1. Florida. Zane Parker.. ¿Beso?

19 2 0

3 de enero.

Salgo del avión aspirando el aire de Florida y sintiendo el calor. Tomo un taxi y le doy la dirección a la que voy y me coloco los auriculares sintiendo como la canción Animals-Maroon five estalla en mis oídos. El conductor se detiene, llegamos, le doy el dinero y bajo con mi equipaje. La mansión Monroe esta frente a mí, haciendo que ruede los ojos.

— Que empiece el juego, este año va a ser genial. —me digo a mi misma entrando a mi casa—. ¿Amy?

Llamo a mi hermana menor y oigo un grito de arriba, está en su cuarto. Entro y todo está igual que hace tres años.

— Taylor, no quiero ser grosera, pero, ¿qué mierda haces aquí?

— Bueno, querida hermana. Vine para recuperar algunas... cosas que deje aquí y quedarme este año hace mucho que no estoy en casa.

— Tiene novia y se quieren. Dudo que tú y tú cabello rubio, tus shorts cortos, tus blusas "sexys" y tus vans cambien su relación. A quién engaño, estás jodidamente linda -se me olvido mencionar, es mi gemela, aunque no nos parecíamos en nada. Yo soy rubia, ella castaña, yo tengo los ojos cafés, ella azules, ella es tranquila, yo problemática, en fin somos agua y aceite y justo por eso nos llevamos bien.

— Amy, también estas muy bien. ¿Novia? ¿Quién? ¿Es linda? ¿Descríbela?

— Tay, tranquila. Si desde hace un año. Angie Dawson. Sí, pero no tanto. Se parece un poco a ti, es rubia, ojos miel, es fiestera, estatura ¿normal?, si supongo que normal, es egoísta; tú eres mil veces mejor.

Regrese de Alemania y no voy a dejar que una copia de mí, me robe a mi novio, bueno ex novio, lo que sea. Sigue siendo mío.

— Amy, ¿cómo me veo?

— Uhm, bien. ¿Por qué?

— Avenida 15, allá voy.

— Taylor, no mates a nadie, mejor paga a un sicario. ¿Vale?

— Amy, tranquila. No arruinaría mis uñas en una copia mía. -camino hasta el borde de las escaleras, y me volteo gritando-. ¿Estuvo mal cuando me fui?

— Taylor, Florida entera estuvo mal cuando te fuiste.

El arrepentimiento me invade un segundo y creo que Amy, lo nota. Me volteo y respiro profundo. Taylor tienes que ser fuerte si no quieres salir lastimada. Entro en mi papel de Taylor la fuerte y bajo las escaleras.

¿Qué le voy a decir a Luke cuando lo vea?

¡Hola!

No.

¡Luke, regresemos!

Jamás.

¡Te quiero!

Que buen chiste.

¡Improvisar!

Din, din,din Tenemos una ganador.

***

Me encontraba en la avenida 15, y vaya sorpresa que me había llevado cuando vi a Luke, en el parque que esta a unas cuadras de su casa con una chica rubia, que supuse es Angie.

¡Mierda es igual que yo!

¿Están en nuestro banco?

¡Están en nuestro jodido banco!

— ¡¿Luke?! —grito un poco indignada. Se separan y me ven, la chica me observa de mala manera y Luke está paralizado—. ¿Qué cojones haces con esta mini Taylor? Querido, se te olvido que tú me perteneces, y no lo digo yo, tú mismo lo dijiste.

The Love©¡Lee esta historia GRATIS!