Ross

Había bromeado con su condición, no le importada nada.

Actuaba demasiado madura por ello.

Había cortado la frase para dar una confesión, para decir que era ciega.

Sus labios se juntaron en una línea fina, apretándolos. Sus manos se juntaron en su regazo, jugando con sus dedos entrelazados y con su pie izquierdo tamboreando con la suela de su zapato en el suelo.

Mi mirada se había perdido en los colores de las casas que se lograban ver por segundo en la ventana. El autobús paró 5 minutos después en la parte delantera de la escuela. Tara, Adam y el resto de los ineptos populares salieron primero; como si se trataran de realeza.

«Hijos de...»

Sí, yo mismo empezaba a perder los estribos ante esto. ¿Cómo no guardarles odio?

–Nos vemos en el descanso chicos –anunció Maia, saliendo de la mano con Garret–.

–Mmm...Vanessa, ¿Podemos salir? –Dijo Laura–.

–Sí, ya va –respondió la hermana–.

Vanessa se levantó de su silla y ayudó a Laura a levantarse, la agarro por uno de sus codos a forma de guía.

–Wow... –exclamó Raini–.

El resto de las personas que quedaban en el autobús estaban empezando a bajar.

–Chicos, ¿Qué piensan? –Preguntó Raini–.

–Démosle una ayuda hasta que puedan adaptarse a North High –dijo Calum, quien miraba como bajaban las hermanas–.

– ¿Ross? –Una Raini confundida me clavó la mirada–, ¿Pasa algo?

–Nada.

Nada, tan solo que me quedé paralizada ante la hermosa risa que había soltada la castaña hace unos minutos.

–Dignémonos a bajar.

–Sí, Calum.

Ellos recorrieron pasillo del autobús hasta la salida y yo los seguí por detrás mientras acomodaba la correa desgastada de mí mochila. Vanessa y Laura estaban cerca a los arbustos.  Caminamos enfrente del equipo de baloncesto. Ryland, mi hermano, levantó la mano a forma de saludo y yo le devolví el saludo ladeando la cabeza.

Mi padre y  mi madre decidieron que el divorcio era lo mejor, luego de una cuantas peleas por el dinero, el amor llegó a su fin. Por suerte mis hermanos mayores, Rydel y Riker, no fueron afectados económicamente en cuanto a la universidad; Rocky sí, le toca trabajar medio tiempo para pagar el resto de su semestre. Todos habían decidido carreras distintas. Rydel, administración de empresa. Riker, medicina. Rocky, Ciencias Políticas.  Ryland y yo no debatíamos en un acertijo sin salida, no decidíamos correctamente. Ryland vivía con mamá –ella se había quedado con el auto, ella no traía a la escuela– y yo con papá, aunque yo lo hubiera preferido al revés, es difícil poder entablar una conversación con alguien que solo te echa en cara tus defectos y problemas.

Raini y Calum estaba hablando con ellas, Vanessa río un poco y luego pasó uno de sus brazos encime del hombro de la otra, atrayéndola, mientras que Laura empuñaba su mano en el interior de su codo contrario. Vestía de jeans y una blusa morada que no se llegaba a ver con facilidad debido a que la chaqueta negra la cubría, su pelo estaba suelto y divido en dos hacía adelante, una hebilla blanca llevaba en su cabello.

–Chicos, debemos ir  a los casilleros –señalé el pasillo–.

–Oh, cierto –se sorprendió Raini–. ¿Ya les asignaron los de ustedes?

Blind ; RauraRead this story for FREE!