Prologo

14.5K 485 11

Escucho desde la cocina la conversación que tienen mis padres en el comedor, ellos tienen planeada toda mi vida; la universidad a la que voy a asistir, el apartamento donde voy a vivir, la carrera que voy a estudiar, TODO, claro solo les falto un pequeño detalle: que es lo que quiero yo.

- Ella sera una gran doctora- dice mi padre sosteniendo la mano de mi madre.

- Lo se mi amor- contesta mi madre.

Tomo la mi mochila que esta en el piso y las llaves que están sobre la meseta, solo tenemos una llave de la puerta trasera y es la que voy a usar, si ellos no pueden salir por donde yo lo hice tendran que rodear la casa y eso los retrasara y a mi me dará tiempo.

Reviso que todo lo que quería llevar estuviera dentro; toda la ropa y los zapatos que podía cargar, mi teléfono, mi computadora, algunos de mis libros, las llaves, la tarjeta de ahorros que me regalaron cuando tenia 16 y una foto de mis padres.

-¿ Mamá?- pregunto mientras abro la puerta- ¿ Papá?-

- ¿ Que pasa hija?- contesta papá.

- ¿ Recuerdan que me dijeron que tenia que buscar mi propio camino y tomar mis desiciones?-

- Si- contesta mi madre- ¿ De donde sacas eso ahora Ella? ¿Donde estas hija?-

- Quiero decirles que...seguiré su consejo, adios-

En eso salgo por la puerta y le pongo el seguro para después salir corriendo por el jardín hasta el taxi encendido en la acera.

- ¿ A donde la llevo señorita?- me limito a no contestar y ver la calle, mamá sale a toda velocidad seguida de papá, le doy la dirección al chofer, un papel doblado, tarda demasiado en deshacerlo y empieza a leer en vos alta, asiento cuando termina de leer el contenido del papel.

- Conduzca- mi voz es casi inaudible y tiembla- ¡conduzca!- Esta vez grito, el conductor pisa el acelerador y mi madre casi nos alcanzó.

- Ella ¡detente! ¡detente, por favor!- entonces bajo la ventanilla.

- Lo siento- grito de vuelta y no puedo evitar que una lágrima ruede por mi mejilla.

Cuando veo a mi mamá detenerse y a papá rodearla con un brazo mientras los hombros de ella se estremecen me pregunto ¿ Estoy tomando la desición correcta? No lo se, me causaba dolor dejar a mis padres, pude haber hablado con ellos antes de hacer algo tan colosalmente estúpido pero... La decisión estaba hecha, después vería si era lo correcto o no. Después tendría tiempo de pedir disculpas, ahora solo me quedaba sentirme culpable y disfrutar de mi libertad, llegar al hotel donde rentaría hasta entrar a la universidad.

El idiota de mi profesor. © (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!