Increible..

45 3 2

Ese día llegue a mi casa bastante cabreada. No me gustaba ni una pizca que ubiesen puesto a Kaitlyn a mi lado, pero no podía hacer nada para evitarlo..

Mi madre no estaba (pero ya estaba acostumbrada). Mi hermana y yo comimos espaguetis (lo mas rápido que pude preparar entonces).

Mi madre nos había comprado un conejito blanco con manchas marrones, orejas caídas y muy peludas y calentitas al que llamamos Pardo.

Al día siguiente, Kaitlyn estaba sentada a mi lado de  nuevo. "No nos gustamos, es mas, nos odiamos" pensé.

-Hola.. -empezó a decir Kaitlyn.

-Em.. hola? -respondí yo, sin creer que me estuviera hablando a mi (tened en cuenta que yo era invisible para todos).

-Que tal?- me preguntó.

-Em.. bien.. y tu?

-Igual..

Sin saber como sucedió, empezamos a hablar y a hablar.. y, de repente, nos hicimos amigas..

Esa tarde mi madre no tenia que trabajar, por limpie decidí quedar con Kaitlyn en su casa.

Ésta era enorme, pintada por fuera de negro con tonos grisaceos. Tenia un jardín delantero que parecía un cementerio. Por dentro había cientos de habitaciones (parecía un laberinto). La planta baja conectaba con la superior a través de una hermosa escalera de caracol.

Esa casa me daba escalofríos, por lo que decidi irme, pero ya era demasiado tarde para mi..

I'm invisible..¡Lee esta historia GRATIS!