3| El Señor Don Juan.

15.8K 1.5K 460
                                              

Cap. 3| El Señor Don Juan.

POV: Killiam

Joder, ¿Cómo pude olvidarme de que la chica Qué-te no me había devuelto mi cédula de identidad?

Tendré que hacer la diligencia de ir a sacar otra, pero con lo ocupado que estaré en estos días es posible que acabe en la cárcel por no traerla conmigo.

Me encuentro conduciendo hacia el disco-bar que Tom escogió para festejar de mi nuevo avance en mi carrera.

Se supone que debía estudiar administración de empresas, finanzas o unas de esas carreras que giren entorno a la vida empresarial, pero nunca me interesé en algunas de ellas, lo que me llamaba la atención era ser un doctor, como tío Evan, siempre me atrajo esa necesidad de ayudar a los demás, de brindarles apoyo para mejoría de su vida y salud. Siempre supe que mi vocación era estudiar medicina. Pero fue a los 15 años que me di cuenta de lo escogería estudiar: Psicología.

Cuando les conté a mis padres de cual era la carrera que quería ejercer se sintieron sorprendidos, pues pensaban que sólo era la admiración que sentía hacia mí tío y no algo que en realidad escogiera como carrera universitaria.

Al principio estuvieron algo contrariados por mi decisión, y no porque pensaran que la carrera no era tan buena, sino porque yo debía ser el próximo heredero de las empresas Moore. Inc.

Pero supieron como arreglar todo, ahora el próximo al mando de las empresas Moore será Melody, ella tiene sangre Moore, por lo tanto tiene todo derecho de ser quien esté al mando, ya cuando mi padre decida que es momento de retirarse. Y no es que no obtendré un porcentaje de la herencia, sino que ahora no seré la cabeza del legado familiar, nadie juzgo mi decisión, siempre me apoyaron en cumplir mis metas y estoy más agradecido porque supieron respetar mi decisión.

Aparco el auto y bajo. Llego a la entrada y sin problemas me dejan acceder al lugar.

Me acerco a la barra y ahí me encuentro a Tomás.

Él al verme se pone de pie y me abraza dando palmadas en mi espalda.

—¡Felicidades, hombre! ¡Sabía que lo conseguirías!—exclama para escucharse por sobre la música—¡Celebremos esto a lo grande!

Río y nos sentamos en los taburetes frente a la barra. Pido un trago el cual me entregan sólo en segundos.

Luego de una ronda de tragos, Tomás se encuentra bailando con una despampanante pelirroja, mientras yo me encuentro hablando con dos chicas que se me acercaron.

Siento una mano posarse sobre mi hombro, luego siento el aliento de esa persona rozar mi oreja.

—Hola, hola.—dice. No tardo en saber de quien se trata.

Volteo y me encuentro con una sonriente Nathaly.

—Nath—digo sonriendole de vuelta—Qué coincidencia encontrarte por acá.

—Sí, te vi sentado acá y quise pasar a saludar. De hecho vine con Melody, ella fue al baño un momento—dice, yo asiento—¿Qué tal te fue en la entrevista de trabajo?

Para ese momento me doy cuenta de que las chicas con las que estaba conversando miran con evidente fastidio a Nathaly.

Me volteo completamente hacia Nath para seguir conversando, sé que es algo grosero de mi parte, pero las chicas tal parece entienden la indirecta de que nuestra plática ha llegado a su fin y se van.

De su psicólogo a su novio © [#2] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora