¡Puesto de limonadas!

337 28 1

Reconozco que no entendí lo que Charlott me quiso decir, sin embargo no le di mucha importancia y proseguí con mi vida. Entro al salón, y dispongo todo mi ser a ver la clase de filosofía, a veces me duerme y a veces me encanta, es raro, desgraciadamente a los 20 minutos de clases, me entraron las ganas de orinar como nunca.

_hey profesor, ¿puedo ir al baño?_ Pregunté poniendo mis manos en mi abdomen

_Montes, ¿tiene el descaro de pedirme que la deje salir sabiendo como va en la materia?_ Preguntó gruñón

_profesor, ¿tiene la valentía de prohibirle a un estudiante suyo su momento puro de gloria y conocimiento de la paz? _ el solo rodó los ojos.

_no tarde.._ respondió.

Todos quedaron diciendo como "uhhh justo en la panza" yo mientras tanto me largaba al baño, es en serio voy a parir aquí. Rápidamente corro como gacela a los baños de mujeres, al entrar, veo que una chica entrara al retrete antes que yo así que duplico mi velocidad dandonle con mi hombro en el suyo y quitandola del camino. Ella se va a dolorida como diciendo "zorra no es para tanto" y yo entro a mi recinto a soñar con Parmenides. 

Ya me estaba quedando dormida, cuando de la nada, escucho pasos que andan algo torpe, como de afán, luego risas, y luego un "Shhh" es allí cuando comprendí que debía irme, sin embargo ya no podía salir, habían cerrado la puerta principal.

Mierda ¿y ahora que hago?. Estoy a punto de presenciar esas películas de media noche de los últimos canales que horror, me encontraba pensando, pero la voz de uno de ellos me interrumpió.

_jajaja oye tra- tranquila_ dijo silenciosamente aquel.

_espera espera..._ susurré, la voz se me hizo conocida. 

_que pasa, ¿no te gusto?_

Pinche bandida, es Charlott pense.

_S-si, pe-pero yo...es decir, es muy rápido ¿no crees?_ y peor aun, el estúpido es Joseph. 

Mi alma se desvaneció del espanto, darme cuenta que era joseph me decepcionó por completo, y estaba con la peor mujer del mundo, rebajándose. Me entro una tristeza demasiado profunda mezclada con enojo, no podía creer que Charlott fuera capaz de jugar con alguien, es decir, es mi amigo! Y se esta aprovechando de él. Lo peor de todo es que ya veo porque no llego a tiempo para la clase de filosofía, ¡el maldito cumplió una cita con la tabla!

No podía dejar que sucediera aquello, a sin que con todas las ganas que tenia de enfrentar y reclamarle a Charlott, recargue mi fuerza y la expulsé toda en una sola patada celestial contra la puerta de mi baño que logró sacarme un ligero calambre pero abrió brutalmente, tanto asi que le pasador se partió en dos y cayo a la mierda. Bueno si no eran solamente ganas de orinar. 

Sentí entonces como se asustaron y la muy descarada habló.

_bien, te dejo, al parecer no estamos solos, un gusto conocerte querido._

_¡NO! Es..espera, ¡no te vayas!_Pude deducir que el muy estúpido se fue tras ella, sin honor, sin orgullo, después de todo no aprendió nada de mi, ¡imbécil! ¡desgraciado! ¡PUTO!

Salgo del baño, lavo mi cara con rabia, me miro al espejo, hago de cuenta que no pasó nada y regreso a clases de nuevo, ignorando a joseph, y evitando mirar hacia atrás... Sin embargo Elisa arruino mi orgullo dando a entender que debía hablar con los dos durante un momento en el que el profesor dejo sola a la clase.

_Bien chicos_ decía mientras joseph se acercaba a nosotras. Estúpido.

_resulta que toda la noche estuve pensando que podríamos hacer para la fiesta de neón, incluso tengo ojeras que lo prueban, tan sólo dejen que me quite el maquilla.._

Por la fiesta de Neón ©Read this story for FREE!