Capítulo 3

87 10 15
                                                  

Esa sonrisa, esa encantadora y tierna sonrisa que cautivaba todos sus sentidos por completo, podía recordar claramente la primera vez que vio aquellos hoyuelos dedicarle una tierna sonrisa ante la primera risa de los dos. Reconocía que tan encantadora acción la había puesto a sus pies por un momento hasta darse cuenta de que tan conmocionado estaba su corazón con alguien que sólo debería ser un colega.

—Hyun Bin, es un placer conocerte—estiró su mano frente a todo el equipo de la negociadora presentándose formalmente. Pero la sonrisa está vez si era para ella, la primera sonrisa que le dedicaba.

—Soy Son Ye jin—le devolvió el gesto con una preciosa sonrisa de ojos estrechando su mano y sintiendo el calor que emanaba de su piel.

—Espero trabajemos bien juntos—fue lo único que pudo decir hasta que uno de los del staff lo tomara suavemente del brazo y se lo llevara por un instante.

Intentó distraerse, el trabajo era nuevo, un rodaje de uno o dos meses sería todo el cruce que enfrentarían, no debía ahondar más pues como ella decía: "Luego del rodaje solemos no comunicarnos más", pero su mente y corazón habían decidido almacenarlo como una flor que guarda en el cuaderno hasta que muere y así se se vuelve una con las páginas.

Desde ahí, las risas no fueron las mismas, los roces tampoco y ni hablar de la relación de colega, ya que por más que intentara convencerse de que él era sólo su colega, sentía que el destino lo había traído para algo más que un simple compañero más.

—¡Les doy la bienvenida a la primera lectura del guión de la negociadora!—todos aplaudieron.

Los ojos de la asiática ligeramente se guiaron hasta la simpática sonrisa de su ahora compañero sintiendo como los latidos de su corazón llegaban hasta sus oídos tan claramente que podía jurar que tenía el corazón en la mano.

Volviendo en sí, fijó su mente en el presente, aquel hombre que la había cautivado con su carisma, hoy era su novio y futuro esposo. Fijó su vista en el reloj de la pared y poniéndose en contacto con su instructora, decidió entrenar un poco antes de rodar las grabaciones para Smart.

Su día básicamente se guió por la rutina que debía seguir, el viaje de binnie eran por lo bajo unas doce horas y aunque muriera por escuchar su voz por más desesperada que sonara, debía esperar, por lo que prefirió distraer su cabeza de los pensamientos acerca de su relación amorosa y guiarse por su vida laboral. Aquel día lo tenía libre de eventos por lo que podía planificarse como lo tenía planeado.

La noche la alcanzó y si bien se mantuvo pendiente de su trabajo en casa, fue un día muy agitado para Yejin. Si bien se había dado una ducha horas atrás, estaba segura de que quería un relajante baño de tina. Se dirigió hasta el baño para seleccionar un par de sales y unos pétalos de rosas para comenzar a preparar su baño, cogió su teléfono, su pijama y un par de toallas para así dirigirse hasta el cuarto de baño y comenzar a desnudarse.

El agua inundó sus sentidos, de inmediato aquella sensación de relajo la llenó por completo. Su celular vibró, secándose las manos lo tomó ilusionada, pero Instagram volvía a enloquecer con etiquetados sobre ella en supuestos futuros proyectos.

—Ya debería haber llegado a Qatar—soltó un ligero suspiro fijándose en la hora a la que se estaba dando un baño, pues era casi plena madrugada—¿Dos AM?—se sorprendió al ver la hora, no solía dormirse tan tarde pero su mente se había ido por completo entre sus pendientes.

Decidió acortar el tiempo en su tina para poder concretar su rutina de noche para conservar aquel suave y liso rostro que tanto le halagaban a sus 38 años. Pronto se fue a la cama y así decidió descansar, deseando que amaneciera para poder mantener contacto con su novio.

Because it's you [Binjin]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora