Capitulo |||

24 1 0

La ciudad de Guatemala es realmente encantadora. No nos quedaremos todo el tiempo que permaneceremos en el país, solamente en la capital, si no que tambien iremos a otros lugares al interior del país, por así decirlo. Espero conocer lo mejor de toda la ciudad. Solamente salimos del aeropuerto y abordamos un taxi, pedimos que nos lleve al hote Holiday Inc. bueno no sé donde realmente queda por que, quien hizo la reservacion fue Sandra la secretaria y amiga de mi madre, por ella es que me entro el interes de conocer Guatemala....

Al llegar al hotel Alex sube emocianada a la habitación no se que le pasa a veces es muy electrica, pero es una de las razones por las cuales es mi mejor amiga nos complementamos, en cuanto ella es muy aventurera y por decirlo atravida yo soy mas, precavida, me voy a lo segura, y se puede decir que es mi opuesto...

Cuando nos instalamos y duchamos decidimos bajar a recepcion de hecho Alex, quiere explorar pero no me molesta en lo mas minimo, eso si concordamos ambas somos extremadamente curiosas, luego de ver algunos salones del hotel; le preguntamos a la recepcionista, que a qué lugar nos recomienda para salir de fiesta considerando que es entre semana, ella nos dice, que la zona 10, que es donde nos encotramos es llamada la "Zona Viva" por que siempre hay lugares abierto aunque tambien nos recomiendo un lugar llamado "Almodoba" que nos comenta que queda en la zona 1 habla con tanta naturalidad como si pensase que conocemos el lugar, pero ya un taxi nos llevará

- Entonces Ann, ¿si vamos a ir? - Me pregunta Alex, de hecho si voy a ir solo me hago del rogar para que ella se emocione mas al final

- Emmm... no lo sé, pero yo estoy cansada Alex fue un viaje un poco agotador ¿no crees? - me excuso

- Eso es lo de menos venimos aquí a disfrutar... y no ha estar todo el día tiradas en la cama que para eso mejor nos quedamos en Italia - ¡ohh! ya se enojo!

- Vale, esta bien, si iré

- Já lo sabía no me podias abandonar - se mofá

                                                            |||*-*|||

Llegamos al lugar es pintoresco agradable a la vista, es pequeño buena música anque claro, hay para todos los gustos, predomina el ritmo de la combia e incluso hay grupos en vivo, es de dos niveles, sirven buen alcohol puede que no sea una adicta pero me gusta disfrutar... Y la buena bebida. Alex no para de bailar, aunque yo tampoco me quedo atras, al rededor de las tres de la mañana decidimos ir al hotel ya es tarde, y la verdad no quiero amanecer con una gran reseca el dia de ¿hoy?, salimos de Almodoba y tratamos de para un taxi, caminamos como unas cincos manzanas y no hay taxi que nos pare, seguimos caminando.... Al poco tiempo Alex lográ distinguir a alguien, yo no tengo la minima idea de quien pueda ser, porque a decir verdad Alex está, más lúcida que yo.

- Hola, Carlo, queriiiiiiidoooooo. - Creo que se esta haciendo la que esta muy ebria cuando realmente no es así.

- Hola, hermosas, ¿Qué hacen por aquí a estas horas? - Pregunta el "preocupado" aunque no me quita la vista de encima

- Oh... Estamos buscando un taxi para que no lleve al hotel, pero hemos caminado mucho y no encontramos a ninguno - Alex hace un puchero, mientras yo me mantengo al margen de la conversación.

- Yo las llevó  

-Por supuesto pero no quiero caminar - Responde Alex y ahí es cuando reaciono.

-Vamos, a ver  como vas dejar que el nos lleve, apenas lo conocemos y si nos lastima o no sé, algo nos va a hacer.

- Oh, vamos Ann... No seas tan pesada y dejate de pavadas - me responde Alex

-Además ¿Confiarían mas en un taxista completamente desconocido o en mi, que ya conocen mi nombre y además somos compatriotas?

-Si vamonos... Si quieres te quedas.

Y cuando menos lo siento ya los tengo un par de metros alejados, no sé como Alex puede caminar tan rapido embriagada y sobre tacones.

El Amor de una Mentira¡Lee esta historia GRATIS!