For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capitulo 3

139 3 2

Me di la vuelta lentamente para después toparme con un rostro duro, con facciones perfectamente definidas.
Una sonrisa de medio lado asomaba su boca y su cabello alborotado caía suavemente en su frente. Vestía elegante pero casual al mismo tiempo. Me quede estática.

-Bus-busco a alguien- mi voz sonó cortada gracias al frío.

-¿Por qué estas mojada?- pregunto ahora con el ceño fruncido.

- Ah,- me mire los pies - Me metí al agua. - y trate de que mi voz fuera normal.

-Eso puedo ver- dijo, ahora con una pequeña sonrisa, examinándome.- Hubiera entonces venido antes para darme un chapuzón contigo.

Me aclare la garganta.

-¿Te conozco?- ya no sabía por que temblaba, si por la helada noche y lo empapada que estaba o por aquel chico claramente atractivo con cierto misterio. Sentía que algo no está bien en el aún que no sabía que era.

-No. - respondió seco.

Otro escalofrío. Levanté mi barbilla.

-Bien, como podrás notar estoy a nada de que me de hipotermia así que iré adentro y buscaré a mis amigos.

Camine unos pasos hacia la puerta que estaba un poco más atrás de el.
Pasando a su lado me detuvo agarrando mi hombro desnudo.
Su tacto era tan cálido que envió electricidad por todo mi cuerpo.

-Permíteme ayudar a que los encuentres, conozco bien la casa.

-¿Ah si? ¿Eres el mayordomo o algo parecido? - Me atreví a preguntarle con mis manos abrazandome.
El agacho la cabeza para reprimir una risa.

-Soy el hermano de Matt- me contesto muy serio, aún que pude notar un brillo juguetón en sus ojos.

Mis labios se entreabrieron ligeramente, ¿Matt tenía un hermano? ¿Por qué jamás me había enterado? Creí haberme ruborizado por que sentí mis mejillas arder, ¿Era por la vergüenza de haberlo llamado mayordomo o de que pensara cualquier cosa de mi por haberme metido a su alberca?
Me mordí el labio inferior.

Después, el empezó a quitarse su chaqueta de cuero para ponerse detrás de mi y dejarla caer sobre mis hombros pero, justo cuando creí sentir que me cubría con ella se detuvo.

-¿Cuándo te hiciste este tatuaje?- sentí como quitaba una parte de mi cabello mojado.

-¿Qué? Yo no me he hecho ningún tatuaje. - Este chico realmente estaba mal, había tomado de más o estaba drogado, cualquiera de las dos opciones era bastante razonable.
Me aparte para mirarlo de frente con el ceño fruncido.

-No estoy borracho si es lo que piensas-adivino mis pensamientos. - Te digo la verdad, tienes un tatuaje entre tus omoplatos. - dijo con unos ojos totalmente amenazadores, pero se encogió de hombros para disimular. - Puedo tomarle una foto si quieres.

Entonces empece a alterarme y mi corazón latía fuertemente ¿Tenía un tatuaje? ¿Cómo era posible? Creo que yo recordaría si me hubiera hecho uno, jamás me había emborrachado a tal grado de que no recordara nada, mucho menos drogarme, no debía ser cierto, pero mi curiosidad e impotencia estaban al cien.

-Si, está bien, toma una foto - Dije algo impaciente para ver si aquel chico estaba en lo cierto, me aparte el cabello a un lado y le di la espalda, después de unos segundos vi el flash de su cámara para después que el me entregara su móvil y viera la foto.

Casi pierdo el equilibrio cuando vi en la foto que era totalmente cierto, una pequeña tinta negra perfectamente definida estaba impregnada en mi piel, tenía forma de un alce con sus cuernos enormes en los laterales de su cabeza.
Aún no me lo creía, ¿cuándo pasó esto?

-Leo va a matarme lentamente. -dije dispersa.

-Creo que es hermoso - me contesto bajo.

Entonces no pude más y me eche a correr hacia la puerta que se encontraba a unos cuantos pasos. Estaba confundida, congelada y aterrada. ¿Qué había pasado?

Me escurrí entre la multitud buscando a Ly o a Dany, ya no me importaba, quería irme de aquí lo más pronto posible. Entonces me di cuenta que mi puño izquierdo estaba cerrado, apretando algo.

Oh, Dios.

El móvil de ese chico, no se lo devolví y salí corriendo con el. ¿En qué demonios estaba pensando? Sin embargo no quería volver, sólo quería irme, así que guarde el móvil en mis jeans y decidí que en otro momento se lo entregaría.

Divise a Dany con un grupo de amigos, estaba riendo pero no parecía borracho.
Menos mal.
Me acerque a el algo irritada pero decidí calmarme.

-Que bien que volviste pronto con mi bebida - dije sarcásticamente.

-¡Hey! ¿Dónde te habías metido? Y lo siento no pude encontrarte después-dijo con una mueca, después me miro con más detenimiento. - ¿estas bien? Estas helada - me tomo la mano.

Después se quitó su chamarra y me cubrió con ella, no sentía el tacto de ella contra mi piel, estaba más helada de lo que pensaba.

-No del todo, quiero irme a casa, por favor. - le pedí.

-Si, está bien. - dijo claramente preocupado, no podía pensar en nada más, sólo quería estar en mi casa. Casa, ¿qué hora era?

~

Después de que salimos de toda la masa de gente fuimos directamente al coche de Dany, no hablamos en todo el camino. Aparco su BMW en frente de mi casa y apago el motor.

-Bueno, ¿vas a decirme que sucedió allá?

Suspiré pesadamente.

Comencé a relatarle todo, desde lo de la piscina hasta que huí de ese misterioso chico.

-Aguarda, ¿Qué? ¿Te hiciste un tatuaje y no me dijiste? - me reclamó pero con cierta diversión en los ojos.

-¿Crees que de verdad no sabría si me hubiera hecho uno? es una locura, debería saberlo Dany- dije con frustración.

-De acuerdo, muéstramelo.

Me quite la chamarra para después hacerme el cabello a un lado.

-¿Y bien? - le pregunte.

-Liv,... no tienes nada - dijo bajo pero con un ligero tono de decepción.

-Imposible, yo lo vi, ¡Esta ahí! - sentí mi estómago revolverse.

-Muy bien ¿cuanto tomaste?.

Ahora si estaba más que confundida y enfadada.

-¡No tome nada! Yo...- de pronto recordé la foto del móvil - tengo pruebas, te mostraré la foto.

Saque el móvil de mi pantalón y comencé a buscar entre las imágenes, un escalofrío recorrió toda mi columna y un temblor en mis piernas cuando descubrí que la foto ya no estaba, pero, yo no la había borrado.

-Estaba aquí. - dije con algo de miedo.
Ya no sabía que es lo que había pasado realmente ¿me imagine todo? ¿Estaba volviéndome loca? Me sentí pesada.

-Liv, tal vez te está entrando fiebre y no recuerdas bien lo que sucedió, es decir, en primer lugar no sabía que Matt tenía un hermano.

Mi cabeza daba vueltas y ya no podía seguir hablando de esta locura, así que decidí despedirme de Dany y que le hablaba mañana, no quería gritarle que no me imagine nada por que quizás ya me había dado por loca o borracha.

Aún que tenía razón en algo, me sentía caliente por dentro y una punzada en mi cerebro me hizo quejarme mientras entraba a casa.

Todo estaba oscuro y mientras cerraba la puerta oí un pequeño "click" y la luz de la sala se encendió.
Me di vuelta rápidamente y Leo estaba enfrente de mi con una expresión tan enfadada que desee no haber vuelto jamás.

Chic@s aquí les dejo el tercer capítulo, disfrútenlo. Y gracias por leer(:

Liv¡Lee esta historia GRATIS!