Cena formal

195K 13.1K 1.7K

-Me siento como un pingüino.

Valerie rió y me acomodó el terno ajustándome la corbata. El traje me parecía una jaula asfixiante.

-Te ves muy bien para ser un pingüino -me aseguró con una sonrisa.

Solté un bufido.

-Espérame cinco minutos a que me cambie ¿sí?

-¿Cuál es la clave del internet? -pregunté sabiendo que tendría para rato.

Ella tendió una mano hacia mi pidiendo, evidentemente, mi celular. Poco después tenía milagrosa y hermosa señal llenando el dibujito de Wi-Fi.

-Vuelvo rápido -me aseguró apresurándose por las escaleras.

"La mentira más repetida de la historia" me dije mientras revisaba diferentes páginas. De manera casi inconsciente saqué un cigarro, me lo puse en la boca y ya estaba por encenderlo cuando recordé dónde me encontraba. Miré a mi alrededor asegurándome de que nadie me hubiera visto. Los papás de Valerie podían tener un detector de humo o detestar los cigarros y botarme a patadas si me descubrían. Jalé un poco la corbata, desacomodándola de nuevo. Miré el reloj de mi celular. El "angelito" acaba de pasarse de los cinco minutos prometidos. Empecé a hacer cálculos mentales. Exagerando ¿Cuánto tiempo podría necesitar? Unos dos minutos para lavarse. Otros dos para ponerse el vestido suponiendo que tuviera problemas con el cierre. Dos más para los zapatos imaginando que tuviera algún problema con los tacos. Un minuto para las joyas... o mejor otros dos... esos brochecitos siempre son problemáticos y finalmente el maquillaje. Suponiendo que le demorara un minuto cada ojo y otro la boca eran tres minutos. En total...once minutos. Mierda. Todavía tenía para rato calentando ese sofá. Ya empezaba a impacientarme. Cogí mi teléfono y miré la hora de nuevo. Sonreí cuando una idea cruzó mi mente.

Yo: Un minuto más y subo (09:22 pm)

      Quedas advertida (09:22 pm)

Valerie asomó su cabeza casi al instante por las escaleras.

-¡Ni te atrevas!

-Estás gastando tu tiempo -le advertí.

Ella desapareció corriendo hacia su cuarto de nuevo.

Angelito: Ya contesté, tengo derecho a 8 minutos más! (09:23 pm)

Yo: Apúrate por favor (09:23 pm)

Angelito: Bajo en un toque :) (09:25 pm)

              No refunfuñes ¿sí? (09:25 pm)

              No seas un malhumorado (09:25 pm)

Estaba por contestarle que yo no era ningún malhumorado cuando la vi bajando por las escaleras. Llevada un vestido dorado que le quedaba como pintado. Tan fascinado estaba contemplándola que por poco no noto que bajaba apresuradamente las escaleras como intentando evitar una entrada de princesa. Poco faltó para que se tropezara y rodara escaleras abajo.

-Repito lo que te dije: Vale la pena el gimnasio.

Ella rió.

-Espera, a ti eso te parece un mal cumplido ¿no? -me burlé -¿Qué tal..."valió la pena la espera"?

-Mucho mejor -sonrió.

-Soy un experto, qué puedo decir -me encogí de hombros sabiendo en el fondo que había algo de verdad en mis palabras.

-Ya te desacomodaste la corbata de nuevo -me reprendió como se riñe a un chiquillo a la vez que ignoraba mi comentario y me ajustaba nuevamente esa especie de cuerda asesina.

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!