Capítulo 23; La Liga de la justicia.

186 14 1

Al salir de clases Ed se ofreció a acompañarme a casa para poder hablar de lo ocurrido y antes de poder empezar una conversación, los chicos vinieron corriendo hacia a mi desde un paradero desconocido (estos tíos parecían ninjas).

Julia y Rachel me abrazaron instintivamente mientras Tom, Jem y Jake reían ¿aliviados?

Hacía bastante tiempo que nadie me abrazaba tan fuerte, y aún que el abrazo durara a penas unos segundos basto para hacerme pensar en Nate y humedecerme los ojos, que por suerte nadie noto.

-Emmm, ¿Hola?-. Dijo Ed queriendo dar señales de su existencia.

-¿Quién es este Wendy? ¿Amigo tuyo?- Me pregunto Tom ignorando por completo a Ed.

-Si, se llama Ed...

-Se presentarme.-Dijo seco y cortante.-Soy Ed, amigo de Wendy y vosotros debéis de ser las malas influencias.- Dijo con tono de burla en "malas influencias".

Los chicos empezaron a reír.

-Que va, nosotros en realidad somos algo así como "la liga de la justicia" y hemos reclutado a Wendy, por lo tanto sus amigos son nuestros amigos.-Dijo Rachel tendiendole la mano con una sonrisa.

Mano que el miro, ignoró, y finalmente asintió.

-Bueno Wen... Vamos ha quedar en mi casa esta tarde a las cinco y media, para organizar bien el siguiente movimiento. Vivo por aquí cerca te mandaré la dirección por whatsup, ¿va?-Se apresuró a decir Julia para parar el momento incómodo.

-Vale esta bien.-Me limité a contestar.

Los chicos se fueron entre risas y empujones dejándome sola con Ed.

-¿Qué a sido eso?- Le pregunté algo molesta.

-¿Eso no se supone que lo debería preguntar yo? ¿De qué les conoces?

-Son unos chicos muy simpáticos, y han querido incluirme como amiga por factores que tenemos en común, no es nada del otro mundo Ed, está en nuestra naturaleza humana ser sociables.-Dije subiendo el tono algo irritada.

-Hey Hey, esta bien, yo no seré quien te diga con quien o no estar, yo solo te digo que esos tíos tienen fama de meterse en líos por que acabaron en este instituto siendo expulsados de otro que hay por esta zona...

-Bueno, todos hacemos locuras alguna vez...-Murmuré indiferente encogiendo los hombros y empezando a caminar.

Tras resoplar, Ed se unió a mi en mi trayecto a casa y entonces mi móvil empezó a sonar.

"Número Oculto" aparecía en la pantalla, y aun que nunca los contesto, la curiosidad me pudo.

-¿Quién es?-Pregunté a secas.

-¿Qué tal tu visita al despacho del director?¿Ya has aprendido quien manda aquí?

-¿De qué vas? Eres la única que ha salido perjudicada de este asunto-Dije riéndome de Pamela que era quien hablaba desde la otra línea.

-¡Escúchame bien bicho raro! ¡Tu no eres más que una niñata sin amigos!, y sin mejor amigo ¿Me equivoco? Estoy segura de que se suicido, del asco que se siente al estar cerca de ti...

La rabia cada vez aumentaba mas y mas al igual que mis ganas de matarla...

-Además, ya puedes ir rezándole porque vas a sufrir, me las vas a pagar, al contrario que tu, yo tengo muchiiiisimos amigos que harían lo que fuera por mi, y estas avisada.-Tras lanzar sus amenazas colgó rápidamente para no darme oportunidad a decir palabra.

Mi ira y rabia eran tan grande en ese momento que me temblaban los puños.

Ed se había quedado de piedra mirandome, había podido escuchar algo de la conversación pero aún así no entendía nada.

Me limite a asentirle y le dije que mejor se lo explicaría por whatsup, que no estaba de humor para hablar.

Y antes de darme cuenta ya estaba en mi casa, despidiéndome de Ed y corriendo desesperadamente al sofá.

En la mesilla habían distintas notas de; "No estoy en casa llegaré en unas horas para cenar" "Oye si no llego a cenar cena sin mi", etc...

Me dispuse a echarme un rato y puse una alarma para irme a casa de Julia.

No tenía ánimos para comer nada, tan solo conecte los audífonos y me quede dormida...

Cartas a Peter Pan¡Lee esta historia GRATIS!