Aclaraciones

188K 13K 3.7K

Me dejé caer en la silla de la cafetería junto a mis amigos. Estaba por sacar un cigarro cuando vi a uno de los profesores husmeando por ahí. Decidí que de momento no me provocaba ocasionar problemas y guardé la cajetilla. Andrei bromeaba sobre una gorda que había visto la noche anterior en un bar intentando hacerse al chico de la barra.

-¿No comes nada? -me preguntó Javier.

-¡Come, mierda! -Tomás me lanzó un Dorito.

Conteniendo una sonrisa aplasté su Dorito con un puño. Hernán, que había estado a punto de cogerlo hizo una mueca sobreactuada de dolor que generó más risas. 

-¿Quieres que coma? -pregunté.

-Deberías -me respondió Mateo -me da hambre verte ahí sentado sin nada al frente.

-Dame tu comida entonces -sonreí engreídamente.

-Ni muerto.

-Cuidadito que ahorita te mata -bromeó Javier.

-Dámela -reí entre dientes.

-Vete a hacer cola -Mateo se concentró de nuevo en su almuerzo.

Inclinándome sobre la mesa le arranché a Tomás su bolsa de Doritos y la rompí a la mitad de la mesa.

-Coman todos, yo invito -reí.

-¡Hey! -protestó mi amigo.

-Para qué me tiras cosas, pe -le dije cogiendo un puñado de Doritos y llevándomelo a la boca generando la risa de todos.

-Te odio -rió Tomás también abalanzándose a recuperar cuantos Doritos podía que resultaron ser pocos porque todos se habían lanzado a atacar.

-Bueno, bueno, dejémonos de tonterías -Hernán consiguió algo de silencio -vamos a lo interesante.

Todos lo miramos atentos. Cuando sus ojos se clavaron en mí, tenían un brillo malicioso que identifiqué con facilidad y supe al instante a qué se refería. Mierda.

-Castiel, ¿qué travesura estuviste haciendo en mi casa de playa todo el fin de semana?

Mis amigos empezaron a hacer bulla y a burlarse.

-De todo -respondí en tono de broma.

-¿Con cuántas? -preguntó uno.

-Con más de las que tú tendrás en tu vida -me burlé.

Los demás rieron a carcajadas.

-Pero hablando en serio -insistió Hernán -¿Qué fue?

-Quería apartarme de la sarta de basura que son ustedes al menos unos cuantos días.

Bromeamos un poco más al respecto, pero me negué a decir palabra alguna sobre lo que había pasado ahí en realidad. Pronto se aburrieron de persistir e iniciaron diferentes temas de conversación por toda la mesa. Hernán, que estaba a mi lado me miró en silencio, estudiándome mientras Javier empezaba a debatir que chica estaba más buena en la cafetería. Fingí interés en la conversación y Hernán hizo lo mismo, aportando con sus propios comentarios.

-¿Saben quien está hecha una diosa? -Mateo comentó -Miren a las y cuarto.

Todos giramos hacia la mesa que estaba indicando. Un grupo de chicas reía y conversaba.

-La pelirroja -especificó y todos asentimos acordando con él.

-Pero Jane está mejor -afirmó Tomás.

Al instante inició una discusión a la que Javier no perdió tiempo para sumarse.

-¿Sabes quien también está re-buena? -Hernán me dio un golpecito en el brazo -la chica esta que te chuntaron como castigo.

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!