[7] No quiero que te vayas, Megane

28 2 0

No hagas ninguna locura, Megane. No quiero que acabes como Amanda. No quiero que te vayas

Esas palabras resuenan en mi cabeza como un disco rayado. No quiero que mi queridísima prima cometa la misma locura que Ian. Ella es todo lo que tengo. Empieza a llover otra vez, pero no me detengo. De pronto, veo algo en el suelo, entre el barro. Bajo del caballo y lo desentierro

-N...no puede ser -murmuro

Tengo entre las manos el pañuelo favorito de Megane. ¿Y si la ha pasado algo?

-¡Megane! -grito

No hay respuesta. Empiezo a sollozar, aunque prefiero no pensar que la haya pasado nada. Subo al caballo y galopo a toda prisa.

-¡MEGANE! ¡MEGANE!

Me duele la garganta, pero no me detengo. Mi prima no ha podido cometer la misma locura que Ian. No. Ella sería más prudente.

-¡MEGANEEEEEE!

Eso ha sido mas chillido que grito. Comienzo a llorar más fuerte sobre las crines de Tofu. De repente, veo un caballo color crema atado a un árbol.

África!

El caballo se gira y nos mira. Desmonto y le acaricio. Me tranquiliza un poco, ya que la colina de Amanda está muy lejos y Megane no podría hacerlo caminando. Intento hablarle, pero mis lágrimas ahogan mi voz.

-¿Dónde está Megane? -consigo decir- Por favor, África, ¿dónde está Megane?

El caballo pasa el hocico por mi cuello y me hace cosquillas. De pronto, oigo una ramita crujir detrás de mi. Me giro y veo a una chica alta, con el pelo negro, corto y alborotado. Megane. Corro hacia mi prima y la abrazo.

-Megane -digo llorando- Megane, creía... creía que habías cometido la misma locura que Ian

Lloro y lloro. Casi no se me entiende. Entonces, paro. La chica a la que abrazo no se mueve. Ni me abraza y me dice alguna palabra de consuelo. Subo la cabeza para mirarla. Es lo último que hago hasta que me clavan una jeringuilla y caigo al suelo.

Ella está ahí arriba (pausada)¡Lee esta historia GRATIS!