Capitulo 8ღ

420 25 0

Cuando despierto, estoy entre un revuelo de colchas y almohadas mullidas de plumas.

Oh, hombre.

Necesito una cama así en mi verdadera habitación.

Estoy felizmente recostada contra el suave y acogedor colchón en mi pijama poco elaborada de una camiseta vieja y desaliñada de Jonny, mis piernas descubiertas están enredadas en las sabanas y cobijas y una almohada tapa mi estúpida sonrisa.

Esto es tan malditamente cómodo.

-¡Despierta, despierta solecito!, ¡Tienes que levantarte y brillar para mí!

Claro, nada dura para siempre.

Gimo ante la voz chillona de mi mejor amiga que brinca justo a los pies de mi cama.

-¡Salte de encima, Mare! – Gruño de frustración para tirar la sabana sobre mi cabeza una vez más.

-¡Hice panqueques, solecito, levanta tu asqueroso trasero y ve a desayunar! – Mare salta unas últimas cinco veces antes de quedarse quieta y pararse sobre el suelo de nuevo

Al fin.

Me destapo lo suficiente para poder abrir un ojo y mirar el despertador que Marie había agregado a la decoración del cuarto.

¿Las ocho de la mañana?

Tiene que ser una jodida broma.

-¡Son las malditas ocho de la mañana, América, no voy a levantarme!

Suelto un grito cuando siento la mano de mi mejor amiga dar un golpe seco a mi trasero.

-¡Mueve tu culo o hare personalmente que tu vida sea un infierno, joder!, ¡Estamos yendo a Malibu hoy, recuerda! – Y eso es lo último que dice antes de salir dando un portazo.

¿Malibu?

¿Playa?

¿Justin?

Mierda.

Me levanto de un salto hacia el baño para tomar una ducha rápida en el pequeño compartimiento de duchas en la esquina del baño, con mi largo cabello aun húmedo, busco un pequeño bikini negro en el armario y me lo coloco. Simplemente en traje de baño y con la toalla envuelta en mi cabeza camino hacia la cocina para encontrarme a Mare de la misma manera que yo desayunando en la isla en medio de la cocina.

-Así que te levantaste, eh, necesitas conseguir un despertador con más volumen.

Ah, eso no iba a suceder, ningún despertador en el mundo podría despertarme de mis profundos sueños, así que, bueno, la desnudez entre mi mejor amiga y yo no era nada extraño, nos conocíamos prácticamente desde toda la vida, y desde pequeñas nos hemos bañados juntas, aun así, no puedo dejar de sentir esa pequeña punzada de envidia ante el perfecto cuerpo de América, Dios, bendícela con su perfecta simetría.

Nada que ver con mi pomposo y abultado cuerpo.

Ugh.

-Sí, probablemente solo servirá un día, y será solo el día en que lo golpee fuera de mi mesa y se haga mierda – Pongo los ojos en blanco hacia ella, mientras se ríe. Caminando con toda la pereza del mundo, tomo un plato de la encimera y cojo tres panqueques de banana, les pongo miel y me siento junto a mi mejor amiga a disfrutar nuestro desayuno.

Justo en ese momento, levanto la cabeza y miro a Mare, cuando abro la boca para decir lo que pienso, ella me interrumpe.

-En la cafetera junto al microondas, Jen.

Le sonrió en agradecimiento mientras me levanto para tomar mi suministro de vida, si, probablemente me hice adicta al café a una edad muy temprana, pero entre estar toda la maldita mañana en la escuela, y la tarde bailando como un demonio, necesitaba algo que constantemente me mantuviera activa y despierta aunque no pudiera más.

Belieber Dream ღ {JustinBieber} ©¡Lee esta historia GRATIS!