Capitulo~15~Día de vacilar a Bieber.~

1K 47 0

NarraJustin.

Había pasado casi una hora en la habitación sin mi madre y ______.

Me visto con el estilo de siempre, supras blancas, gorro rojo, pantalón negro y camiseta negra y peino mi flequillo hacia un lado, sabía que tanto a mi madre como a ______ le gustaba.

-Por fin bajas, pensábamos que te habías dormido en la bañera.- dice mi madre antes de empezar a servir la comida en la mesa.

-No puedo permitirme ese lujo porque posiblemente, ______ vendría y me mancharía con nata.- digo divertido.

-Rencoroso!- dice ______ divertida
Suelto una carcajada y beso su mejilla.
***
_______ timbra dos o tres veces en el timbre de la casa de Chloe y mira hacia el coche en el que estamos Ryan, Chris, Chaz y yo esperándolas.
-Hola!- dice Chloe entrando en el coche.
Se sienta en medio de Ryan y Chris y conduzco hasta la casa de Tom.
-Iré yo a timbrar.- dice Chloe bajándose del coche.
Corre hasta la entrada del edificio y tras timbrar un par de veces, Tom baja.
-No me acostumbro a verlos juntos.- dice ______ divertida al ver como Tom y Chloe se besan.
Toco la bocina del coche y los dos caminan hacia el coche.
Narra _______.
Mi madre había dicho que no estaría mal que llevara un vestido blanco o rosa asi que yo llevaría el blanco y Chloe el rosa.
Justin estaciona el coche en el aparcamiento del centro comercial y salimos del coche.
Una pareja que pasa por al lado nos mira confusos, los entendía, acababan de salir 7 personas de un coche de 5.
Subimos a la planta de arriba, donde se encuentran las tiendas de ropa un poco más elagantes y decidimos que será mejor que compremos antes lo mio y de Chloe.
-Y cuando es la boda?- pregunta Chloe mientras caminamos hacia los probadores de la tienda.
Los probadores eran grandes asi que decidimos entrar las dos en el mismo para ayudarnos con las cremayeras.
-Dentro de dos semanas. No sé como lo organizará.- me desvisto y quito el vestido blanco de la percha.
Cuando Chloe sube la cremayera de mi vestido, es ella quien se desviste esta vez y le ayudo a subir la cremayera de su vestido.
-Nos los quedamos, verdad?- dice Chloe con una gran sonrisa al vernos en el espejo del probador.
-Claro, son perfectos.- digo con una sonrisa.
Salimos del probador con los vestidos puestos y caminamos hacia donde esperan los chicos.
-Qué tal?- digo mirándome en el espejo.- Justin, se te va a caer la baba.- digo divertida.
Justin me mira con una sonrisa pícara y suelto una carcajada.
-Pues este se ha dicho.- me miro por última vez en el espejo con Chloe y caminamos de nuevo hasta el probador para cambiarnos la ropa.
El vestido de Chloe era sin mangas, rosa y largo, parecía muy frágil con ese vestido y al contrario del mio, el mio era blanco, por encima de la rodilla y sin mangas.
Después de pagar los vestidos, salimos de la tienda y entramos en una de zapatos, tenía pinta de ser muy cara pero era el día de la boda de mi madre y no quería ir hecha un desastre.
-Puede darme este zapato en el __(número de zapato que uses)?- pregunto a la dependienta que hiba muy arreglada.
La chica asienta y en menos de dos minutos, llega con una caja que abre y de ella saca los zapatos que había pedido en una talla más.
Me siento en los sillones que había para probar los zapatos delante de un espejo en el centro de la tienda y Justin se arrodilla delante mia.
Le miro con el ceño fruncido y sonríe.
-Princesa?- dice ofreciéndome uno de los zapatos para ponérmelo.
Noto como mis mejillas se calientan cuando me doy cuenta que la dependienta y una pareja que acaba de entrar en la tienda observa la escena y sonrío.
-Príncipe?- digo riendo.
Ryan saca una foto con su móvil del momento y cuando Justin termina de ponerme los zapatos de tacón alto color crema, me levanto y me miro en el espejo.
-Me los quedo.- digo antes de volver a sentarme en el sofá.
Los zapatos de Chloe ersn abiertos, de aguja y negros. Los pagamos y salimos de la tienda.
Entramos en un Starbucks del centro comercial y cuando nos sirven nuestros batidos, salimos con el propósito de buscar los trajes para los chicos.
***
Chloe y yo reimos al ver como todos salen con el mismo traje, la misma camisa y la misma pajarita.
-No aguanto esta pajarita!- dice Justin tirando de la pajarita.
Suelto una carcajada que me resulta imposible reprimir y me camino hacia Justin.
-Si estás muy guapo así!- tiro de la pajarita acercándole a mi y le muerdo el labio inferior.
-Deja de vacilarme por hoy.- dice Justin divertida.
Suelto una carcajada.
-Hoy es el día de vacilar a Bieber.- dice Ryan desde la otra esquina de la fila que habían hecho delante mia y de Chloe.
-Prefiero corvata, por favor.- Justin pone ojitos.
Conoce mi punto de debilidad.
-Está bien pero llevarás esta.- digo ofreciéndole una corvata rosa.
-Hecho.- dice con una sonrisa, una sonrisa de alivio.
***
Narra Justin.
-Y si le suplico a tu madre que deje que te deje otra noche en casa?- digo mientras rodeo la cintura de _______ con uno de mis brazos.
-Inténtalo.- dice _______ mirándome divertida.
_______ abre la puerta de la casa y cuando veo a su madre, me arrodillo delante de ella.
-Puede quedarse otra noche en mi casa? Por favor.- suplica Justin cogiéndole la mano a mi madre.
Mi madre y yo reimos.
-Hija, ya se cual es tu punto débil.- dice mi madre.
Suelto una carcajada.- Los ojos mieles son irresistibles.
Justin rie y mira a mi madre.
-Por favor, mi madre está en casa.- dice antes de que mi madre acepte.
-Mañana te recojo del instituto, vale? Tenemos que ir al centro de New York a mirar mi vestido.- dice mientras meto el uniforme en mi mochila.
-Vale.
Doy un beso en la mejilla de mi madre y tras coger mi mochila del instituto y despedirme de ella, salgo de la casa con Justin.
Al día siguiente...
Narra _______.
-Hola, mamá!- digo antes de dar un beso en la mejilla de mi madre.
-Hola, cariño!- dice antes de que deje la mochila con los libros en uno de los asientos traseros.
-Hablamos después.- dice Justin haciendo una mueca.
-No podrás conmigo esta vez, Bieber.- digo a Justin.
Justin rodea mi cintura y me besa, es un beso delicado y parece que no le importa que mi madre estea dentro del coche en el que estamos apollados besándonos.
-Me tengo que ir, hablamos por Whatsapp.- digo antes de entrar.
Justin se despide con un Chao y mi madre conduce hasta el centro de New York.
***
Cuando llegamos son más de las tres del mediodía. Entramos en un restaurante y mientras mi madre espera en la mesa por la comida que hemos pedido, entro en el baño para cambiarme.
Mi madre me había dicho que era una tienda demasiado cara y muy elegante y que según ella hiba en vestido y tacones para ir a la tienda a probarse el vestido del día de su boda, yo debería cambiarme de ropa.
Pongo unos pantalones negros ajustados, unas francesitas negras, una blusa blanca y una chaqueta de punto negro.
Suelto mi pelo de la coleta y lo peino un poco con las manos. Pongo un gorro negro sobre el y salgo del baño.
Cuando terminamos de comer, vamos en coche hasta la tienda ya que queda a media hora del restaurante en el que habíamos comido.
Cando entramos, una mujer que tiene su pelo recogido en un moño y lleva un vestido rojo por encima de las rodillas, nos atiende.
Por lo que había dicho mi madre, quería un vestido de manga corta, blanco y que no fuese muy amplio ya que quería estár cómoda con el.
-Sé sincera con tu opinión eh!- dice mi madre desde dentro del probador.
La mujer que nos había atendido nada más entrar en la tienda sale con ella del probador y se sienta justo a mi lado, en la silla libre.
Nos explica del diseñador que es, de la tela que está hecha y finalmente, habla del precio.
Así hace con los tres siguientes que se prueba mi madre.
-A tu madre le gustará este último, es el perfecto para ella por como describió antes el vestido.- dice Rossy, que es como se llama la mujer. Me caía bien, la verdad era que la primera impresión que había tenido de ella había sido la de una mujer antipática y seria pero me había llevado una sorpresa con ella aunque llevaba diciendo desde el primer vestido que era el perfecto para mi madre.
Mi madre sale del probador y me mira.
-Qué te parece?- dice mi madre.
-Me gusta, creo deberías quedarte con el.- digo. Sinceramente era el vestido que mejor le quedaba aunque era más amplio de lo que me esperaba.

Always? Always¡Lee esta historia GRATIS!