Capitulo 1

21.1K 1.4K 1.2K
                                                  

Nada mas aburrido que un domingo, o mejor fomingo. Es lo que pensaba Rubén, recostado en su sofá sin algo que hacer. Sin ganas de salir ni ver televisión ni ocupar el ordenador, lo único que quedaba era... nada. Tomo una bocanada de aire y luego la boto violentamente, mas aburrido que nunca. Y peor aún era el calor infernal que se hacía sentir como si todo se estuviese quemando. Se levanto del sofá, miro a todos lados y luego se tiró al piso.

- Hmm, esta helado.- Pensó. Se puso boca abajo, estirando las piernas y los brazos en plan estrella de mar. Se quedo así hasta que sintió un golpe en la puerta. No fue como si alguien hubiera tocado desesperado, mas bien fue como si algo se hubiera estrellado contra ésta. Se levanto de mala gana y camino hacia la puerta. Cuando la abrió, un gran sofá se asomo impidiendo pasar.

- ¿Hay alguien tras el sofá?.- Pregunto, esperando una respuesta.

- Lo siento, soy nuevo aquí y estoy desempacando todo.- Miguel Ángel sentía como sus mejillas se iluminaban, rojo por la vergüenza; que suerte que la otra persona no podia verlo. Juntó todas sus fuerzas y corrió el sofá. Al hacerlo pudo ver a un chico alto, de cabello castaño muy claro pero no rubio del todo. Sus ojos, verdes, deslumbraban un toque de diversión. Hay que admitirlo, el chico era guapo... ¿pero que mierda estas pensando Miguel Ángel? 

Rubén observo al sujeto, lo hizo gracias a que movió el sofá. Era un poco mas bajito que él, por lo que se notaba, con ojos cafés normales, cabello un poco desordenado, tez un poco morena, y una pequeña barbilla. Llevaba unos lentes, lo que lo hacían ver cómico y de esos tipos de oficina. Intentó no reír, lo que funcionó. 

- Soy Miguel Ángel.- Se presentó, Miguel Ángel extendió la mano y Rubén se la apretó, dedicándole una sonrisa. Luego de que Rubén soltara su mano, se quedo pensando un rato. Miguel Ángel lo miro un tanto confundido, no sabia si él estaba pensando o lo estaba mirando como psicópata. Iba a seguir desempacando cuando el sujeto, el cual aún no decía su nombre, habló.

- Te llamaré Mangel.- Miguel Ángel rió por su nuevo apodo, aunque para ser sinceros no suena nada mal.

- Vale, ¿y tu eres...?.- Preguntó esperando a que él le dijera su nombre.

- Oh claro.- Rubén rió al darse cuenta de que aun no se presentaba.- Soy Rubén.

- Un gusto Rubén, desde ahora seremos vecinos.- "Mangel" le brindó una de sus mas verdaderas sonrisas, esperaba a que se hicieran amigos.

- Me parece bien Mangel.- Rubén también sonrió, de repente una chispa de humildad habitó su cuerpo.- ¿Quieres que te ayude?.- Se notaba que Mangel necesitaba un poco de ayuda.

- Hmm, bueno, si no es molestia.- Él realmente no quería molestar a sus vecinos el primer día de mudanza, pero una ayuda no le sentaría mal. 

- Claro que no es molestia.- Dicho esto Rubén comenzó a ayudar a su nuevo vecino. Acción rara, ya que normalmente mandaría a la mierda a cualquier persona que lo hubiera molestado golpeando su puerta, para luego volver a su departamento aburriéndose nuevamente. Pero no, con este chico fue diferente. Se ve buena gente, quizá se equivoque. Nah, Mangel tiene cara de nunca haber hecho algo malo. 

Mangel comenzó a mover el sofá con ayuda de Rubén, para luego tenerlo completamente dentro del departamento. Mangel le indicó a Rubén dónde tenía que ir, así que allí lo pusieron. Y el proceso se repitió con todos los muebles. Mangel decidió que las cajas las ordenaría él, Rubén insistió en ayudarlo, pero aun así fue rechazado. Cuando el trabajo estuvo terminado, se sentaron agotados en el sofá cada uno con un vaso de agua y comenzaron a charlar.

- Y ¿por qué te mudaste?.- Preguntó curioso Rubén, iniciando la conversación.

- Pohque queria salih del puebloh y conoceh más Madrid.- El acento de Mangel estaba a punto de hacer que Rubén estallara en carcajadas, pero se controló.- ¿Y tú dehde cuándo vives aquí?

- De hace bastante.- Rubén no recordaba exactamente cuándo.- Primero viví mucho tiempo en Noruega porque mi madre es Noruega, luego me mudé acá por un tiempo porque mi padre es Español y después volví a Noruega otro tiempo. Pero luego volví a mudarme definitivamente acá. Obviamente también viajo para allá a visitarlos de vez en cuando.

- Interesanteh... y que enredado.- Mangel y Rubén comenzaron a reír.

Y así la conversación se fue transformando en algo mas extenso y divertido. Hablaban como si se conociesen de toda la vida. Mangel no fue tímido con Rubén, algo extraño ya que él normalmente es algo tímido con gente nueva. Y Rubén se la pasó diciendo tonterías, haciendo reír a Mangel. 

Pasaron varias horas hablando, hasta que se hizo muy tarde y Rubén se dio cuenta de eso.

- Joder, que tarde es, mejor dejo de molestarte para que puedas descansar.- Se levantó del sofá con la intención de irse cuando Mangel lo interrumpe.

- Sí que es tarde, bueno muchas gracias por ayudarme. Y no digas que eres molesto, eres muy simpático.- Mangel le sonrió amablemente. Rubén se sintió nervioso al escuchar esas simples palabras, ¿wtf le ocurre? Él nunca fue así.

- G-gracias.- ¿Por qué mierda tartamudea? Contrólate Rubén, es una simple persona.- Nos vemos otro día, ¿vale? Podemos quedar o algo.

- Vale, me parece genial.- Mangel no dejó de sonreír, y es que se sentía bien ya con algún conocido en este nuevo lugar. Rubén comenzó a caminar a la puerta y Mangel lo acompañó. Salió del departamento y volteó a verlo.

- Bueno, nos vemos.- Rubén sonrió amablemente.

- Ehtá bien, nos vemos.- Mangel lo miró a los ojos por unos segundos, pero no resistió mucho y tuvo que desviar la mirada. ¿Qué fue eso? Al instante los dos se pusieron rojos como tomate.

¿Pero qué te pasa Rubén? ¡Si sólo lo miró a los ojos! Rubén rió y comenzó a caminar a su departamento. Mangel cerró despacio la puerta, para luego entrar a su departamento y sonreír como bobo a saber Dios por qué.

Rubén volvió a entrar a su departamento, ya sin calor ni malhumor. Bueno, un poco de calor sí que sentía, pero ya no tanto como antes. Se sentía feliz, y con un presentimiento de que algo bueno iba a ocurrir. Vaya tonterías que pensaba. 

Los dos chicos se ducharon, comieron algo y luego se acostaron. Esa noche los dos tuvieron sueños agradables.

***********

Hola! ¿Qué les parece el primer capítulo? Sé que no es muy emocionante ni contiene muchas cosas, pero oye, es el primer capítulo, no todo ocurrira en el primer cap xD subiré capítulo día por medio, con el mismo mecanismo que la otra novela. Bueno, muchas gracias por leer! voten y comenten, se les agradece

Rubelangel_Vale.

 

Promise? (Rubelangel)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora