Capitulo 7

31 4 0

Del impacto no pude reaccionar fácilmente, todos corrian y gritaban a mi alrededor ¿qué esta pasando? ¿será algo bueno o malo? Tantas preguntas a la vez, no sabia si correr y esconderme o entregarme al instante para no sufrir daño alguno...

Sentí que alguien me tomaba del brazo e intentaba jalar de mi a la parte trasera de una camioneta.

Intente zafarme pero la persona era más fuerte que yo.

--tranquila niña somos de la PDI, se ah recibido una demanda de prostitución infantil y venta ilegal de revistas pornográficas -- no lo pensé 2 veces y corrí hacia donde me indicaba el señor...por un lado me sentia feliz de que por fin no sufriria más aguantando violaciones diarias, pero por otro lado estaba mal por abandonar a Caitlin, tal ves ya no la vería más, y eso me dolia.
--------------------------☆-------------------------------

-y después no recordé más, todo fue tan rápido, no tuve tiempo de reaccionar- la psicóloga me oía con mucha atención mientras anotaba en su libreta.

-bien, por lo que pudé notar has superado bastante el trauma con nuestras citas, pero aún no dejas que niños te tomen de la mano o te abrazen cariñosamente-

-si..es muy difícil para mi, aún siento que me haran daño de alguna forma, YA NO CONFIO EN NADIE!! - comensé a llorar incontrolablemente, ya no lo soportaba, me hicieron mucho daño. Desde ahora no volveré a dejar que un niño me vuelva a tocar NUNCA.

La psicóloga me acariciaba el cabello para que me puedira calmar...hablamos durante una hora sobre como superar mi miedo y luego me dijo que me podia ir a casa con mi madre.

Saqué mi celular y le marqué.
-Mi amor ya estas lista..¿quieres que vaya por ti?-
-no te preocupes me iré caminando, solo llamaba para saber como estabas-
-yo estoy bien, pero ¿encerio quieres caminar? Esta lloviendo y te puedes enfermar-

-ya no soy una niña -le respondí sonriendo - puedo cuidarme sola, te amo mucho madre adios-

-adios mi niña, yo también te amo-

Colgué y me fui de camino a mi casa, la lluvia corria por mi cabello se sentia tan bien, por fin era libre, era una sensacion...inexplicable.

*1 hora después*

Ya eran las 9:00 de la noche y aun no llegaba, me dolian mucho los pies y la lluvia no me ayudaba, creo que debi haber dejado que mi madre viniera por mi...aveces no uso la cabeza.
De pronto ya no sentia la lluvia, la podia oir pero no sentirla, subí un poco la miraba y ví a un chico sosteniendo un paraguas sobre mí..estaba serio, mejor dicho con el seño fruncido. Era bastante alto, tenia cabello negro y unos ojos color miel, se me hacia conocido... ahora que lo pienso era bastante guapo OKEY OKEY!!! THIARE CONCENTRATE!!..

-hola ¿porque estas aqui tan tarde y sola?- me preguntó muy amablemente.
- eh-e pu-pues yo estaba en...me v-voy camino a mi casa- el miedo comensó a entrar en mi...ya veia sus malas intenciones, su amabilidad no me engañaba-

Una pequeña risa salió de su rostro mientras tomaba mi brazo- tranquila dejame ayuda...-

-NO ME TOQUES!! MALDITO DEPRABADO-
-Hey hey...tranquila solo queria ayudarte-

-no me toques por favor. ..ten piedad de mi- le dije mientras limpiaba mis lágrimas con la manga de mi blusa.

-no te haré daño...lo prometo- me dijo mientras acomodaba un mechon de cabello detrás de mi oreja

-yo n-no te conosco y-y ¿como sé que puedo confiar en ti?-

-mira...te dejaré sola y te regalaré mi paraguas pero con una condición- de pronto una sonrisa se asomo en sus labios - me das tu número telefónico.

- q-que...em...pues...esta bien pero porfavor dejame sola-

-lo prometo- me dijo mientras levantaba ambas manos.

-bien 55501294- al decir esto el sacó su celular, anotó algo y salió corriendo pero antes levantó su mano haciendo la forma de un teléfono.
-PROMETO LLAMARTE!!- escuché desde lejos y luego se perdió entre la lluvia.
El resto del camino fue todo normal, llegé unos minutos despúes de haber hablado con ese extraño, lo bueno es que al llegar mi madre me recibió con un gran abrazo y chocolate caliente.
me fui a dormir inmediatamente, mañana volveria a la escuela, y levantarme temprano era todo un desafio...aunque conciliar el sueño no fue para nada difícil, el cansancio me estaba consumiendo desde que salí del psicólogo.

Amor a primera vista¡Lee esta historia GRATIS!