Narra Zayn

Qué manera de empezar, diciéndole a Brenna que trabajo con mi padre cuando no es así, bueno en parte sí, pero no de la manera que ella cree. Luego del espectáculo de las fotos y todo eso el teléfono de Brenna empezó a sonar en señal de que alguien la llamaba, ella se va a la cocina a contestar y tan pronto como de va vuelve extendiéndome su móvil, confundido sujeto el teléfono en mis manos para luego llevarlo a mi oído.

"Zayn aquí"- digo fijando mi mirada en la de Brenna quien solo se encoge de hombros.

"Soy Jenna, la hermana de Brenna, me preguntaba a qué hora piensas traer a mi hermana a casa chico sexy"- yo solo me río al escuchar el apodo que ella decide usar.

"A las ocho en punto ella estará en casa, y gracias por el apodo"- le digo esbozando una sonrisa, Brenna solo me observaba con el ceño fruncido.

"Eso está bien para mí, cuídala, si llega con un rasguño a casa, no dudaré en golpearte las pelotas"- me sorprende diciendo, esperaba una amenaza, pero no una tan directa.

"No te preocupes está en buenas manos"- es lo único que digo antes de que ambos colguemos.

"Qué quería?"- pregunta Brenna en cuanto le devuelvo el móvil.

"Saber a qué hora te llevaría a casa, solo eso"- respondo con desdén y ella no hace nada más que guardar su teléfono en su bolso.

"Qué haremos?"- pregunta Liam llamando mi atención.

"Yo creo que deberíamos ir a Nando's"- sugiere Niall, él siempre pensando en comida.

"No, mejor veamos una película, no quiero salir ahora"- dice Brenna. Después de discutir si salir o quedarnos, de igual modo nos quedamos en la casa de Harry, mirando la película que Brenna insistió tanto en elegir, y para mi sorpresa no puso nada muy romántico como esperaba, en cambio eligió una de mis favoritas, Diarios de la calle.

He visto esta película unas cinco veces, y todavía le presto la misma atención que la primera vez, quizás es porque de algún modo me siento identificado, he sido discriminado por mi religión más de una vez y no quisiera decirle a nadie lo que hice respecto a eso, y con ese alguien me refiero a Brenna, la verdad es que por alguna razón me aterra que ella sepa algo de lo que yo hice y sigo haciendo.

La película llegó a su final, aún tenía una hora para estar con Brenna, así que salimos a patinar sobre hielo, el frío que hacía en Londres debería ser aprovechado de alguna manera no?, a pesar de que siempre evito ir a ese tipo de cosas, hoy lo haré por Brenna. Mientras Liam iba a buscar a su chica, nosotros nos adelantamos.

"Qué tal si hacemos una carrera!?"- grita Harry del otro lado de la calle, en cuanto nos detenemos cuando el semáforo está en rojo.

"No creo que sea buena..."- Brenna no termina su frase, la interrumpo para responderle a Harry.

"Hecho!"- le grito de vuelta a Harry, ya estaba listo para salir disparado solo hacía falta la señal del semáforo, le doy un último vistazo a los chicos quienes estaban empeñados en salir corriendo en cualquier momento. Todos sabemos muy bien que yo voy a ganar, siempre lo hago.

"Sujétate"- le digo a Brenna, pero me doy cuenta de que no hace falta que se lo diga, cuando vi que la luz roja cambió a verde, salí disparado, Brenna dejó salir un chillido y se apegó más a mí. La adrenalina que recorría mi cuerpo era inexplicable, la brisa impactar contra mi rostro, los brazos de Brenna aferrándose a mí, Harry gritando como loco, el subidón de energía que sentía, era lo máximo.

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!