¡Hola! ¿como están?, espero que estén bien<3

Perdón por no haber actualizado, pero la verdad es que no tenía inspiración:c y no quería escribir cualquier cosa y que termine siendo un asco.

Pero mejor tarde, que nunca no?

En multimedia la linda Lindsay<3

Espero que les guste el capítulo, los adoro<3

_____________________________________________________________________________

Todos tenían sus miradas fijas en la botella y mientras más diminuía su velocidad, todos se acercaban más. Lindsay estaba emocionada por ver enfrente de quien se detenía la botella, ¿como le se?, bueno mi brazo les contestará la pregunta, ya que debe estar rojo con lo fuerte que estaba aprentando mi querida mejor amiga.

Mi mejor amigo estaba recostado en el sofá, hasta que la botella finalmente se detuvo... ¡en frente de él!, lo golpeé con mi codo para que viera que la botella se tuvo en frente de él, y cuando lo noto sonrió como todo buen mujeriego, imbécil.

Mi hermano frustrado claramente porque la botella no se detuvo frente a él, volvió hacer girar la botella  y todas las chicas con unas grandes sonrisas se acercaron para observar mejor, algunas se golpeaban emocionadas con otras, mientras que Lindsay y yo nos recostamos en el sofá, aunque Lindsay estaba algo borracha eso me divertía más, ya que me hablaba sobre chicos "sexys" que estaban en la fiesta, para que yo los besará.

La botella fue disminuyendo su velocidad y yo me acomode para observar donde se detenía, mientras Lindsay decía que Sebastian el mejor amigo de mi hermano, me había estado observando durante toda la fiesta, pero no me importaba, la verdad es que jamás saldría con alguien como Sebastian Jacobs, en un asco con las mujeres y lo peor es que el muy imbécil cree que todas estamos totalmente locas por él, pero al parecer no ha notado que varias de nosotras tenemos un cerebro y lo ocupamos, al igual que nuestras neuronas.

La botella se detuvo y la mayoría de las chicas suspiraron enfadadas, mientras yo abrí mis ojos como plato, al igual que Sam. 

-Está mierda si que es injusta -reclamó Sarah Prinston- Ella lo puede besar todos días, ¿Quien sabe si en verdad es así?

-Cuida tu boca zorrita -le dijo mi mejor amiga- Yo jamás he besado a Sam antes, para tu información yo no ando como perra arrastrada tras mi amigo.

Si, la botella se detuvo enfrente de Lindsay, Sam estaba algo nervioso eso era obvio tendría que besar a una de sus mejores amigas, yo no podría besarlo, nos referimos a Sam, el chico con el cual he pasado toda mi larga y bella infancia.

-Entonces, ¿cual es el problema? bésalo o me haré anciano -dijo chico, al cual no reconocía

-Si ya bésalo, ¿Qué tan dificíl es? -gritó Sarah y yo fulminé con la mirada 

Todos comenzaron a Lindsay y Sam, el rostro de Lindsayse estaba tornando de color rojo por la presión, odia la presión, Sam estaba asesinando a los demás con la mirada, mientras las ganas de matar a Sarah no me faltaban mientras la muy hija de puta estaba gritando como si estuviera comprando verduras y mariscos.

- ¿Quieres un beso maldita barata?, tendrás un beso -dijo Lindsay totalmente enojada dejando a todo el mundo en silencio, se acerco rápidamente a Sam, se sento en sus piernas, cogio el borde su camisa y lo beso, apasionadamente  dejando a Sam en shock. Mientras yo estaba sonriendo, no sé el porqué, pero me causaba mucha risa y alegría.

Sarcástica¡Lee esta historia GRATIS!