Perdóname... Nezuko

299 22 21
                                                  

Hola a todos, ayer leí el capitulo final y tengo que decir que escribo esto porque definitivamente para mi KNY terminó en el capitulo 204 y este será mi propia versión del final. Alerta spoiler, esto es completamente fiel al manga de Gotoge a quien le pertenece esta historia y todos sus personajes, así que, si lees esto y no estas al día con el manga, es bajo tu responsabilidad.

Por otro lado, se estableció, que el fandom puede escoger entre el capítulo 200, 204 y 205, el que desee como final, este será, partiendo como final, el capítulo 200, después haré, uno del capítulo 204.

Aunque en AO3 hay una historia similar, tratare de solo hacer un ¿Qué hubiera pasado si el final fuera en el 200? Al final de este capítulo dejaré una opinión que es completamente personal y que no representa en absoluto el fandom del Giyunezu.

En algún punto, haré referencia al Hisha (飛車), pieza del juego de mesa de estrategia shōgi, ya que según Gotoge, los gustos sentimentales de Nezuko, es 'cualquier hombre que sea como un Hisha' dicho por ella misma en una conversación con Tanjirou. Esta pieza, para hacerse a una idea, es el equivalente a la 'Torre' del ajedrez común, con movimientos similares, en horizontal y vertical, con la única diferencia que el Hisha puede moverse una casilla en diagonal.

No siendo más, Comencemos.

- Tanjirou...-

- No esta respirando y tampoco tiene pulso- Las palabras de la mujer se escuchaban lejanas, en su mente solo podía visualizar al chico alegre que veía como un hermano menor, alguien a quien proteger. Sus propias heridas no importaban, no sentía medio cuerpo, su brazo seguía sangrando, tenia sangre seca y nueva por todos lados, su haori, su ropa, su uniforme, estaban destrozados. El cabello se le pegaba al rostro y cuello, sudaba y su cuerpo dolía enormemente. Pero todo eso quedaba de lado al ver al chico que, junto a su hermana y Urokodaki-sensei, consideraba su única familia, aunque la chica demonio fuera por añadidura.

Se acercó al joven y cayó de rodillas frente a él, sus ojos inundados de lagrimas no dejaban ver mas que la acuosa imagen del chico distorsionada, aun sosteniendo la espada con la que valientemente defendió a todos. Apoyó su mano sobre la de su aprendiz-esta fría- apretó un poco mientras los espasmos de su respiración entrecortada dejaban que las lagrimas desbordaran de sus ojos, sin importar quien lo viera o dijera algo.

- No pude proteger a alguien querido otra vez... siempre soy el que termina siendo protegido por los demás... yo...-

- ¡Tanjirou! - una voz acercándose le hizo temblar, no la había escuchado antes tan clara, pero sabia quien era- Nezuko, ahora humana, se ha quedado sola por mi culpa, si hubiera sido mas fuerte... si el que hubiera muerto, hubiese sido yo...- ¡hermano! -

- Lo siento, Nezuko... perdóname...-

- ¡Tanjirou! - ahora a su lado, la vio caer pesadamente de rodillas tomando el rostro del chico en sus manos- No... hermano... despierta...- Lo tomo llevándolo a su pecho mientras las lágrimas caían sin control- Hermano, despierta, por favor, Tanjirou... volvamos a casa, prometimos volver a casa- Ya no sabia si ella gritaba, o solo susurraba. Cada palabra era una acusación mas sobre sus hombros, la culpa que siempre lo acompañó desde la muerte de su hermana protegiéndolo en su casa, la muerte de Sabito protegiéndolo en la selección final y finalmente la muerte del chico que lo protegió de Muzan, le escupía otra vez en su cara su inutilidad, su debilidad y lo ridícula de su existencia. Tal vez Shinobu tenía razón y todos lo odiaban, no solo los vivos, sino también los muertos, por no ser suficiente para salvarlos. Y aquí frente a él, se cernía la prueba viviente, la personificación de esa maldita culpa porque, esta, a diferencia de las dos ocasiones anteriores, donde el único que quedaba solo era él, había alguien más, Nezuko, quien al igual que él quedaría sola y aunque, tuviera a sus amigos escandalosos, sabia que ellos en realidad eran amigos de Tanjirou, como él, habían aceptado a la chica por añadidura. Esto, sumado a sentirse responsable directo de la muerte del joven, le recordaba lo miserable de su posición. Le había arrebatado su única familia, y aunque había dicho para si mismo tantas veces que Tanjirou y ella lo eran, no era cierto, se lo repitió tantas veces hasta convencerse, pero era otra más de sus mentiras, no la consideraba su familia. Durante mucho tiempo se cuestionó si había tomado la decisión correcta, o si en realidad, debió matarla, tampoco iba a negar que quiso hacerlo. Pero al verla, completamente destrozada frente al él, aferrándose a lo ultimo que quedaba de su vida antes de aquel fatídico día, tan frágil, tan humana. Sintió un latido en su pecho, tal vez de orgullo o autoengaño por saber que no se había equivocado del todo aquella mañana.

Bajó la mirada con vergüenza cuando Nezuko comenzó a arrullar el cuerpo del chico, mientras cantaba una canción de cuna, como si fuera un bebe, como si solo estuviera dormido. No sabía cuánto tiempo había pasado, pero sabía que había sido el suficiente, debían retirarse del lugar, tratar a los heridos y... enterrar a los caídos.

Escucho, que todos los pilares habían muerto, excepto Shinazugawa quien estaba gravemente herido y había quedado inconsciente, y él.

Con miedo, levantó su mano para tocar a la chica quien tenia el rostro en el cuello de su hermano, llorando suavemente, pero antes de llegar a ella, el chico de haori amarillo se acerco a ella colocando ambas manos, con la evidente intención de abrazarla, no podía explicarlo, pero esta acción lo molestó, le había parecido, no solo atrevida de su parte, sino también irrespetuosa, por lo que con el ceño fruncido se levantó dispuesto a alejarlo, pero fue la misma chica quien en medio del llanto se sacudió, haciendo que el chico retrocediera unos pasos.

Lentamente, se agacho apoyándose en su rodilla izquierda

- Nezuko- dijo tan suave como su voz se lo permitía, la observó detenerse y dedicarle una mirada desde que llegó, tenia que admitir que sus ojos le robaron un latido, eran tremendamente similares a los de Tanjirou, así como su rostro, ya no tenía esa expresión vacía y ausente que generalmente tenia, esta vez era completamente llena de vida, vida y dolor- debemos irnos-

- ¿A dónde?, mi único hogar yace aquí-

Dio un suave suspiro y extendió su mano sucia y llena de sangre

- A casa-

...

Bueno este es el primer capítulo, al igual que 'ríndete', no tendrá más de 3, es solo la versión que me hubiera gustado del final, si hubiera sido en este punto, espero que también sea una versión parecida a la que les hubiese gustado a ustedes.

Mi humilde opinión del 205, si no quieres, no es necesario leerla.

Se que a muchos no les interesara mi opinión y otros la compartirán, pero me decepciona mucho (aunque no me sorprende) que el Ship Nezuko/Zenitsu se haya hecho canon. Considero el final, vacío, forzado y lleno de huecos argumentales. Anoche hablaba con Enid y creo que dio en el clavo cuando se refería que el final fue absoluto 'fan service'.

El Nezuko/Zenitsu, es la manera más típica de romantizar el acoso y la valoración netamente por el físico. A pesar que muchas personas quieran decir que Zenitsu protegía a Nezuko porque la quería, es mentira, solo le interesó por ser una cara bonita, cuando ni siquiera conocía algo de ella y es triste que hasta el capítulo 204 a Nezuko le incomodaba esta actitud (clásico comportamiento de una víctima de acoso). Zenitsu a lo largo de la serie, no hizo más que perseguir a cuanta mujer bonita se le cruzaba, a diferencia de las otras, Nezuko no podía defenderse, solo se limitaba a huir, pero no muy lejos porque siempre estaba junto a Tanjirou.

Decepcionó mucho el retorno de Nezuko a humana, ya que, al principio del manga, se muestra una Nezuko madura y muy centrada, pero esto queda relegado cuando la Nezuko que queda el final es como una niña de 5 años, que se ve medianamente de su edad en el panel con Sanemi (Sanemi, eso es discusión para otro día).

Bueno, fuera de muy humilde (y venenosa) opinión, espero que les haya gustado y no me odien por lo que pienso.

No siendo más, chao.

FINAL KNY CAP 200Donde viven las historias. Descúbrelo ahora