17.- Marina

58 4 8
                                                  

—¿Y bien? ¿Qué os parece?

Marina asintió con lentitud. Estaba alucinada. Alcanzó la taza de té que había dejado en la mesita de centro y dio un trago largo, tal vez demasiado largo porque, una vez en el esófago, el líquido tomó la dirección equivocada y la hizo empezar a toser desaforadamente.

—Espera, que te ayudo —Javi le golpeó un par de veces en la espalda mientras ella no paraba de toser, con esa tos dolorosa del que no puede respirar. La miró con preocupación—. ¿Estás bien?

—Sí —respondió, llevándose la mano al pecho—. Solo un poco asfixiada.

—Creo que mi idea de la revista ha sido una verdadera sorpresa para ella —contestó Enrique, divertido.

—Ha sido una sorpresa para todos —apuntó Javi, sonriente—. ¿Estás seguro de querer contar con nosotros? Habiendo trabajado en Vogue, puedes tirar de una lista de contactos maravillosa.

—Sí, lo sé, pero la verdad es que no me interesa. Quiero empezar de cero, montar algo que me guste, con lo que me sienta identificado y que además haga feliz a la gente que trabaje conmigo. Llevo... llevo un tiempo ya demasiado largo sin sentirme bien conmigo mismo y pienso que ha llegado el momento de ponerle solución.

Javi contrajo el rostro en un gesto de preocupación.

—¿Has estado mal?

Enrique sonrió:

—Nada que deba preocuparte ya. Entonces... ¿os gusta la idea?

Marina seguía mirando a Enrique en estado catatónico, incapaz de pensar, de moverse o de respirar. Una revista independiente, de tirada mensual al estilo de GQ o de Esquire, de moda para hombres, con consejos de salud, de decoración, de estilo, de cocina. Era la releche.

—Me parece genial que quieras contar con nosotros —contestó, recuperando el habla al fin—, pero...

—¿Pero? —Enrique alzó una ceja, intrigado.

—Me dedico al marketing online y tiene que haber algo que distinga a tu revista de gigantes como GQ o Esquire.

—Quiero centrarme en el hombre homosexual.

—¿Al estilo de la antigua Zero?

—Sí, algo así pero para hombres maduros. Tengo la impresión de que todas estas revistas están enfocadas a hombres muy jóvenes que quieren triunfar y les gusta el lujo sobre todo. También están hipersexualizadas. ¿Qué pasa si lo que te gusta es tener una vida sencilla, un trabajo en el que te lo pases bien pero no dé para grandes lujos, una pareja estable...? Mi lector es un emprendedor que teletrabaja, se cuida, lee y ve cine, le gusta la cocina...

—Veo que lo tienes bien pensado —Marina sonrió y dio un bocado a una de las magdalenas —. ¿Has pensado también cómo cuadramos nosotros ahí?

—Javi es ilustrador y diseñador gráfico. Se puede encargar del diseño de la revista, incluso podemos incluir sus ilustraciones en algunos artículos. Mi idea es que uno de los reportajes fijos sea un recorrido por los lugares gay-friendly de una ciudad española. Me gustaría ilustrarlo con un mapa. O, por ejemplo, las recetas de cocina pueden ir maquetadas en plan recetario antiguo en vez de las típicas fotos de siempre. La sección de moda podría llevar figurines, me encantan y ahorramos en modelos.

—¿Y yo?

—Tú te encargarías de llevar las redes sociales, de redactar la sección de cocina y la de decoración... Trabajo no creo que te falte. Eres muy versátil.

Lo que Enrique le proponía era el sueño de su vida, algo que había deseado desde los dieciséis años y tuvo que pensar en cómo ganarse la vida. Llevar una sección en una revista.

—¿Trabajaremos desde casa?

—Si queréis, sí —Enrique esbozó una sonrisa pilla—, pero vais a tener una redacción física en el tercero izquierda.

Javi abrió mucho los ojos.

—¡Vas a usar para la revista el piso de Matilde!

Enrique asintió. Se veía que se lo estaba pasando en grande.

—Quiero poder celebrar reuniones en algún sitio que no sea un coworking y tener un estudio para poder hacer fotos. También quiero poder dar fiestas de vez en cuando y la terraza de Matilde es ideal para eso. Seguro que Marina puede darme ideas maravillosas para decorarlo.

Los tres se miraron en un silencio cargado de posibilidades.

—Es un plan genial —susurró Javi—. Realmente genial. 

El amor es una epidemiaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora