capitulo 9

4 0 0

                  

Al estar ya adentro, cierra a puerta con llave, camina hacia su cama y se sienta en una de las orillas, señalándome con el dedo dijo que fuera hacia él con pasos temblorosos voy, al estar a una distancia considerablemente cerca me agarra del brazo nuevamente y me tumba en sus piernas, me afirma fuertemente con uno de sus brazos para no escaparme y para mantener esa postura.

.- hay mil formas de castigar, tu no quisiste aprender con la primera, así que te ganaste una más severa, así aprenderás.- dijo seriamente
.- Justin por favor no, no lo hago más, me porto bien.-dije sollozando
.- ahora cada vez que te palmeé , dices "perdón Justin me lo merezco"
.- no no no no, Señor Bieber suélteme .- dije desesperada
En eso me toma de sorpresa y me baja el pantalón, y se dispuso a palmearme. No tengo escapatoria...

.- perdón Justin me lo merezco
.-dos
.- perdón Justin me lo merezco

Y así sucesivamente hasta llegar a los 6. Esto era solo el comienzo, los primeros era por mentirle. Me hizo parame y mirar hacia la pared, me advirtió que si me sobara serían más; luego de un rato comenzó nuevamente los azotes, esta vez con el cinturón, 6 por desobedecer, 6 por destrozar el baño, y 6 por escaparme. Dejo de lado el cinturón y se dispuso a darme los últimos con la mano los cuales era por sobrepasarme con él. Me dolía bastante pero no tanto como mi persona, me lo merezco lo sé pero, están humillante...
Me subió la ropa y me mando a mi habitación, era recién las 13:54 horas, como era fin de semana Aina y el sr. Carl no trabajaban así que estaba sola con él, pero gracias a dios hubo un percance en la empresa y Justin tuvo que ir a verificar que todo estuviese bien, creí que era mi salvación del día pero, antes de irse me dejo tarea, tenía que leer la pagina 53 hasta la 55 y hacer la actividad de la página 56 del libro de Química, si no lo hacía me iba a llegar como hace un rato.
Luego de una hora y algo termine la odiosa tarea, busque por todos lados algo con lo que pueda entretener mientras tanto y luego me acorde que hay una piscina temperada. Me fui a colocarme el traje de baño y me dispuse a nadar, el agua aliviaba el dolor proveniente de mi trasero, ya iban a hacer las 6 y me fui a cambiar de ropa.
Me relaje tanto en la piscina que al colocar mi cabeza sobre la almohada me dormí.
Me desperté por una repentina tormenta, en eso veo un fuerte esplendor, acompañado de un gran rugido, en instantes un rama se azoto en mi ventana, provocando que el miedo se apodere de mí. Intento prender la lámpara pero no hay caso. Justin, lo necesito; lo  primero que pensé fue gritarle pero, luego recordé que le puede pasar un mamut por encima y él no despertará.
Me levante rápidamente, y fui a prender la luz como lo pensaba, no había. Con lentitud y precisión salí de mi habitación y fui a la de Justin.
Nunca me había dado cuenta lo lejos que estaba la habitación del Señor Bieber, mi corazón parecía jugar una carrera hasta llegar a mi garganta; dude unos segundos antes de empujar la puerta, di vuelta la manilla sin más pensar y me introduje en la alcoba de Justin, sin ver nada a mi alrededor tropecé con el maletín de Justin provocando que me golpeara con el velador, lo más probable que me deje un chillón en la frente.

- Quién está ahí?.- pregunto con voz adormilada, y prendiendo su lámpara, pero la luz se negaba aparecer.
- soy yo.- respondí con dolor en mi voz
- Charlotte, qué haces aquí, qué fue ese ruido.- pregunto alarmado
-choque con tu estupi... ma-maletin, me tropecé con tu maletín.-dije adolorida
-te encuentras bien?
-no lo creo, me duele mucho la frente
-hm, está bien vamos a ver que le ocurre a la luz y luego a revisar aquella herida

Fuimos a la primera planta y Justin me dijo que me quedara adentro mientras él iba a revisar la luz, aquellos minutos a solas se me hizo eterno hasta que sentí que las luces se encendieron y Bieber estaba de vuelta. Tomo mi mano y nos dirigimos al baño, y con un paño húmedo empezó a limpiar la sangre.

-Auch.- me queje
-dejame limpiarte.- me regaño

No me seguí quejando o eso intente, cuando creo que Justin había terminado me dirijo a la salida

-Quieta.- me dio un leve empujon y quede sentada en el retrete, lo miro algo extrañada  y me doy cuenta que saco la Iodopovidona o povidona.- tranquila, solo ardera un poquito

Que mentiroso  eso duele pensé, pero ni modo no quiero tener más problemas.  Me empecé a quejar de nuevo, cuando por fin ya había terminado, Justin me mando a dormir, pero con toda la vergüenza del mundo le dije que no quería dormir sola, que tenia miedo.
Me acosté en una esquina, ni tan cerca ni tan lejos de él. Había pasado unos 30 minutos y aun no podía dormir, había algo que me lo impedia.

-justin? Estas despierto?
- si, tampoco  puedes dormir?
- no, hm Justin, yo...yo solo quería decirte que lo siento mucho.-dije esto ultimo muy despacio
- disculpa, que dijiste?
- que lo siento mucho, si?, me comporte como una niña malcriada, escapándome porque me regañaste, en verdad lo lamento.- dije esto llorando
- oh bebe.- abrazandome.- no sabes la angustia que pase al enterarme que no estabas, Charlotte prométeme que no lo volveras a hacer
- l-lo prometo.- dije tartamudeando
-ahora, vamos a domir, si?.- secándome las lagrimas

Nos acomodamos para dormir, esta vez más cerca, no nos abrazamos ni nada pero podía sentir su calor.

un cambio de suerte¡Lee esta historia GRATIS!