Carta trece.

53 5 0

Querido D.

Tocabas mis manos frías invadiendolas de tu calor.

Tu cuerpo era como el fuego pero tu alma como un infierno.

Guardando un corazón helado como estas manos que calentaste y al final dejaste.

Querido D.¡Lee esta historia GRATIS!