Comenzando desde el final.

119 7 0

Miles de temas giran en torno a mi vida, pero una resuena ahora mismo en mi cabeza: mañana empieza el instituto.

Y no es el simple hecho de que mañana empiece, eso es lo de menos, lo que me preocupa por decirlo de alguna manera, es la vuelta al nido de arpías. Este año no está siendo realmente un año fácil para mí, es más, muchas veces lo estoy pasando bastante mal. Las personas que realmente están a mi lado lo saben y me ayudan cada vez que lo necesito, pero aun así siento un gran vacío en mí. Todo ha cambiado como el día de la noche, lo blanco de lo negro, el jing y el yang, por decirlo de alguna manera.

Esto comenzó con la gran pérdida que sentí cuando mi mejor amiga repetía curso. De ser como hermanas, pasamos a ni hablar en los recreos. Ya solo me buscaba cuando tenía problemas, en las buenas notaba que sobraba..Y llamadme rara, pero soy humana y tengo sentimientos, y más que ella junto con dos amigas eramos las únicas que nos entendiamos en mi clase. Sí, mi clase está llena de arpías. Siempre esas han estado separadas, como por grupos.. Pero todo cambió cuando la gente con las que tenían relación repitieron. Entonces todas se agruparon,"Dios las cría y ellas se juntan" beibe. Me considero una chica con carácter, y aunque me cueste admitirlo siempre soy selectiva con mis amistades, aunque cuando me llevo bien, soy la más buena del mundo. La típica tonta a la que le fallan y ella vuelve a apostar una vez más por esa persona, esa soy yo. Pero llega un momento en lo que todo cansa, a estas mismas que llamo "arpías" las conozco desde que tengo dos años. Dicen que el roce hace el cariño, pues permitidme deciros que a mi me produce asco. Que por esa misma norma de tres podriamos ser como hermanas, pero si me puedo cruzar de acera para no encontrarmelas os prometo que lo hago. Cuando una persona no me trata bien, no voy a dar más de mi y realmente me mata ver como el tiempo lo cambia todo. Algunas de esas niñas han sido intimas amigas mías, a las que por cosas del pasado decidí apartar de mi vida y ahora mismo si os soy sincera no cambio mis decisiones. Gracias a eso, he encontrado a las personas que realmente me quieren con ellas. Aquellas que son capaces de mover cielo y tierra por verme feliz. Y ahora me detengo, respiro hondo, suspiro y me pregunto ¿ Por qué los hombres son tan diferentes a nosotras? ¿Por qué ellos son capaces de sobrellevarlo todo esto de otra manera? Los admiro, y los prefiero muchísimas veces antes que a las de mi mismo sexo. ¿Por qué? Porque son sinceros, pasan de broncas evitando los problemas, no existe entre ellos alguna rivalidad más que la del fútbol y refiriéndonos a las amistades, son plenamente fieles. Hay que reconocerlo chicas, los hombres no tienen la maldad que tenemos nosotras,de ahí que solo confíe en una amiga mía. No mentare nombres, pero si lo lee creo que se identificará con todo esto. Quiero agradecerte desde aquí todo lo que haces por mi día a día, eres el pilar fundamental mío cuando no cuento con el apoyo de él.. Que te cuesta más hacerme sonreír un mal día que mi novio, pero que lo consigues oye. Y puesto que las dos estamos pasando por lo mismo, nos entendemos completamente. Que si antes decía que soy un poco selectiva con mis amigos, a ti no te cambio por nada. Y te lo digo hoy, a día 7 de enero, y cuando nos graduemos en Junio nos reiremos de todo esto, confía en mi. Gracias por darle esa luz a mis días cuando me falta el motivo de mi sonrisa. Que aunque parezca que no, sin él me siento vulnerable e incapaz de afrontar mi día a día. Luego apareces tú, y la cosa se hace más llevadera. Mil gracias.

Labios de acero inoxidable.¡Lee esta historia GRATIS!