1-La Doña

1.4K 123 30
                                    

Cada día que me levanto odio más la vida y todo por culpa de aquel fatídico día donde fui arrebatada de mi inocencia y pureza adolescente. Aquella noche donde dos tipos enmascarados me bloquearon el camino, sin derecho a escapar, donde uno de ellos cometió el acto más cruel y pecaminoso que se le pueda hacer a una mujer.

¡Abusó de mí!

Muy larga fue la tarea de recuperarme—¡Pero lo logré!—Sólo que para ese entonces ya era tarde; tarde para ser aquella adolescente con planes a futuros, con sueños y metas que cumplir.

Hoy, por hoy me pregunto una y otra vez, ¿quién sería aquella desafortunada joven a quien buscaban esos tipos?. Claramente yo no era. Según ellos buscaban vengarce de mi padre, pero había un gran problema; ¡mi padre había muerto cuando yo era pequeña!

Desde ese momento supe que me habían confundido con alguien más. Pero ni eso, ni nada me iban a detener. ¡Yo me vengaría!, ¡no iba a parar hasta dar con aquel energúmeno que había acabado con mi vida en tan sólo unas horas!
.
.
.
Años después.

-Doña, ya todo está listo para su regreso.

-¡Perfecto!—dice una mujer que por su ropas finas, y sus costosas joyas rezumaba dinero, poder.

-¿Para cuando tiene pensado regresar?

-Mañana...mañana mismo estamos de vuelta. ¡Después de tantos años por fin regresaré!—camina hasta uno de los ventanales de la acomodada habitación. Su expresión era ruda, sus labios rojos quemados estaban fruncidos y en su mirada no había otro sentimiento más que odio—¿Estás seguro que todo está listo?

-Sí doña, recién acabo de hablar con él  tipo que contrató allá en Ciudad de México para lo de los papeles de la hacienda y ya me confirmó que todo está en ley—la exquisita mujer sonríe de medio lado, con un toque de maldad.

-¿Sabes donde está Constanza?—dice mientras se preparaba un trago—¿Quieres?—ofreciéndole de beber.

-Sí no es molestia...y con respecto a Constanza salió a resolver unos asuntos.

-¿Ya ella está enterada de lo de la hacienda?—le entrega un vaso con wisky.

-Sí doña, me tomé las molestias de informarle.

-Muy bien Chema, tu siempre tan eficiente—se le acerca provocativamente—Creo que debo recompensarte por eso—su tono de voz era pastoso.

-Esta es la mejor parte de los tratos con usted—deja el vaso con alcohol a un lado y de un súbito movimiento toma a la mujer por la cintura y la pega contra su cuerpo devorandole la boca en el proceso de un modo salvaje.

-Vamos a mi habitación.

^^Ciudad México.

-Eres un inútil bueno para nada. Desde ayer te dije que el cargamento estaría en el puerto hoy, ¿y ahora es que te dispones a buscarlo?

-Perdóname patrón es que me informaron que la policía estaría rondando la zona y no me quise atrever.

-No me quise atrever, no me quise atrever—repite burlonamente—¡Imbécil!. Ahora mismo te quiero en el puerto y me importa un carajo que la policía esté rondando la zona para eso estás entrenado, para el peligro y los riegos...eso sí, sale algo mal y eres hombre muerto.

-Sí patrón será como usted ordene.

-Rata...¿Pudiste contactar con nuestros hombres de Colombia?—respiraba agitado estaba claramente enojado, como de costumbre, no era algo nuevo en él andar con el humor por el suelo.

The Rivals_A&V (Terminada) Donde viven las historias. Descúbrelo ahora