Despierta?

1 0 0

Desperté en una hermosa habitación de colores negro, rojo y dorado, con candelabros, y hermosos frascos que contenían perfumes fuertes, me levante de la cama, y me di cuenta de que tenia un camisón negro con encajes blancos y estaba descalza, estaba algo sudada, hacia calor.

En donde estoy?.

Sali de la habitación y era como un castillo, una mansión algo espeluznante, muy tipo película de Dracula.

Derrepente vi a Ursularian salir de la nada.

Despertaste, creía que habías muerto.- se callo unos tres segundos y continuo.- la verdad no puedes morir, y si “murieras” vinieras directo a aquí.

-En donde estamos?.- dije mirando incrédula a los lados .

En nuestro hogar, oh dulce hogar.- me ofreció una mirada sádica.- estamos en el infierno.

Y hay otra vez a el piso.

Que ocurre?.- me desperté de nuevo .

-Eres una pendeja, deja de desmayarte por todo lo que te decimos.- dijo supuesto “hermano”.-

-Y ahora preparate pequeña, hoy veras a nuestro padre.- Ursularian estaba algo molesta.- Venga, vistanla.

Entraron 2 especies de chicas, solo que tenían unas batas blancas llenas de una pegajosa y olorosa sustancia, que creo que es sangre, se notaba que una de ellas tenia una abertura en la parte trasera de su cabeza.

- Ellas son nuestras esclavas, las hacemos llamar “Destros” tenemos muchos de ellos, todos en este mundo son nuestros Destros, nuestro padre se encarga de buscar su castigo, la peliroja que esta aqui, no habla, nuestro padre hizo que le cortaran la lengua, y pues tiene miles de cortadas, y  la otra, nuestro padre saco su cerebro de todos modos, no lo necesita, pero duele, aqui, el dolor sigue.- horminer era muy duro con ellas.- puedes hacer lo que te plazca con ellas, o no es así chicas? .- se levanto y toco el trasero de las dos chicas que tienen menos de 20 años.

- Venga, ya, vistanla, y la ponen guapa eh? Si no su castigo sera peor.- Ursularian salio de la habitación.

La chica sin lengua me desvistió y me metió en una tina que estaba en el baño de la habitación, despues que me relaje me secaron y me pusieron un vestido negro, con transparencia de encajes, una capa negra con fondo tinto de terciopelo, unos zapatos no tan altos de una piel muy extraña, color carne, y me peinaron con una trensa que formaba una corona en mi cabello.

Por ultimo uno de los perfumes que adornan la habitación perfumaron mi cuerpo.

Cuando sabia que estaba completamente lista, sali.

- Pero que coqueta, demonios, ojala no fueras mi hermana.- la mano de horminer toco una de mis pompis.

- te pasaste.- mi mano lo golpeo en la mejilla haciendo que se levantara por los aires y callera encima de una estatua .

- Estas sacando tu demonio interior, me encanta .- dijo Ursularian mientras salia de una habitación con un vestido rojo tinto con mucho escote y muy largo.- y tu, Puto, porque no estas vestido?.

- oh, casi lo olvido.- sus ojos cambiaron a un color amarillo y una capa de humo negro lo rodeo, parpadeo y el humo se espumo, dejándolo con un traje de cuero negro y completamente limpio.

-Guapisimo.- Ursularian volteo los ojos mientras pronunciaba.

Nos dimos media vuelta y caminamos no se a donde, lo que se es que bajamos unos cuantos pisos, y llegamos a un pasillo en donde habían dos puertas grandes para entrar en una super habitación. Vigilada por dos especies de ogros, solo que tenian dos cachos gigantes, y eran rojos y peludos, que abrieron las puertas y nos dejaron entrar a aquella habitación.

Vi a lo lados: a Ursularian y a Hominer les crecieron unas especies de cachos en la frente, y tenian unas tiaras plateadas.

-HAN LLEGADO MIS 3 PEQUEÑOS JAJAJA!.-un señor de unos 68 años de levanta de un trono rodeado de fuego.- bienvenida a casa.- se me acerca y saca de su abrigo una tiara, un poco mas decorada que las de mis hermanos, pero era muy pequeña.

La coloco en mi cabeza y esta de inmediato creció y se aferro a mi cabeza, haciendo que ardiera, estaba pegada a mi. Instantánea mente salieron dos pequeños cachos de mi frente, me dolía, me ardía, era un dolor inmenso .

Demonios.¡Lee esta historia GRATIS!