For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Y es que realmente, es eso lo que todos nos decimos tras comernos las doce uvas en las campanadas. Por estar la familia y los amigos reunidos o debería decir lo que queda de ella. Mi padre está trabajando como de costumbre y mi madre está sufriendo una enfermedad que apenas los enfermeros saben qué es y siempre padecemos por ella, no la quiero perder, y estoy padeciendo esperanzada para que se recupere, o intente mejorar..

''Cristina, ¿te pasa algo?'' dice mi mejor amigo David. De repente, me doy cuénta que me estaba diciendo las cosas a mi misma. He de decir, que soy un poco sentimental, y más si son personas cercanas.

''No nada, me quedé mirando la pared.'' Miento, porque no le puedo decir lo que le está pasando a mi madre en estos momentos, y más cuando debería estar pasándolo bien ya que acaba de empezar un año.   Un año en el que ocurrirían cosas, como en todos los años hasta el momento. Pero mantengo la esperanza de que éste será mejor. 

''Pues entonces ven conmigo y vayamos a bailar en el comedor'' lo díce con una sonrisa tímida.

''Ahora iré, tengo que ir al lavabo'' le dije porque tengo ganas de pensar en todo lo que ocurrió este año y en lo que espero que ocurra en el siguiente año. En efecto, soy una persona solitaria, porque los 17 años me han dado estacas por todos lados, entre eso y que mi familia está medio fuera de casa (por mi padre) y medio mal (por mi madre enferma) y en la que no tengo hermanos, finalmente podría decir que por esas razoneshe madurado muy pronto. No soy la típica muchacha que siempre quiere hacerse destacar, y luce perlas y todas las cosas que realmente valen un riñon;  me gusta lo simple, y por el momento pienso vivir con ello. 

Cuando salgo del baño, vuelvo a bajar las escaleras para estar en la zona donde estan mis primos, mis tios, mi madre en carro, y mi amigo David con sus padres, y todos estaban con una copa de champagne en la mano. 

''Te estabamos todos esperando, para que hicieramos el brindis'' me dice mi primo Juan Carlos. 

''Ah bueno, estaba ocupada en el baño'' le dije casi susurrando, porque me demore demasiado. Seamos sinceros, no debería estar pensando eso ahora mismo.

''No importa, ven aquí''  me responde con media sonrisa en su rostro. Sabiendo que tampoco le iba a dar mucha importáncia, porque lo único que importa es que esté allí, con ellos intentando disfrutar el momento. 

De inmediato voy corriendo, pero con cuidado de no caerme por los tacones, porque a pesar de ser una chica que me gusta lo simple, también me gusta arreglarme como cualquier persona.

Mientras todos estamos listos para hacer el brindis, con los objetivos de un futuro prometedor y mejor; suena el timbre de la puerta, y aparece un joven chico, con el pelo rizado, los labios finos, media sonrisa pintada en ellos, y una rosa entre las manos. 

 Espero que les guste, denme opiniones, y pongan en los comentarios lo que creen que sucederá:)

Between us¡Lee esta historia GRATIS!