For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capitulo 3

17 4 0

Capitulo 3

Wow, este chico es especial y el se sentiría muy bien si estuviera con Lovely y se que ella también lo estaría así que tratare de ser cupido aquí.

- Yo te ayudare a que estés feliz al lado de mi mejor amiga ella necesita ser feliz en la vida y tu también. Te ayudare a que seas novio de Lovely.- el me miro sorprendido- pero tenemos que empezar por ser amigo de ella.- dije y le sonreí, el también lo hizo pero con un abrazo, se lo correspondí y mire fijo detrás de el donde venia la madre de mi mejor amiga. ¡A empezar la batalla!

- ¿Dónde esta Lovely? ¿Qué le paso? ¿Cómo esta? ¿Qué tiene? ¿Cómo llego aquí Alice? Por favor respóndeme..- dijo a gritos yo le abrace y ella me abrazo fuerte controlando las lagrimas luego a los minutos se tranquilizo y se aparto de mi.

- Vayamos por un algo de tomar y le digo lo que ha estado sucediendo.- ella asintió y la hice caminar hasta la cafetería del hospital- hey, quédate aquí por favor y avísanos de cualquier cosa.- el chico asintió y me fui con Ana, ya en la cafetería pedimos algo y nos sentamos en unas mesas apartadas de todos, le dio un sorbo a su café y se me quedo mirando fijamente.

- Alice que ha pasado en estos años que me he mudado acá.- dijo pasivamente.

- Muchas cosas Sra. Mach Urdí.- baje la mirada y trague con dificultad.

- Podrías..- asentí.

- Cuando llegaron acá todo estaba bien, Lovely era del todo feliz, me conoció a mi y desde entonces somos mejores amigas pero hubo un problema desde a los meses que entro a la escuela a ella le comenzó a gustar un chico llamado Wesley, atrevido, pesado y con un mal carácter, todo pasaba con dificultad. El se entero y desde entonces le hacia muchas burlas y bromas súper pesadas, yo hice todo para que la dejaran de molestar pero fue en vano porque también a mi me molestan en fin siempre ha estado mal y siempre he estado con ellas en las buenas y malas.

- ¿Por qué nunca me dijeron?

- Porque ella no quería que usted se preocupara por ella además ella quería resolverlo sola y yo como su amiga la apoye.

‘‘Narrada por mi’’

Al instante el chico entro a la cafetería a informarles a ambas que ya Lovely podía recibir visitas, el niño mejor prefirió irse a que Lovely supiera quien era. Alice entro de primero al cuarto y no duro bastante dijo que luego hablarían al rato entro su madre y fue ahí cuando llego lo duro.

- ¿Entonces mama, me perdonas? No fue mi intención preocuparte.

- Te perdono pero te iras a vivir con tu padre y no acepto protestas y te iras a estudiar allá lo que queda del año.

- Mama no, no, no quiero. Quiero estudiar acá no quiero dejar Alice sola, no quiero perder la única amiga que tengo.

- No puedo hacer nada Lovely, ya tu padre llamo y se entero de todo aparte de que ya esta de acuerdo conmigo pues Alice puede ir a visitarte cuando quiera o puedes venir a visitarla pero ya llame a tu director y ya están transfiriendo los papeles.- dijo su madre siendo interrumpida por el sonido de su celular para cuando termino de hablar por celular se había acabado la hora de visitas por lo que tuvo que irse y Alice se comprometió a cuidarla.

‘‘2 Meses Después’’

- Por favor, ¿ Dime por que?- decía aquel chico rogando frente a su asiento.

- Zac te dije que no.- dije exasperada.

- Por lo menos acepta una cita conmigo.

- ¡Ya basta! Te dije que no. Que no quiero nada contigo y punto.- dije secamente y sin expresión en el rostro. Suspire y me dirigí a mi casillero. Saque mi bolso y entre todas mis cosas de la clase anterior en ese instante le dieron un azoton a mi puerta del casillero.

- ¿Te asuste cariño?.- dijo aquel moreno y rió.

Respire con fastidio- no kelvin, no me asustaste.- dije de mala gana.

- Oh vamos cariño, algún día te asustare.- dijo. Se puso sus gafas negras y se arreglo su chaqueta de cuero negro- dime que ya pensaste la propuesta?.

- Ya la pensé Kelvin.- masculle entre dientes, ya este tipo me esta aburriendo y hartando.

- ¿Qué me dices?.

- No.

- Pero..

- No.

- ¿Qué dijiste?- Se quito los lentes indignados.

Me frote las sienes y le dije al paso a ver si entendía- Kelvin... Te dije que no y ya.- sonreí.

- A mi nadie me dice que no.- dijo exaltado.

- A pues mira que bien déjame pensármelo bien.- lleve un dedo a mi valvilla.

- Segura?.

- No.- reí y me dirigí al baño de chicas del instituto. Saque mis cosméticos y me pinte los labios de negro y me delinee los ojos por igual ya luego de arreglarme un poco guarde todo y me dirigí a encaminarme a mi casa pero me falto lo típico del día.. Encontrarme con aquel chico sentado en la capotado de su carro mirando fijamente la puerta esperando a que yo siga caminando.

- Como todo los días.- dije resignada y seguí caminando y no le hice caso y como siempre no le falto a ese chico presumido seguirla en su lujoso carro. ¡Arg!

Fríamente No¡Lee esta historia GRATIS!