Cap. 11

1.2K 87 11

Cuando volvemos al departamento, vemos a Annie llamando a la abuela de Finnick, Mags. También veo a Finnick hablando demasiado preocupado con Magde. Peeta cierra la puerta de un golpe que hace que todos se estremezcan. Finnick corta la llamada y Annie me mira preocupada. Magde viene hacia mi y me abraza. Luego le dice algo a Peeta que no llego a escuchar y el asiente. Veo a Finnick indeciso si quiere venir si o no y luego Peeta se acerca. Primero parece tranquilo. Pero luego le da un puñetazo en la mandíbula. Finnick le devuelve el puñetazo y voy corriendo a separarlos. Pero veo que Gale se me adelanta y los separa. Peeta esta sangrando por la nariz y lo llevo hacia la cocina para curarlo mientras Finnick y Annie se retiran. Gale se va con ellos. Magde trae el botiquín de emergencia. Miro a Peeta con una cara de: "¿Que rayos pensabas?" A lo que el solo encoge los hombros. Magde me pasa todo lo que necesito para curar a Peeta. Cuando le pongo un poco de algodón en la nariz y dejo su cabeza hacia arriba, Magde se retira. Y me quedo mirando a Peeta, mientras el sigue con la cabeza hacia arriba. Me produce unas ganas de darle una cachetada por la burrada que ha echo. Y lo miro con unos ojos inyectados de furia. Cuando me levanto para ir a traer mas algodón el dice:

-Dime que no estas molesta

-Molesta no ¡Estoy furiosa!

-Pero defendí tu honor

-¡¿Mi honor!? Peeta, yo podía arreglar este problema sola

-Te llamo de la A hasta la Z en la cena

-Peeta...

-¡No! Te defendí y si no lo quieres aceptar pues haya tu ¡Yo no me siento culpable!

Entonces me doy cuenta de que solo lo hizo de manera para protegerme. No lo hizo por ser violento ni por nada. Solo quería defenderme. Me acerco hacia el. Bajo su cara un poco y lo miro. Miro esa nariz con el algodón puesto y la sangre en el y lo beso. Es un beso tranquilo. Pero Peeta intensifica el beso aun mas veloz y mas pasional. Comienza a repartir pequeños besos por mi cuello mientras yo intento desabotonar su camisa. Cuando veo unas manchas en la camisa de Peeta. Unas manchas rojizas y me separo. Veo que la sangre comienza a salir de nuevo y levantó la cabeza de Peeta otra vez. El primero me mira con confusión, pero cuando le señaló la camisa con gotas de sangre se da cuenta. Y se queda quieto. Le digo que se recueste en el sofá con la cabeza levantada. Y el me obedece. Me voy a mi habitacion a quitarme el vestido y a desmaquillarme. Cuando termino, vuelvo al sofa en donde veo a Peeta durmiendo. Ya paro la hemorragia porque ya no sangra su nariz como antes. Voy hacia donde esta para quitarle el algodon de su nariz y cuando estoy a punto de hacerlo, el me agarra de la muñeca y me pone debajo de el. Me comienza a hacer cosquillas y no puedo controlar mi risa. Le digo a Peeta entre risas

-¡Para! -digo riendo-

-¿Katniss no aguanta las cosquillas?

-¡Basta!

-Hasta que digas perdon por la escena y me digas que soy maravilloso -dice mientras sigue con las cosquillas-

-¡Ya! ¡Perdon! -digo riendo-

-Te falta que digas que soy maravilloso

-No desesperes -digo riendo mas fuerte-

Entonces para y me mira. Agarra mi cara entre sus manos y me da un beso tierno, calido y que demuestra todo su cariño. Cuando se separa me dice:

-No sabes cuanto te quiero

-Yo mas

-Y yo no quiero ninguno

Volteamos para ver quien dijo eso y era Magde vestida con un pantalon y una camiseta de pijama. Ella de comienza a reir y va para la cocina. Peeta me mira con una sonrisa y me dice:

-¿Dormire aca o en tu cuarto?

-Aca nomas -digo sonriendo-

-¿Por que?

-Porque recien estas en primera base

-Katniss

-Buenaa noches

Entonces me salgo de ahi y le deposito un beso en la mejilla. Apago las luces de la sala y lo veo acomodarse a regañadientes. Pongo una sonrisa en mi cara y me dirijo a mi habitacion. Y me quedo dormida tranquilamente.

Looking for a Murder¡Lee esta historia GRATIS!