♥ Episodio catorce. ♥

171 33 22
                                                  

Un Omega estaba desnudo sobre la cama, la sábana solo le cubría de la cintura hacia abajo, el beta se le quedó mirando, la piel lechosa del Omega tenía marcas de chupetones y de mordidas, aunque el tampoco de quedaba atrás, tenía rasguños en su espalda y mordidas en su hombro que Yut le había echo, y si su sabiduría no estaba caduca, eso solo significaba que el Omega lo había proclamado como suyo.

Se acercó a la cama y beso los labios del Omega con suavidad.-despierta, ya amaneció.-

El pelinegro se removió, y sus ojos pudieron distinguir la luz que entraba de las ventanas.-¿Qué hora es?-

-casi medio día.-respondió enternecido mientras tomaba el plato que hace poco había dejado sobre el buró.-traje esto para tí.-

Los ojitos del Omega se iluminaron cuando vio un pay de limón.-gracias.-con algo de dificulta logro sentarse y recargar su espalda en la madera de la cabecera.-me duele todo el cuerpo.-

-me disculpo por eso.-

Yut comenzó a llenar su boca con su postre favorito.-no llevamos ni dos días como novios y ya nos hemos acostado.-

-si sientes que estamos llendo demasiado rápido debes decirlo, trataré de sobrellevar esto a un paso tranquilo.-

Yut negó.-no me molesta.-

El celular del beta sonó, observó la pantalla y sin dudar abrió el mensaje que su amigo le había mandado.-Yut, ¿Quieres salir?-

-¿Salir? ¿A dónde?-

-¿Recuerdas a Aoi?-

Sus recuerdos pasaron deprisa, a la única persona que conocía por parte del beta, era al Omega pelirrojo de aquel club.

-¿El cabeza de zanahoria?-Blanka negó con una sonrisa.

-si, él, acaba de invitarnos a una salida en la zona sureste.-

Yut lo dudó un poco, señalo a ambos con su cubierto en mano.-¿Nos?-

-si lindura, a tí y a mí.-

-pues no tengo nada que hacer, sería buena idea salir un rato.-

-bien.-el beta lo beso y se alejo de la cama en dirección a la salida. -bañate y enlistate después de almorzar. Bajaré a hablar con tu padre sobre una reunión que lo trae como loco.-

-bien.-

♦♦♦

Después de tomar el baño, Yut se vistió con una camisa blanca, de cuello alto y mangas largas. Un jean ajusta azul marino, y unos tenis blancos.

Cuando estaba por peinarse, la puerta se abrió y el beta ingreso, exáminandolo con la mirada.-te vez hermoso.-

-gracias.-

Se acercó hasta el tocador y le tendió la mano al pelinegro.-déjame hacerlo.-

Yut le entrego el peine y se dedicó a disfrutar de las caricias en su cabello, el beta era bueno en todo lo que hacía.

A los pocos minutos, termino de trensarle el cabello, dejando ver aquellas orejas con unos aretes en forma de flores blancas.-me gusta tu cabello.-

Me recuerdas a ella.

-¿También... Te gustaba el de tú amiga?-

Por alguna razón, el beta sentía la incomodidad y tristeza del Omega. Se puso frente a él y se arrodilló sin pensarlo dos veces.

-hey, basta.-entrelazó sus manos con las ajenas.-lamento lo que dije, no quiero que el recuerdo de ella se interponga entre nosotros, si deseas puedo olvidarla.-

El de procedencia china se sorprendió, pero después de unos minutos se atrevió a hablar.-lo he pensado, y no quiero que te olvides de ella, ella es un hermoso recuerdo que va contigo, sería egoísta de mi parte si te pidiera olvidarla.-

>Yut es la mejor persona con la pude haberme topado. Amo su comprensión y su forma de ver las cosas.<

-no la olvidaré.-sonrió.-pero quiero que entiendas que tú eres lo más importante en mi vida.-sin dudarlo, unió sus labios, aquel suave toque era un éxtasis diferente.-debemos irnos.-

-bien.-

♦♦♦

Al llegar a la zona sureste, la pareja Omega/Alfa ya estaba ahí. El pelirrojo les hizo señas con una amplia sonrisa, mientras que a su lado, estaba un alfa con cara de pocos amigos.

-¡Me alegra que hayan aceptado nuestra invitación!-

Blanka sonrió.-Aoi, te presento a Yut, mi pareja.-

-mucho gusto, mi nombre es Aoi.-el Omega parecía extremadamente feliz, se acercó al Omega azabache para estrechar la mano ajena.-te ví en el club la otra noche, le comenté a Blanka que eras un Omega hermoso.-

-gracias. También eres lindo.-

El pelirrojo se acercó a su alfa, le acercó sujetándolo del brazo.-este es mi novio, Troy.-el alfa solo asintió levemente como  forma de saludo.-hay que darnos prisa para poder comer después del recorrido.-

En un principio entraron a un parque de diversiones, Yut estaba un poco incómodo, no era de las personas que convivía mucho con otras, pero afortunadamente el Omega pelirrojo se acercaba para poderle hacer la plática.

Se acercaron a un juego en dónde debían lanzar cinco dardos y romper algunos globos, Blanka rompió los que tenían un alto puntaje, ganándose un oso de peluche un poco grande.

-toma.-se lo entrego al Omega azabache y este enrojeció, más cuando Aoi los vió y soltó una adorable risa.

Un hermoso conejito blanco de felpa se atravesó en la vista del pelirrojo, lo sujeto con asombro y miró a su alfa con curiosidad, pero Troy aparto la mirada mostrando indiferencia.-este es para ti.-

Afortunadamente el pequeño Omega conocía a su pareja, sabía que no demostraba mucho sus emociones, pero que aún así lo amaba como nunca nadie lo había amado.

-gracias. Es lindo.-

Después de aquel juego, subieron a unos cuantos mecánicos, no muy extremos, pues ambos omegas se habían negado rotundamente.

Cuando el atardecer comenzó a caer, antes de que cayera la noche, decidieron subir a la rueda de la fortuna, cada pareja en cubículos diferentes.

Había dos asientos largos, uno frente al otro. El Omega tenía la mirada en la ventanilla mientras el cubículo cada vez subía un poco más. Su alfa le mirada desde el asiento de enfrente.

-me estoy divirtiendo mucho, Yut es agradable, aunque se que está nervioso.-una triste sonrisa se formó en sus labios.-Blanka me habló un poco sobre él.-

-¿Si?-el Omega asintió sin apartar la mirada del cristal, podía verse el parque completo.

-se que Blanka lo ama y no se atreverá a dejarlo solo, pero aún así quiero que Yut me consideré su amigo, quiero ser un apoyo para él cuando sienta que no puede hablar con Blanka.-

El alfa se mordió el labio inferior.-por eso te amo.-se levantó y se sentó a un lado del Omega, esté le miró en cuanto el alfa le tomó de las manos.-siempre quieres ayudar a la gente que te rodea, tú corazón es tan puro que no soportas el dolor ajeno.... Yo no te merezco.-

-¿Quieres terminar?-cuestionó el Omega con tono divertido.

-si.-su sonrisa se borró y su pecho comenzó a doler.-ya no te veo como mi novio.-el alfa se levantó, pero solo para arrodillarse frente al Omega.-te veo como algo más, te veo como mi compañero de toda la vida, mi soporté y mi camino...-le tomó de la mano izquierda mientras mostraba un hermoso anillo plateado con unas pequeñas flores de decoración.-¿Quieres ser mi esposo?-

Aoi no lo soporto más, dejo que las lágrimas se escaparan y asintió entre lágrimas.-si, si quiero.-

Troy sonrió ampliamente, le coloco el anillo en el dedo correspondiente y después lo abrazo con fuerza, pero aún así el Omega no dejaba de llorar.-eres un estúpido.-susurro llorando y riendo al mismo tiempo.-me asusté, ¡No quiero perderte!-

-te amo, te amo demasiado.-

>>>

With You.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora