V

8 1 0

Y así pasaron los días, las semanas y los meses yo embobada con su cara y él,  bueno el apenas me miraba, solo jugaba conmigo y eso me hacía sentir triste, me hacía sentir tonta, estaba cansada de que me ignorara así que yo también lo comencé a ignorar, cosa que me era muy difícil pero bueno no imposible. 

Tu Eres Todo Lo Que Necesito...¡Lee esta historia GRATIS!