Abro los ojos con los primeros rayos de sol que llegan a mi cara. En esos momentos mis ojos escuecen por lo que los vuelvo a cerrar, tengo mucho calor, mi pelo está casi empapado. No me percato de dónde estoy, con que me suene familiar me sobra. La almohada no se ha resistido a mi sudor y está empapada, tengo mucha sed, la garganta me pide mucha agua, pero eso puede esperar.

QUÉ HA SIDO ESE SUEÑO. No lo entiendo… Ha sido una mezcla de todo este verano con mi vida de antes. Pf… sólo ha sido un sueño. Mi subconsciente jugándome una mala pasada. No volvería a estar con Borja ni en estado vegetativo. Harry pidiéndome perdón de nuevo. Rosie y Michelle intercambiándose con Lola y Pat. Que Niall y Zayn sean desconocidos para mí, me afecta mucho. 

No vuelvo a beber de la forma en que bebí anoche...

- Cariño, ¿estás despierta? – La voz de Harry a mi lado me hace volver a abrir los ojos. – Parece que has tenido un sueño raro, estás tan sudada. – Dice con un tono divertido y una dulce sonrisa.

- Sí, ha sido raro… Abrázame. – Necesitaba saber que era real, que estaba conmigo. Obedeció y me envolvió en sus brazos.

- ¿Estás bien nena? – Su voz me calma siempre.

- Sí, ahora sí. He tenido un sueño rarísimo…

- Tranquila estoy aquí…

Los brazos de Harry me reconfortaban, me protegen de todo lo malo que pueda pasarme. No quiero volver a pasarlo mal, no quiero separarme de él. Quiero que esté a mi lado siempre. Pero no sé si contaré con mi suerte para eso.

- ¿Qué quieres hacer? Son las 12 del mediodía.

- ¿Nos vamos ya? – Dije en susurro.

- ¿Ya? Ade, ¿estás segura?

- Sí, vámonos Harry.

- No sé qué habrás soñado, pero me das tanta ternura así, solo quiero abrazarte. – Dijo estrujándome más contra él y sonriendo.

***

Nos despedimos de todos y subimos nuestras cosas al Range Rover de Harry. En el camino  intentó despejar mi mente hablando de cualquier tontería que se le pasaba por la cabeza hasta que lo consiguió. No sé qué voy a hacer sin él… Necesito su sonrisa todos los días, con ella puedo centrarme y olvidar todo lo malo.

Me encanta la paz que transmite siempre cuando conduce, podría pasarme horas mirándole. Por eso, sin darme cuenta ya hemos llegado a casa. 

- ¿Bajamos? – Dice con una sonrisa. Repito su gesto y bajamos para coger las cosas y entrar.

Una vez ha cerrado la puerta no me deja dar ni un paso, me acorrala contra ella y me abraza tratando de hacerme olvidar todo lo malo que ronda mi mente después de ese sueño extrañño. Sus besos me calman y sus caricias controlan una vez más mis emociones.

Sus labios sobre los míos provocando una danza a la que soy adicta. Nos separa poniendo sus grandes manos a ambos lados de mi cara y me mira sonriente. La sonrisa en mi cara vuelve a hacerse presente de la manera más real.

- Soy toda tuya.

- ¿Qué quieres hacer?

- Comer, por favor… - Digo riéndome, él suelta una gran carcajada con un toque infantil.

Tenemos la casa para nosotros, nadie nos va a distraer, nadie nos va a molestar, ni nos van a llamar la atención. Esto era lo que necesitaba. Subimos arriba y nos cambiamos de ropa, Harry se puso unos pantalones grises de deporte cortos y “olvidó” ponerse una camiseta. “Ops, fallo mío, para la próxima” suele decir. Yo opté por usar las mallas de deporte y una camiseta suya.

Extrañas coincidencias (Harry Styles) Terminada/Editando.¡Lee esta historia GRATIS!