Capitulo 5:

91 7 0

Era sabado por la mañana estaba acostada en mi cama eran las 9:00am, no había podido ir los tres ultimoa días al colegio debido a que el medico me dijo que me quedara en repozo y hasta el proximo lunes me presentra a clases... y así fue.

Habían pasado dos días de no hablar con Pablo, de no saber nada de el y solo verlo en Facebook conectado... sin poder si quiera mandarle un 'Hola' o preguntarle '¿como te encuentras? No no podía hacer ni, eso ni nada.

Decidi tomar mi celular y buscar en YouTube canciones, o videos, solo quería distraerme y ya no pensar mas en Pablo aunque sabía que era una mala opcion, aún así lo hice pero no encontre nada que fuera de mi agrado.

Me levante de la cama tome la ropa que usaría ese día y me dirigi al baño de mi recamara me meti a dar una ducha y mientras caí la calida agua por mi cuerpo pude notar que las marcas de mis brazos de hace unos días ivan sicatrizando pasaron 25 minutos y sali de la regadera me puse la ropa que había escogido para usar y camine hacia mi escritorío donde estaba sonando mi celular lo tome y era mamá.

-que tal cariño ¿como amaneciste?

-bien mamá -no quería hablar con ella-

-bien, solo te marco para decirte que hoy no llegare a casa tengo una junta de trabajo solo sera este día mañana prometo estar temprano en casa.

-No te preocupes mamá estare bien.

Enseguida termine la llama y me puse a pensar que que aría, ya estaba verdaderamente aburrida quería salir aunque fuera a dar una vuelta, extrañaba a Pablo, quería verlo y sabía que si salia solo seria con la ilusión de encontrarmelo en mi camino. Tome un libro "las ventajas de ser Inbicible" lo lei se me paso el tiempo tan rapido que cuando acorde ya eran las 2:35pm había acabado el libro en tan solo un par de horas, ordene mi cuarto y baje las escaleras para ordenarla, la tarde se me paso volando (7:30pm) y decidi salir a dar un paseo no muy lejos entonces tome mia llaves un poco de dinero mi celular, mis audifonos y me dispuse a salir escuchando musica en mis audifonos.

Mientras iva caminando me encontre con tantas parejas; tomadas de la mano, besandose, abrazandose, se veían tan felices que por un segundo envidie a toda esa gente sin embargo regorde quien era yo;

Era ______ la niña solitaria, a la que nadie toma encerio, la que es callada pero muy risueña, la que le gusta jugar Fútbol aunque digan que solo es para hombres, era yo la niña SUICIDA.

Hundida¡Lee esta historia GRATIS!