🌊SU SANTIDAD, PERDONEME POR QUE HE PECADO🌊

5.2K 469 989
                                    

El calor en esa habitacion era inmedible, Wang Yibo se mantenia aferrado a los brazos de Zhan mientras este se dejaba envolver en su totalidad por las llamas del infierno por donde ahora navegaban.

Yibo seguia explorando la cavidad bucal del padre, este se habia cepillado y su sabor era a pasta dental colgate triple accion y yibo se perdia en su boca.

Zhan continuo perdido en los besos de su Didi, el beso que ambos compartian era voraz, yibo lo mantenia cerca de el rodeando su cuello con sus brazos mientras zhan trazaba figuras en su espalda sobre la suave tela de la camisa blanca de algodon pegandolo mas hacia el al mismo tiempo que escuchaba jadear a Yibo en su boca.

-Padre Zhan, mas... mas- Suplico Yibo

Y siguieron besandose, zhan era un hombre de 28 años aun virgen, jamas en su vida habia tenido la necesidad de autocomplacerse, siempre que sentia su cuerpo arder en deceos carnales se ponia de rodillas y pedia a Dios que lo ayudara con sus deceos y estos se iban luego de rezar por algun tiempo, no tenia experiencia alguna en las relaciones sexuales pero su instinto de hombre lo guiaba a usar su lengua y hacer estremecer al chico que tenia en sus brazos, mientras seguian en la danza de los besos apasionados zhan desabotono dos botones mas y bajo el cuello de la camisa descubriendo su hombro.

Zhan dejo la boca de su Didi, beso su mejilla y se encaminó a ese cuello para explorar ese nuevo mundo que habia anhelado y que ahora se convertia en una realidad.

Zhan no quiso ser una bestia y coloco besos sutiles y delicados percibiendo la textura suave de su piel blanca y yibo gruño, el no queria delicadeza, el queria un animal.

-Padre Zhan, no me tortures- Imploro Yibo

Zhan obedecio a su Didi y sus sutiles besos se convirtieron en chupetones que se convirtieron en pequeñas marcas dejadas por la intencidad de la succion haciendo que Yibo comenzara a temblar en sus brazos y empujando mas su rodilla en la entrepierna del cura.

El padre desaboto mas botones para bajar mas la camisa y descubrio sus aun rosados pezones, los vio detenidamente y se paso la lengua por sus labios saboreandose, acto seguido se inclino y saco su lengua dando una suave lamida.

-Dios!!- Gimio Yibo al sentir la humedad de su lengua. Bonita forma de acordarse de Dios.

Zhan comenzo a dar suaves succiones una y otra vez y yibo sintio desfallecer.

-No lamas, chupa- Ordeno Yibo -Ordeñame cual campesino a una vaca, cual becerro a su madre, saca de mi la leche que no tengo- Zhan seguía cada una de las indicaciones dadas por Yibo -Padre, ahora muerde, marcame... quiero ser tuyo para siempre-

Zhan lamio, zhan chupo.. zhan mordio a yibo dejando marcas en su pecho, entre el calor de los besos zhan y yibo se acercaron a la cama.

Y Zhan inclino lentamente a Yibo sobre la delicada tela de que cubria el colchon matrimonial de su habitacion, los ojos de zhan eran cafe claros y lo miraba con sed y deceo de el, su respiracion era agitada y sus labios yacian inchados debido a los intensos besos, ambos se quedaron viendo a los ojos.

-Por que paras?, No pares, sigue-

-Yibo yo...- Intento hablar zhan con los ultimos restos de cordura y razon que aun le quedaban.

-Padre, olvidate de todo, olvida tus habitos, olvida los malditos prejuicios, solo soy yo, mirame, wang yibo, tu pequeño didi, te necesito tanto-

Yibo tomo una vez mas el rostro del padre zhan y ambos se besaron con pasion olvidandose de todo a su alrededor, solo eran ellos dos. Zhan termino de desabotonar el resto de los botones de la camisa de yibo y se lanzo nuevamente a sus pechos de hombre, lamio y mordio sus pesones y bajo lentamente hasta llegar a su ombligo y pelvis.

EL CRIMEN DEL PADRE ZHANDonde viven las historias. Descúbrelo ahora