NARRA JUSTIN:

Fuí a casa de Christian pero decidí regresarme caminando, hay muchas cosas en mi mente al caminar pienso y despejo mi mente, la calle estaba algo oscura, sólo un pequeño foco iluminaba una pequeña parte de la calle.

A lo lejos ví que venía un carro, pero no le dí mucha importancia, debía ser otro más de los que me he encontrado, el carro paró frente a mí y de ellos salieron un par de chicos y de inmediato reconocí que uno de ellos era ese maldito de Harry.

Sabía que esto significaría problemas -"Por qué tan solo Justin?" preguntó acercándose a mí con sus chicos -"Que te importa imbécil!" respondí y traté de seguir caminando pero los demás me impidieron el paso -"Por que eres tan mal educado eh? Yo lo único que quiero es que estemos bien?" dijo sonriendo falsamente.

-"Dime idiota, que demonios quieres?" le pregunté ya enfurecido -"Bien, seré directo, mi jefe me pidió que te lleve con él, así que vamos" dijo haciendo una seña con su cabeza. Está imbécil si piensa que iré -"Eres imbécil si piensas que iré contigo donde tu maldito jefe que ni siquiera conozco" dije riendo.

-"Justin, man, vamos, porque si no vas por las buenas, irás por las malas" dijo serio, no le tengo miedo a Harry, yo sé que si yo quiero me lo puedo pasar hasta por los huevos, pero también sé que si me opongo todos se me vendrán encima -"Pues, no voy" dije desafiándolo -"Ok, tú lo pediste, Taylor...!" lo llamó.

Taylor se acercó e intentó detenerme, así que le lancé unos golpes pero de inmediato los otros dos se me tiraron encima golpeándome, Taylor de nuevo me agarró de los brazos y me entró a la fuerza al carro -"Vez Justin? Si te pones agresivo, nosotros también nos ponemos agresivos" dijo Harry conduciendo con una sonrisa -"Maricón" le susurré.

-"John, dale un golpecito a Justin por decir cosas malas" le pidió, el tal John llevó su puño dándome directo en la mejilla, sentí como un hilo de sangre bajaba en la esquina de mi boca -"Uh, perdón, te lastimé?" preguntó riendo.

Harry siguió conduciendo hasta que llegamos a una enorme casa, era lujosa, por lo visto el jefe de este imbécil tenía mucho dinero -"Bájenlo chicos" les pidió Harry, un tal Liam me puso unas esposas en mis manos y Taylor me agarró de los brazos bajándome fuertemente -"Tráiganlo" les ordenó Harry, entramos a la casa y Harry se dirigió a una puerta y la tocó -"Pase!" gritó una voz ronca, seguro sería su jefe.

-"Señor, acá esta Justin" le dijo -"Pues pásalo!" le ordenó -"Si Señor, chicos tráiganlo" los chicos me llevaron y entramos, ahí estaba un señor de unos 45 años, con un saco y un cigarro en su boca, se nota que tiene mucho dinero -"Estoy muy contento de verte Justin Bieber" expresó llevando sus manos con sus dedos cruzados a sus manos.

-"Me da mucho gusto verte, perdona por la manera que te traje aquí, pero es de suma importancia que vinieras" yo sólo me mantenía serio escuchándolo -"Estoy feliz de tener aquí al hijo de Jeremy Bieber!" continuó al ver que yo no respondía, pero después decidí hablar -"Quien es usted y qué demonios quiere conmigo?"

-"Ha enviado este grupo de maricones a golpearme, y ahora los vuelve a mandar para traerme hasta usted! Qué demonios quiere?" pregunté enojado -"Cálmate Justin" dijo levantando sus manos en señal de que me calmara -"Solo quiero proponerte un trato" dijo levantándose de su escritorio y yendo hacia a mí.

-"Trato? Trato de qué? O para qué?" pregunté confundido -"Mira, conozco a tu padre, el trabajó para mí un tiempo, pero hizo cosas que no debía y después se largo, pero, gracias a Dios encontré al mayor de sus hijos, un chico rudo, dominante, y que no le importa nada a excepción de su familia, un chico machista, llamado Justin, quiero que trabajes para mí, como lo hizo tu padre" pidió mirándome directamente a los ojos.

THE COLDEST¡Lee esta historia GRATIS!