! Seiya mismo observó sus ropas y no se reconocía, vestía un pantalón que se pegaba a su piel era color rojo quemado, botas negras, una capa del mismo color que su pantalón y una especie de armadura roja con destellos dorados y pequeños detalles negros, en su cabeza llevaba una fina y delgada corona de guirnaldas fabricada en oro puro, en ese momento Seiya se dio cuenta que ya no estaba en el estadio, se encontraba en la guarida de Érebos, y por su frente corría un hilo de sangre que caía a cuenta gotas de su barbilla, enfocó sus ojos en el cuerpo de su padre sólo para ver la terrible realidad, el Rey Hyperion había muerto.

-Que estúpidamente tierno fuiste Hyperion- Érebos hablaba y en cada palabra que emitía se podía sentir el terror que estas emanaban, él era el rey de la oscuridad, el dueño y señor de la maldad del universo - Dar tu vida por proteger a tu hijo es algo muy noble, estúpido pero noble... Aunque si te soy sincero no podía importarme menos, de igual forma mataré a Helios y la oscuridad reinara, el reino del Solar será derrocado!!!!

Seiya sentía arder algo dentro de él, quería a toda costa vengar la muerte de su padre, pero en ese momento estaba débil, muy herido y a merced de Érebos.

-No te lo permitiré!!! La luz y el amor sobrevivirán a cualquier precio!!!- el Rey Atos atacó con su espada a Érebos.

-El padre de Serena... es el PADRE DE SERENA!!!!- Seiya estaba atónito.

Érebos lo detuvo en seco, al morir el Rey Hyperion él había absorbido la luz del Rey del sol en su esfera, lo que lo volvía más fuerte, tomándolo fuertemente del brazo al rey Atos añadió.
-Atos viejo amigo, si tan sólo te doblegaras a mí, podría considerar perdonarte la vida a ti y a tu reino, por cierto como está tu hermosa hija? Nunca vi un ser más puro y hermoso que la dulce y delicada princesita de la luna, ella bien podría ser mi reina- la voz de Érebos reflejaba una mezcla de maldad y poderío.

-Jamás!!! Ni lo sueñes, no te atrevas a tocarla porque te haré llorar lágrimas de sangre si le haces daño- el Príncipe Helios se puso de pie dejando en el suelo los resto de su padre -Me has herido en el alma al arrebatarle la vida a mi padre, pero si te llegas a acercar a Serenity desearas nunca haber existido.

Érebos soltó al Rey Atos -Eres valiente Helios, no cualquiera se atreve a amenazarme, espero se te haya grabado muy bien cada detalle que viste hoy de tu amado reino, porque no lo volverás a ver, tú y ella nunca estarán... JUNTOSSSSSS!!!!!- inmediatamente un viento infernal se soltó, la capucha de la túnica negra cedió, entonces Helios y Atos pudieron ver el aterrador rostro de Érebos, un rostro desfigurado por la maldad, un rostro salido de la boca del infierno, un rostro descarnado que paralizaba a cualquiera.

Érebos tomó por el cuello a Helios, con sus largos y huesudos dedos y uñas largas que terminaban en punta alzaba al joven heredero del reino del Solar.

-Crees que dejaré que se amen?? Tú y ella juntos, son un peligro para mí, el amor puro y verdadero encierra un gran poder, poder que jamás dejaré que vea la luz- con su otra mano Érebos trató de darle un golpe letal en el estómago al joven príncipe, pero el rey Atos clavo su espada en la espalda de Érebos, hiriéndolo casi de muerte esto provocó que la esfera que Érebos cuidaba celosamente se rompiera en mil pedazos diminutos, Érebos giró y el golpe destinado a Helios lo descargo en el Rey Atos cerrando sus ojos para siempre, Érebos soltó a Helios -Esto no termina aquí, recobrare energía y te mataré, por lo pronto el reino del Solar no volverá a brillar- su cuerpo se volvió una especie de plasma negra, misma que se fue reduciendo hasta desaparecer por completo.

Seiya abrió sus ojos, frente a él estaba un sol de oro con alas de ángel hechas de rubí, lo tomó, colocó en el suelo con cuidado el cuerpo de Jack, poniéndose de pie y empuñando la insignia del Solar al cielo recuperó su verdadera identidad.

-Esto es por Jack... Esto es por el reino del Solar... Esto es por el Rey Atos... Esto es por ti papá, por ti REY HYPERION!!!! 

-SOLAR GUARDIAN, TRANSFORMACION!!!!!!

En ese momento todos, las Sailors Scouts y los Invictus Solar recuperaron con detalles los recuerdos de sus vidas pasadas, las Scouts recordaron como habían sido felices conviviendo juntos, las aventuras que pasaron, el día en que Helios y Serenity se comprometieron en matrimonio, la batalla letal donde el reino del Solar cayó a manos de Érebos, y el momento donde la riena Tea llegó al reino Lunar para borrarles la memoria, mientras los Invictus Solar recordaban el sacrificio de su reina Tea y como habían sido desterrados a galaxias distintas y algunos de ellos reencarnado bajo la esencia de una mujer, todo estaba claro ahora.

-Rayo Espectral!!!- Por fin el Príncipe Helios entraba en la batalla lanzado su poder de golpe a Érebos.

-NO!!! Maldita sea, Helios despertaste!!!- el poder del príncipe del sol impacto de lleno a Érebos haciéndolo caer, pero aun retorciéndose de dolor no dejaba de maldecir al príncipe- Eso sólo servirá para arrastrarte conmigo al infierno.

Saturn aprovechó ese instante y corrió donde Tuxedo y Sailor Moon, utilizando su poder de sanación, curó las heridas de ambos príncipes.

Violeta reaccionó y de inmediato se unió a Ikaro, los dos miraban a los guerreros con un odio sepulcral, ambos intentaron lanzar sus poderes sobre las Scouts y los Invictus.

-Campo de energía!!- Saturn reaccionó de inmediato.

- Sailor Moon, ahora!!- Grito Helios.

-Por el poder del cristal de la luna plateada!!!!- la princesa lanzó su poder contra ellos sin darles oportunidad de nada, el cuerpo de Ikaro se fue distorsionando hasta convertirse en polvo, mientras que el cuerpo de Violeta empezó a brillar de una forma muy especial, parecía que su piel estuviera cubierta de miles de diminutos diamantes, una vez pasado ese efecto se reveló una linda chica de cabello color lila, piel blanquísima, sonrisa angelical y ojos llenos de paz, acto seguido la chica se desvaneció en el aire.

-Malditos!!!! El sol y la luna JAMAS estarán juntos, de eso me encargo yo- al verse derrotado Érebos se envolvió en su túnica negra y desapareció.

-No!!! Hay que detenerlo!!!- Helios quería acabar con él de una vez por todas.

-Tranquilo príncipe, nos desharemos de él- Aeton Invictus le puso una mano en su hombro.

Kinmoku...

-Princesa, princesa!! Hubo una gran explosión en la parte norte del reino- Un guerrero del planeta rojo acudió donde Kakyuu.

-Uno explosión??- La princesa cerró los ojos -Es cierto, siento una energía poderosa, sin embargo no es maligna, vamos llévame al lugar de la explosión- la princesa y su guerrero corrieron por los pasillos del Palacio.

Parte Norte de Kinmoku...

Había un cráter profundo, el cual aún despedía vapores y en el centro, se encontraba una linda chica de cabello lila recostada en posición fetal.

Con ayuda de dos guerreros Kakyuu bajo donde la chica, se arrodilló a un lado de ella y con mucho amor retiró largos mechones de cabello lila que cubrían el rostro de aquella extraña.

-Quien eres pequeña, de dónde vienes???

Sin abrir los ojos la extraña chica respondió -No recuerdo nada... Sólo mi... Mi nombre.

-Y cuál es??

-Leila- La chica abrió sus ojos y clavó su mirada en los ojos de la princesa del planeta de fuego, en ese instante Kakyuu comprendió todo.

-Figther- La princesa habló en un susurro.

Tierra...

Panteón Hiraki-yami dos días después...

Era hora de despedir a Jack, los arreglos del funeral corresponden al hijo mayor, en este caso Jack no tenía hijos, pero para Seiya, Jack Kahei era lo más parecido a un padre, así que él mismo (claro siempre acompañado de su princesa) se encargó de cada detalle.

Todos estaban reunidos, también personajes importantes del espectáculo, y claro, varios fanáticos que, siendo sinceros más que ir a despedir a Jack, querían ver a Three Lights, por lo mismo Seiya ordenó por primera vez que les fuera impedido el paso, el joven cantante ama a sus fans pero este era un momento íntimo, despediría no a su mánager, más bien a un ser muy especial, un ser que llegó a considerar como un padre. 

Después de ofrecer el incienso Seiya se acercó al féretro para poner flores alrededor de la cabeza de Jack -Querido amigo, siento tanto no haber podido protegerte- lágrimas corrían por el rostro del ídolo pop -gracias a ti sigo con vida, llegaste justo a tiempo... Te juro que lo venceremos- Serena se acercó y puso una mano sobre la espalda de Seiya, con ese simple acto el joven pudo sentir amor, que de cierta forma lo reconfortó un poco.

-Vamos Seiya, es hora.

-Lo se bombón... lo sé.

El féretro se cerró y todos los dolientes se encaminaron al crematorio.

Más tarde en el departamento de Three Ligths ...

-Y no era posible devolverle la vida con el prisma lunar?- Mina cuestionaba mientras se acomodaba en el sofá y se recargaba en Yaten.

-No, Kahei murió por causas naturales, no a causa de algún ataque.

-Si Haruka es muy natural morir al ver un moustro, yo me los topo cada que voy a la escuela o a la tienda, por eso siempre evito verlos a los ojos- El sarcasmo de Mina fue más que evidente, mientras que a Luna que yacía en las piernas de Yaten le aparecía una gruesa gota en la frente.

-A lo que Haruka se refiere es que Jack murió a causa de un padecimiento, no debido a algún ataque del enemigo y contra eso no podemos hacer nada – Ami se apresuró a corregir a su amiga.

Serena salía de la habitación de Seiya, en su rostro se podía ver cansancio y angustia, no soportaba ver así a su amada estrella.

-Como esta?

-Lleva rato durmiendo Stefan, pero creo que esto si le afecto mucho.

-Claro, lo relaciona con la muerte de su padre, el rey Hyperion- Setsuna apretó la mano de Stefan.

-Sí, pero Seiya es fuerte, pronto lo superara.

-Así es Taiki… Serena has sabido algo de Darien?- Michiru ladeo la cabeza al hacer esa pregunta.

Serena suspiro, lo cierto es que Darien le había llamado, quería platicar con ella y también con Seiya, pero debido a la circunstancias, por respeto se había mantenido lejos, por ahora no era el momento. 

-Él está bien, algo avergonzado por atacarnos, pero ya le hice ver que no fue su culpa… dice que le gustaría ayudarnos a vencer a Érebos.

-Que bien, por que necesitaremos de toda la ayuda posible, ese Érebos es peligroso.

-Lita tiene razón, Érebos ya una vez derroco todo un reino, no podemos permitir que la historia se repita- Rei acariciaba a Artemis.

-Sammy, como estas?- Serena se sentó a un lado de su hermano y le paso un brazo por los hombros.

Sammy clavo la mirada en el suelo, todos temían que esto fuera más de lo que el chico pudiera soportar -Asombrado… confundido… asustado… entusiasmado… asimilando…

-Es natural, creo que todos pasamos por eso al despertar.
-No es por eso Hotaru… lo que pasa…- Sammy alzo la mirada –es que aún no salgo de la sorpresa, mi hermana es Sailor Moon!!! , es decir, la seguridad de la tierra, no, del universo está en manos de una niña llorona y perezosa??- Todos cayeron estilo anime.

-Oh! Guarda silencio Sam, contigo nunca se puede hablar enserio, y yo que estaba tan preocupada por ti- Serena le saco la lengua.

Sammy y Christopher reían -Estoy bien hermana, no te preocupes por mí, ya que por mis venas corre sangre de Invictus Solar.

-Y yo con mucho gusto lo pondré al día enseñándole varias técnicas de ataque y defensa- Chris hacia posiciones de lucha con sus brazos, los cuales Sammy iba imitando –nadie puede con los Invictus Solar!! 

-Claro!! Todos los Invictus somos cool, además de extremadamente apuestos, así que bombón, no te preocupes nadie nos ganara.

-Seguro, vencerán usando su poder de seducción- Serena reía, era obvio que Seiya había recuperado el ánimo.

-Hermano, despertaste, como te sientes??

Los ojos de Seiya reflejaban que había llorado por largo rato, se veía cansado pero también se podía notar que iba recuperando su brillo -Más tranquilo Taiki- Christopher inmediatamente le acerco una taza de té, invitándolo a sentarse, Seiya tomo un lugar a lado de Serena.

-Debemos estar preparados, Érebos debe ser neutralizado por completo- La voz de Seiya ahora se tornaba seria.

Haruka se mostró de acuerdo -Si, príncipe nosotros nos reuniremos en los controles para buscar información sobre como poder detenerlo de una vez por todas.

-Príncipe? Que paso con Kou, y mmmm cuál era el otro? A sí! Estrellita- Seiya le cerró un ojo.

Haruka se sonrojo un poco -Haruka, aunque ya recuperamos nuestros recuerdos y sabemos quiénes somos y que paso en realidad, seguimos siendo los mismos, así que no me importaría librar una batalla verbal y de miradas contigo.

-Como quieras Kou- Haruka movió la cabeza a un lado mostrando un fingido desdén, Seiya soltó una risita, mientras daba pequeños sorbos a su taza de té.

-Bien pues creo que es hora de ir a descansar, ha sido un día muy pesado, y creo que a todos nos hace falta dormir un rato.

-Si Yaten, tienes razón, será mejor despedirnos, mañana después del colegio nos reuniremos en el templo para formar un plan, ya con una mente descansada las ideas fluirán más fácilmente- Todos estuvieron de acuerdo con Setsuna.

-Bombón, podrías quedarte esta noche??

Todos en el acto fijaron su mirada en Seiya -No me vean así, solo quiero dormir a su lado, necesito sentirme amado - El joven príncipe hizo un puchero.

Serena se sonrojo un poco –Pues… no se… mis padres podrían molestarse.

-Hermana no te preocupes, les diré que te deje en casa de alguna de tus amigas.

-Si, en casa de Mina, ella es buena en esto de encubrir.
-Yaten, no digas eso, aunque la verdad la diosa del amor se pinta sola para ese tipo de cosas- Todos rieron alegremente.

-Bien, pues ya está todo arreglado, en otra circunstancia no lo hubiera permitido, pero ahora creo que te hará bien estrellita.

-Huy Haruka, si supieras- Mina puso ojos picaros, mientras que Yaten ponía los ojos en blanco y Serena y Seiya suplicaban con la mirada que se callará.

-A que te refieres?? De que me perdí??? Hablen!!!

-Nada Haruka, Mina solo está jugando, ya hay que dejar descansar a los chicos- Michiru la halaba hacia la puerta.

Departamento de Darien…

-Serena, como pude hacerte daño?- Darien estaba de pie con sus manos en el respaldo de una silla de su comedor.

-Esta vez chicas, las ayudaré… yo también ansió con todas mis fuerzas derrotar a Érebos.

Darien camino hacia su ventana, observo Tokio por unos minutos que parecían eternos, de pronto una sonrisa se dibujó en su rostro.

-Sean felices… Seiya, Serena… se lo merecen.

Habitación de Seiya…

Una melodía tranquila invadía la habitación que se encontraba a media luz, apenas iluminada por una de las lámparas que descansaban en los buros que flanqueaban la cama del ídolo pop, lámparas que Serena le había regalado, una era de media luna y otra en forma de estrella, Mamá Ikuko las había encontrado por casualidad en una tienda de antigüedades y al enterarse, Serena había salido disparada a comprarlas -Seguro que estas mejor?- Serena estaba recostada boca abajo en la cama de Seiya, apoyándose en un codo y descansando su cara en una mano, con la otra delineaba los parpados de su amado, quien los tenía bastante hinchados debido al llanto.

-Si bombón, no te preocupes, ya estoy más tranquilo- El chico disfrutaba sentir la piel de su princesa jugando en su rostro.

-Sabes bombón, estaba esperando un momento tranquilo para contarte algo- Comento Seiya sin abrir los ojos.

Serena frunció el ceño, pero siguió delineando el perfil de su estrella, ahora pasaba su dedo por los labios del chico -Que cosa?

Seiya le mordió un dedo –Oye!!! Eso duele.

Seiya rio –Lo que quiero contarte es que tuve una visión en la cual vi a… al rey Atos, tu padre… él me salvo la vida.

Serena se dejó caer boca arriba, Seiya abrió los ojos.

-Mi padre al igual que mi madre era un ser muy valiente y bondadoso… lo único que me consuela es que mi madre no paso por el dolor de saberlo muerto- Serena se quedó unos minutos pensando -Seiya, yo… yo no sé qué haría si algo te pasara.

-Bombón, nada va a pasarme, no te preocupes, no te libraras de mi tan fácilmente- Seiya sonrió.

-Sí, supongo que, después de todo, ya estábamos destinados a estar juntos, porque estoy segura que otra mujer no podría aguantar la arrogancia del príncipe del sol.

-Que dijiste bombón??- Seiya se incorporó y empezó a hacerle cosquillas.

-No dije nada, no dije nada!!- Serena hablaba entre risas –Es broma, es broma!!

-No tengo la culpa de ser tan lindo, por no decir extremadamente apuesto y sexy y…

-Presumido… creído… arrogante… - Aunque moría de risa Serena seguía retando a su estrella.

-Pero aun así, con todos esos defectos, tú me amas- Seiya dejo de hacerle cosquillas, puso sus manos a cada lado de Serena y sosteniéndose con sus brazos le dio un tierno beso en los labios.

-Sí, te amo, más que a todo.

Seiya se recostó y Serena se refugió en su pecho, estaban muy cansados así que rápidamente los dos cayeron en un profundo sueño.

Preparatoria Crosword…
-Es una lástima que el concierto terminara así

-Ya lo creo, pero estoy segura que Three Ligths ahora cantara con más ahínco, en memoria de su manager.

- Quien se iba a imaginar que ese hombre estuviera enfermo del corazón, no se le notaba.

-Pues estaremos pendientes, yo no me pierdo un concierto de ellos por nada.

-Si Momo, tienes toda la razón.

Lita y Ami escuchaban hablar a un grupito de chicas que estaban en la entrada de la preparatoria.

-Bueno al menos no han perdido su popularidad.

-Pero que dices Lita? Las estadísticas indican que después de lo ocurrido la fama de Three Ligths se elevó un 57.8 por ciento.

-Estadísticas?- Lita ladeo la cabeza.

-Sí, mira la revista Nico Nico saco un balance.

Lita tomo la revista -Quien lo diría, hasta “estadísticas” sacan de ellos- Lita negaba con la cabeza.

-Ya no nos contaron que hicieron con Andy y Nicolás.
-Veras Ami, les pedimos abandonar el estadio porque estábamos “muy asustadas” y después nos perdimos entre la gente, antes de llegar a donde estaban, Rei le llamo a Nicolás para decirle que estábamos bien que los veríamos en un rato más - Lita suspiro- que suerte tiene, ustedes si pueden contarle todo a sus parejas.

-Quizá en algún momento tú y Rei también puedan.

-Eso espero Ami.

-Hola chicas!!- Serena saludaba desde lejos, venia en compañía de Mina.

-Llegan temprano, Serena pensé que hoy no vendrías, como te quedaste con Seiya…- Lita no pudo evitar burlarse de su amiga.

-Solo dormimos- Serena movió su cara a un lado como seña de indignación -además tenía que ir a casa a cambiarme y por mi mochila y…

-Y para que sus padres no la regañaran- Mina termino la frase, Serena frunció el ceño -que? Es la verdad- La diosa del amor se defendió.

-Y los chicos?- Ami miraba sobre el hombro de Serena buscando a Taiki.

-No vendrán, irán a la disquera, tenían que arreglar cosas administrativas, o algo así dijo Seiya- Serena se rascaba la cabeza.

-Pues supongo que la vida sigue- Lita reflexionaba mientras se encaminaban a su salón de clases.

-Quien será su nuevo manager?
-No te lo imaginas Ami? Obviamente será Stefan.

-Sí, Serena tienes razón, seguramente será él.
Mina suspiro –Sin los chicos este será un día aburrido, me temo que esta vez sí lo tendré que hacer.

-Qué cosa?- Lita no comprendía.

-Pues, poner atención a las clases- Lita, Ami y Serena cayeron estilo anime.

Próximo capitulo…
-Serena, yo no puedo y no quiero esperar más, sé que quizá no es la forma más romántica de pedirlo pero necesito decírtelo ahora mismo- El corazón de Serena empezó a latir enloquecidamente, ya tenía la leve sospecha de lo que Seiya estaba tratando de decir… 

______________________________________ 

Serena y Seiya Amor Verdadero¡Lee esta historia GRATIS!