Primer día de clases, odio ir al colegio. Esto es demasiado para mí, tuve las peores vacaciones de mi vida y encima tengo que ir a clases, con un horrible uniforme y un estúpido yeso en la pierna, no es mi año, definitivamente. Espero que por lo menos haya chicos nuevos guapos. Y también espero una explicación por parte de Logan, ya que no hemos hablado.

- Halley alístate ya, que no puedes llegar tarde el primer día de clases- Penúltimo año, solo a dos más para salir de esa cárcel a la que llaman instituto. Seré libre por fin, así tenga que entrar en la universidad.

- Ya voy madre- digo saliendo de mi cama

Me cambio el pijama por el uniforme, que por si no lo notaron, lo odio, consiste en una camisa blanca de manga corta que se usa dentro de un vestido de cuadros rojos con azul, medias azules largas, un poco más bajas que la rodilla, un suéter de lana blanco y zapatos negros de correas, es horrible, no puedo creer que sea permitido hacer que en un colegio se use uniforme. Me aliso el cabello y me maquillo un poco.

- Estoy lista- digo entrando a la cocina, donde mi madre me espera con lo que ella llama un desayuno de campeones.

- Come rápido hija que vas a llegar tarde.

- Bueno. ¿Mamá?

- ¡Dime hija!

- Puedo faltar hoy a clases

- No

- Tenia que intentarlo

Termino de comer y salgo con mi madre directo al instituto, es uno de los mejores de la ciudad. Varios edificios de colores, con unos cuantos campos para hacer deporte. Cuando llegamos me deja en la puerta y se va porque tiene una reunión de trabajo, me desea suerte como lo hace todos los años.

- Vengo por ti a las dos cariño- dice desde el auto

- Adiós mamá, te quiero mucho

- Y yo a ti.

Llegó la hora, a empezar este nuevo año en la cárcel, este y uno más y se acaba, solo piensa en eso Halley.

- Halley - dicen cinco chicas acercándose a mí.

En todos los colegios hay el típico grupo de chicas populares, a las que todos les conocen, todos quieren ser ellas, pero nadie se les acerca por miedo. Pues el mío no es la excepción, un grupo de chicas y chicos, todos populares, muy guapos y que por donde pasan la gente los queda mirando, amados por todos los profesores. ¿Pero adivinen qué? Yo pertenezco a ese grupo, solo que yo no llamo tanto la atención, no me gusta, dejo que de eso se encarguen mis amigas, las cinco chicas. Mel, Rou, Lara, Sam y por último pero no menos importante Em, todas hermosas.

- Hola- digo

- Te extrañamos estás vacaciones- dicen todas

- Yo también, pero es muy difícil salir de la casa con esto en la pierna

- Pero por suerte la atención se dirige a tu bonito rostro y no a tu pie- dice Rou, es con quien tengo una mejore relación, su nombre completo es Rousseau, un nombre muy extraño para alguien.

- Gracias, aunque con este uniforme, no sé qué es peor

- Los odio, es una mezcla de todo lo feo que puede existir- dice Em, la que lidera, la que sobresale del grupo

- Si, pero que se le va a hacer- digo restándole importancia- Por cierto ¿han visto a Logan?

- No, pregúntale a alguno de los chicos andaban por ahí

No te debes enamorar.¡Lee esta historia GRATIS!