Capitulo Seis

230 22 15

- Lo siento - le dije mientras escuchaba sus sollozos - ¿Qué fue lo que pasó? - pregunté al recordar que esto tenía que ver con su padre, Gerard. Deduje que lo habían asesinado, pero no me lo podía creer. No lo creería hasta que ella me lo confirmara. Ella tomó aire.

- Fue mi novio... bueno... exnovio, ahora. Luke. Al parecer... trabajaba con unos seguidores de mi padre... por su dinero - apenas podía hablar con claridad. Su rostro era un mar de lágrimas, su nariz se había tornado roja al igual que sus ojos. - Salía conmigo para tener una mejor relación con él, desde hace tiempo vienen planeando este día pero... ahora los metí a Nath y a ti en esto - me miró a los ojos - de verdad lo siento - se disculpó mientras trataba de contener las lágrimas de nuevo. Yo negué con la cabeza

- No hay problema, Jane, no ha sido tu culpa - razoné, levantando su rostro con mi mano, y era cierto. Por lo que comprendía era toda la culpa de Luke. Y él había hecho que Jane se sintiera así - Y con respecto a tu... exnovio - era increíble que un día atrás el tipo había comenzado a caerme pésimo y ahora lo detestaba - creo que es un idiota - dije con una sonrisa, que ella imitó luego.

- Estás en lo correcto - dijo y yo reí. Ella siguió recostada sobre mí, tratando de calmarse mientras yo podía sentir el latido de su corazón contra mi pecho. Era fuerte. Seguro del dolor que sentía por lo que había pasado. - ¿Crees que podrías llevarme a la comisaría? - preguntó, no se escuchaba la misma voz dolida o nerviosa. Sonreí, supuse que ya se había recuperado.

- Claro que sí - le dije de forma amable con una sonrisa. Ella se puso en pie y tomó sus cosas, yo simplemente caminé a la puerta y saqué mis llaves del bolsillo. Abrí la puerta del copiloto y ella entró en el auto segundos después de salir de la casa. Entré luego yo y conduje directo a la comisaría. La principal de Múnich.

No cruzamos ni una palabra en el trayecto ¿Y qué podría decirle, de todas formas? ¿Saldrás de esto? ¿Lo superarás? ¿Encontrarás a alguien mejor? Su padre estaba muerto a planes de su exnovio. Esas palabras no significarían nada para ella más que indirectos recuerdos de lo sucedido. No creí que lo que yo fuera a decirle sirviera de algo. Ella necesitaba las palabras de alguien a quien quisiese. Como Nath o su madre o alguien más cercano a ella. Yo apenas la acababa de conocer.

Llegamos a la comisaría y me detuve frente a la puerta. Ella bajó del auto, sin decir una palabra. No la culpaba, no sabía cuál sería mi reacción si alguien me llamara y me dijera que mi padre está muerto y que alguien a quien amara estaba incluido en esos planes del homicidio.

- Mejórate ¿Sí? - le dije antes de que se fuera. Ella sonrió débil

- Gracias... y lamento haber arruinado la cita - la miré confuso. Una sonrisa se escapó en mis labios y la miré divertido

- ¿Era una cita? - pregunté. Su expresión se tornó confusa y nerviosa. Yo sonreí. Había sido estúpido de mi parte haberle dicho eso. Ella está pasando por algo horrible y ahora le hago esto. ¿Qué pasa conmigo? - Te veré mañana, Jane - dije. Quería dejarla con su familia para lamentar lo que había pasado, pero su compañía me hacía bien. Era una linda chica, a quien no podías decirle adiós porque si lo haces el mundo se acaba...

¿Y por qué Jane era la primera que me hacía sentir así?

- Puedes decirme Janie - dijo con una sonrisa sincera fuera del auto. Yo le devolví la sonrisa y asentí

- Te veré mañana, Janie - hice énfasis en Janie y le guiñé el ojo ella se despidió de mí agitando su mano. Me comencé a alejar lentamente, pero la seguía observando por el espejo retrovisor. Ella avanzó hasta la entrada y desapareció al atravesarla. El semáforo me había detenido y me quedé con la mirada perdida en el color rojo frente a mí.

Shut Up And Kiss Me ¡Lee esta historia GRATIS!