Bueno este es capítulo final de esta historia,  pueden leerlo con la canción que les dejé aca al lado, pueden hacerlo desde el principio o desde la parte en la que narra la escritora osea yo.

------------------------------

Capítulo 36

Me desperté a causa de que Mike me estaba aplastando, tenía literalmente todo su cuerpo sobre mí, lo sacudí y pude quitarlo de encima de mí; me quedé acostada no quería levantarme, sentí un brazo de Mike rodearme la cintura ya era costumbre que cuando yo me despertara el hiciera eso.

-Mike suéltame. –Dije en un susurro.

-No, vamos Mari durmamos un poco más. –Dijo él con la voz ronca.

-Si quieres tú quédate durmiendo pequeño marmota pero yo quiero ir al baño. –Dije y quitó su brazo de mi cintura.

Me dirigí al baño e hice mis necesidades, salí del baño y Mike estaba sentado en la cama mirándome con esos ojos de “Quiero una explicación Marilyn Dawson”

-¿Qué? –Dije haciéndome la tonta.

-Vamos dime que es esto. –Dijo levantando un trozo de papel.

Tomé el papel que tenía entre sus manos y leí lo que decía.

“Luke:

En verdad lamento ser tan difícil, esa es la única palabra que encuentro para definirme, difícil en cuanto a mi forma de ser, mi manera de pensar, soy difícil de tratar, de querer, de soportar, créeme que sé que lo soy.”

-Nada. –Dije devolviéndolo a su lugar.

-Mari. –Dijo Mike en forma de regaño. –Tú lo amas, ¿Por qué lo dejas ir así como si nada? La Marilyn que yo conozco lucharía por no dejar que se fuese de su vida.

-Mike, me traiciono, no voy a luchar por alguien que me apuñalo por la espalda. –Dije soltado un suspiro.

Michael no dijo más nada y mentalmente se lo agradecí.

-Mike ¿podrías llevarme a la torre?

-Claro, vamos. –Dijo algo cansado.

Cambie mi pijama por una remera blanca con el ying y el yang, un short de jean, mis convers y una gorra para atrás; salimos de la casa y Mike me llevo hasta el parque de la Torre Eiffel.

-Gracias. –Dije bajándome de su espalda.

Me había cargado durante cinco cuadras.

-No es nada Mari. –Dijo besando mi mejilla. -¿Por qué querías venir?

-Necesito pensar en todo lo que paso este verano. –Dije mirando al frente. –Pasado mañana comienzan las clases y ya nada será lo mismo.

-Claro que será lo mismo Mari déjate de estupideces. –Dijo Mike un poco enfadado.

-No Michael no será lo mismo, veré a Luke todos los días y recordaré todo lo que pasamos, Bárbara volverá después de abandonarme y nada será lo mismo. –Dije mirándolo.

Pasamos unas cuantas horas allí hasta que Mike me dijo que debía volver a su casa así que decidimos volver, al entrar a la mía me encontré con Bárbara y un hombre sentado frente a ella; era rubio de ojos entre verde y celestes y rápidamente supe quién era.

-Frank ¿Qué haces aquí? –Dije cruzándome de brazos.

-Marilyn prepara tus cosas que nos vamos. –Dijo él mirándome.

-¿Qué? Yo no iré a ningún lado contigo. –Dije frunciendo el ceño.

-No fue una pregunta fue una orden, ahora sube y empaca tus cosas porque el vuelo sale en tres horas.

Mire a Bárbara esperando que le dijera algo pero no lo hizo.

-Ve Mari. –Dijo en cambio.

-Me quieren llevar a Argentina auxiloooo. –Le envié a mis amigas luego de subir furiosa las escaleras.

-Vamos para allá. –Respondió Hanna.

-¡NO TE LA PUEDES LLEVAR! –Escuché el grito de Clohe desde la planta de abajo.

-¡SI ELLA SE VA NOSOTRAS TAMBIÉN! –Gritó Hanna.

*Narra la escritora*

Marilyn se encargó de decirles a todos sus amigos lo que estaba pasando y estos corrieron a su casa para negarle al padre de ella que se la llevara pero era inútil, Frank y Bárbara ya lo habían decidido y nada los haría cambiar de opinión.

Luke también estaba enterado de la decisión de los padres de Marilyn aunque ella no le hubiera dicho nada, Ashton si lo había hecho.

Y allí se encontraba Marilyn abrazando por última vez a sus amigos antes de subirse al avión que la llevaría a su país natal donde viviría con Frank, Valeria e Ian por un tiempo indefinido.

-Tranquila. –Susurro Clohe en su oído.

-En dos meses iremos. –Susurro Hanna en su otro oído antes de separarse de Marilyn.

Luke se encontraba allí mirándolas desde la distancia sin hacer nada, le prometió no dejarla y era lo que estaba haciendo en ese momento; no quería acercarse por miedo a lo que Marilyn pudiera decirle.

-Si amas algo déjalo ir. –Susurro para sí mismo.

Sus ojos estaban cristalizados por culpa de las lágrimas que se negaba a derramar, quería lo mejor para ella y si eso significaba dejar que se fuera, eso haría.

-Mari, si te ama entrara por esa puerta y no dejara que te vallas. –Le dijo Ashton tratando de tranquilizarla.

-Lo necesito Ash, lo necesito demasiado. –Dijo ella abrazando a su amigo.

Luke vio como ella se separaba poco a poco de su amigo para abrazar por última vez a Calum y Mike, él quería ir y que ella también lo abrazara pero sabía que eso haría la despedida mucho más dolorosa.

-Pasajeros del vuelo 135 con destino a Buenos Aires Argentina por favor abordar en la puerta 6, muchas gracias. –Se escuchó a través de los parlantes del aeropuerto.

Marilyn miro nuevamente la puerta esperando que él entrara por allí y sucediera como en todas esas películas de amor en dónde el chico va por ella antes de que se suba al avión y le pide que se quede, pero no sucedió.

-Vamos Marilyn. –Dijo Frank empujándola un poco por la espalda para que comenzara a caminar.

Lágrimas caían por el rostro de ambos y entonces Marilyn sintió que algo se rompía en su interior.

Y les dolió ahí, dónde la gente dice que está el corazón.

Luke dejaba que las lágrimas cayeran silenciosas por su rostro, quería ir corriendo hasta ella y decirle que se quedara pero no podía ella le dejo en claro que no quería volver a verlo.

Ella volvió a mirar esperanzada de encontrar esos ojos azules que tanto amaba pero no lo logró, él buscó esos ojos verdes que tanto le fascinaban y aun estando lejos de ella sabía que estaban bañados en lágrimas al igual que los de él.

-Haría todo por ti. –Susurraron al mismo tiempo esperando que el otro lo escuchara.

-----------------------------------

Me gusto mucho escribir esta historia y me siento feliz de que haya alguien que la leyó,  gracias a los que me acompañaron en esta historia y aunque no tiene muchos votos, comentarios o lectores la subí por mí y para compartirla con ustedes:)

Solo falta el Epílogo y nada más:c

¡Cuidado no te enamores! |Luke Hemmings|¡Lee esta historia GRATIS!