Capitulo Final

190 17 23
                                                  

Hola a todos aquí estoy nuevamente con el ultimo capitulo de este Fic, como dije desde el principio seria bastante corto ya que era lo que principalmente quería que fuera el final partiendo del capitulo 200 con la muerte de Tanjirou. Sigo creyendo que la persona para Nezuko era Tomioka, alguien fuerte y centrado, pero que detrás de ese muro de impermeabilidad había alguien que necesitaba a alguien como Nezuko, una chica dulce, centrada, madura para su edad y que definitivamente sería el complemento perfecto. Pero bueno, no se pudo, los fanáticos de lo absurdo ejercieron la presión suficiente sobre la mangaka y al final resultó, lo que resultó. Yo por mi parte, sigo insistiendo que el final perfecto hubiera sido con la muerte de Tanjirou en sacrificio de todo, terminando con Muzan y el legado de Yorishi con él -ya que este dice la primera vez que se encuentra con Muzan, que supo en ese momento la razón por la que tenía el aliento solar-. Pero bueno, nuevamente digo, el fandom en especial de Japón supo ejercer la presión necesaria para otorgar el 'final más aceptado por la mayoría' y es completamente respetable para Gotoge. Fue una gran historia que nos hizo reír, llorar, sufrir y amar personajes, incluso si estos eran los villanos en algún momento.

Me emocioné un poco dando mi punto, así que, sin retrasar esto, y no siendo más, comencemos.

...

Era lunes por la mañana, se encontraba sentado en el futón sintiéndose una vez mas un inútil. En esa pequeña casa, donde las necesidades eran evidentes, le habían abierto un espacio y servido un plato de comida a pesar de las mismas.

Había notado muchas cosas, como el deterioro de la casa, y la manera casi desconectada que vivían del exterior, si bien era cierto que estaban adentrado en la montaña, todo allí parecía estar unos diez o quizá veinte años atrás de lo que estaban otros distritos.

Mientras Nezuko le ayudaba a asearse o a cambiarse, cuando el mareo era más fuerte que él, detalló en varias ocasiones lo desgastado que estaba su kimono, de hecho, un par de veces lo había visto abrirse de más, mostrando más piel de la que él como hombre debería ver. No es que no haya visto mujeres antes, durante misiones se había topado de todo tipo de cosas, incluso a la misma Nezuko la primera vez que se vieron, siendo una demonio, despreciaba por completo el decoro dejándole ver muchísimo más. Sin embargo, esta Nezuko, lo hacia sentir diferente, era tan gentil y diligente que la chica que gruñía empapada de sangre, con las piernas y pecho descubierto hace más de dos años, le haría creer que era imposible ser la misma.

Una mañana vio parte de su obi descosido y en su hombro parecía haberse desgarrado un poco la tela, tal vez, porque allí se apoyaba el pequeño cuando ella lo cargaba, y aunque, la siguiente vez que le vio el kimono puesto, ya estaba arreglado de manera magistral, no quitaba el rastro de lo que una vez estuvo allí. Así que lo decidió, a pesar de las advertencias de Tanjirou, el necesitaba con urgencia agradecerle todo lo que había hecho por él. Se levantó y utilizando su agilidad, logró escabullirse por la casa y partir al pueblo.

Bajó por la colina, había bastante niebla y aunque era relajante en cierto modo, una punzada en su pecho lo atravesó, tal vez porque allí fue donde conoció a los hermanos Kamado por primera vez.

Visitó varias tiendas, pero tenía que admitir que sus gustos en temas de mujeres era bastante malo. Nunca se había preocupado por algo así; lo más cercano a una mujer en su vida había sido su hermana y la había perdido con la edad suficiente para no haber entendido absolutamente nada.

Caminó a través de un templo antiguo donde el suave sonido de las campanillas lo hizo suspirar. Escuchó la risa fuerte de un hombre. Asomándose con cautela, ya que le parecía imprudente levantar la voz en un lugar así, quedando detrás de un puesto sencillo de recuerdos y rosarios de todos los tamaños. Vio un par de hombres de capas blancas desgastadas en sus bordes, reír alrededor de un fuego.

FINAL KNY CAP 200Donde viven las historias. Descúbrelo ahora