Capitulo 5

40 1 0

Narra Thiare

Así fueron pasando las horas...los dias...las semanas, esto era como estar en un infierno, me sentia sucia, barata y usada por cualquiera. Me trataban como un objeto desechable sin valor.

Estaba...deprimida, no podia soportar esto mas ¿alguna vez la vida te a echo sentir asi?, ¿sentir que no puedes mas, que quieres terminar con todo de una maldita vez? Pues este era mi caso, ya no tenia fé de nada...los dias fueron eternos, me tuvieron tan aislada del mundo real que perdi la nocion del tiempo, no sabia si era de noche o de dia, si era temprano o tarde...esa sensación es...es....HORRIBLE!!!.

Creo que no lo mencioné pero no era la única victima aquí. Varias chicas de distintas edades se encontraban en el cuarto al cual me llevaron.

-este sera tu cuarto-  me dijó una mujer, jamás la habia visto...tenia aspecto duro y amargado al igual que una bruja malvada-  aqui podras dormir y arreglarte cuando desees-la mujer me agarró del cabello y lo tiró con mucha fuerza-  pero si intentas escapar de nuevo como la noche anterior o solo escucho un suspiro de queja-  hizo una pausa-  juro que te arrepentirás de haber nacido.

La mujer me soltó para que me fuera a dormir ya que mañana seria un dia muy ocupado, o eso fue lo que me habia dicho. Varias de las chicas presentes alli me miraban con compasión por la situación en la que me presentaba, no me gusta que la gente me tenga lástima asi que corri a uno de los camarotes y escogi la cama de arriba, porque... enrealidad no lo se, siempre me ah gustado la cama de arriba desde pequeña.

No podia conciliar el sueño, estaba bastante aburrida y preocupada, tanto asi que comenzé a contar con mis dedos y a cantar mentalmente. .

************************************

-ARRIBA NIÑAS LAS ESPERA UN LARGO DIA!!!- nos despertó Crista, la mujer encargada de nosotras en cualquier aspecto.

Con mucho sueño me levanté con cuidado para no caer de la cama de arriba, todas comenzamos a seguir a Crista a un cuarto muy grande, nos dividieron en 2 grupos para luego llamar nuestra atención a un esenario enorme con cortinas y alfombras de terciopelo.

- muy buenos dias niñas- un señor con apariencia de clase alta comenzó a hablarnos muy amablemente, de verdad me impresiona como personas tan malas pueden parecer tan buenas con una simple sonrisa-  espero que hayan dormido bien porque esta noche habra una gran subasta-  todas abrimos los ojos por el asombro-  EY EY EY!! No se espanten, solo el grupo 1 sera subastado...el grupo 2 complacera a nuestros clientes toda la noche,  asi que ponganse hermosas para dar una muy buena impresion-.

Dicho esto Crista nos llevó al mismo cuarto que me llevaron el primer dia para arreglarme, obviamente formaba parte del grupo 2, todas comenzamos a llorar de angustia ¡NO SOMOS OBJETOS!, ¡¿PORQUE NOS HACEN ESTO!?

Crista se puso roja como tomate por la furia- CIERREN LA MALDITA BOCA NIÑATAS!!! MAS LES VALEN QUE NOS HAGAN GANAR DINERO O EL DUEÑO LAS GOLPEARA COMO CASTIGO Y NO COMERAN POR 3 DIAS!!! ENTENDIERON??-  todas cerramos la boca aguantando el dolor y asentimos forzadamente.

Un grupo de mujeres nos comenzó a arreglar vistiendonos con ropa muy ajustada y maquillandonos como cualquieras por todo el rostro, odiaba cada momento que me miraba al espejo, me sentia mal conmigo misma y aun no podia sacar esa angustia de la perdida de mi madre, intenté aguantar el llanto para no correr el maquillaje pero se me hizo casi imposible- NO LLORES MALDITA!!-  me dijo una mujer mientras golpeaba mi rostro una y otra vez...me sujete el rostro con mucha fuerza por el dolor y bajé la mirada.

Ya estando listas nos llevaron a un pasillo muy largo lleno de bancos a los costados, al final de el pasillo se encontraba una puerta  muy grandre de color azul con un gran letrero al costado que indicaba muchos precios.

Me sudaban las manos asi que las seque en mi vestido y me puse en posición fetal para calmarme un poco. Senti una mano acariciarme la espalda y levanté la cabeza levemente,  una niña como de 8 años me consolaba para que mi llanto cesara, ver esto me rompia el corazón en mil pedazos ¿como es posible que le arrebaten la inocencia a un ser tan pequeño y frágil?

No aguanté mas y abrazé a la pequeña con mucha pena.

-¿ Cuál es tu nombre?- le pregunté mostrando una sonrisa forzada.

-me llamo Caitlin- dijo mientras me ofrecía su mano para saludarme.

-mucho gusto Caitlin, soy thiare- le dije y le recibí la mano para agitarla 3 veces.

Caitlin me habia caido bastante bien, conversamos de muchas cosas para hacer pasar el tiempo pero una señora regordeta y despeinada salió de la gran puerta y nos interrumpió nuestra divertida conversación.

-seran llamadas alfabéticamente-  anunció la mujer con tono cansador- cuando escuchen su nombre deberan caminar hasta esta puerta y cuando yo les avise entraran sin ninguna queja.

Dicho eso la mujer comenzó a llamarnos por orden alfabético. ..una a una las chicas caminaban con lágrimas en los ojos hacia la misteriosa puerta y luego después de entrar no volvian a salir,  esto no me ayuda a calmarme.

La mujer iba en la letra s, cada vez que avanzaba mi corazón latia a mil por hora, ya pasados unos minutos la letra s era historia ¡IVA EN LA T!.

-thiara ordenes- escuché salir de los labios de la señora, no podia mas ya veia mi nombre venir.

Era la única en el pasillo...miré al cielo en busca de un milagro pero este jamás llego.

-Dios ayudame porfavor, salvame de este sufrimiento, apiadate de mi señor- comenzé a susurrar mientras entrelazaba mis manos.

-Thiare Wood- el corazón se me detuvo por 1 segundo y me puse de pie tambaleandome un poco, me obligé a caminar al final del pasillo  y miré a la señora a los ojos, su mirada no expresaba nada si quiera, lo único que hizo fue asentirme con la cabeza para que entrara al cuarto, respiré profundamente y tomé cuidadosemente la perilla para girarla con las manos muy temblorosas.

Abri la puerta y la cerré tras de mi, caminé un poco confundida ya que no habia nadie en la habitación. De pronto alguien me abrazó por la cintura y me tensé al instante.

- tranquila- me susurró el hombre al oido, obviamente eso no me calmó.

Senti que sacó algo de su  bolsillo para luego verdarme los ojos delicadamente.

Este me tomó en brazos y me sentó sobre la cama.

- porfavor no me haga daño, solo soy una niña.. ¡PORFAVOOOR TENGA PIEDAD!!- El hombre no dijo ninguna palabra..solo me abrazo y me empezó a acariciar el pelo.

-no te hare daño- me dijo  mientras me tarareaba con una voz muy grave al oido.

Me mantuvo abrazada la hora completa sin siquiera pasarse un poco de la raya...de verdad estaba confundida ¿ porque no me hizo nada? Aunque en el fondo me sentia muy feliz, cuando la alarma sonó el hombre me soltó y me beso la frente.

- ya puedes quitarte la venda- me dijó con voz calmada, al hacerlo me di cuenta que estaba sola,  el hombre habia desaparecido antes de que pudiera verlo.

Amor a primera vista¡Lee esta historia GRATIS!