Narra Zayn

El beso es un dulce movimiento que la naturaleza ha inventado para cerrar las conversaciones cuando las palabras se vuelven inútiles.

Así fue, sin pedir permiso y con atrevimiento, me pareció la gloria, he besado personas por las que no he sentido nada, he sentido cosas por personas que no he besado, justo ahora toco sus labios por tercera vez y siento cosas que en lo cierto tengo miedo de sentir.

Brenna mantiene su mirada en el suelo al momento que nos separamos, levanto su mentón haciendo que me mire.

"Por qué no me miras"- cuestiono.

"Esto no debe estar pasando"- es lo único que dice.

"Nada malo va a pasar"- le respondo tratando de sonar lo más convincente posible, porque yo mismo tengo creer lo que digo, todo irá bien; ella solo asiente y se mantiene callada.

"Sube a cambiarte de ropa, te llevaré a casa, estaré en mi habitación"- le digo mientras la guio por la escaleras.

Mientras caminamos por el pasillo, ninguno de los dos dice nada, entro a mi recamara y me tumbo en la cama dejando salir un largo suspiro, preguntándome porque me estoy comportando de esta manera con ella?, tan diferente a como trato a los demás chicas, de repente con ella es diferente, me tomo la molestia de acariciar su piel, hago el más mínimo intento para que se sienta cómoda, cuando con otra chico no hago ni un solo esfuerzo.

Para dejar de pensar tanto y hacerme tantas preguntas sin recibir respuesta alguna, decido ir a tomar una ducha, tenía planeado llevar a Brenna a su casa, el futuro es incierto, quien sabe qué pueda pasar luego.

***

Narra Brenna

En cuanto estaba lista, con mi ropa puesta, voy a la habitación de Zayn, toco la puerta pero él no responde, así que no espero mucho tiempo para entrar, asomo la cabeza y me doy cuenta de que se está bañando por el sonido del agua caer, así que lo espero recostada en su enorme cama, es muy cómoda, su pieza es muy interesante, tiene un lado de la pared llena de dibujos bastante impresionantes y originales, aproximadamente a cuatro pasos de la cama un pequeño balcón donde se puede apreciar el parque que quedaba justo del otro lado de la calle.

De un momento a otro escuche a Zayn cantando, me acerque un poco y me pego más de la puerta del baño para poder escuchar mejor, para mi sorpresa el canta impresionantemente bien, estaba cantando a todo volumen como si estuviera solo en casa.

No era necesario estar pegada a la puerta, me dejo caer boca arriba en su cama y cierro los ojos, disfrutar de su melodiosa voz, es lo mejor que pude haber hecho, su voz es algo así como angelical y dulce, a medida que el cantaba sentía que estaba en el cielo, imagine que cantaba sólo para mí y nadie más, aunque yo era la única aquí pero él no sabe eso.

"Bright lights, but she's fading"- levanto mi rostro y vi a Zayn saliendo del baño aun cantando.

"Zayn!"- chillo, y este solo deja de cantar al escucharme.

"Que susto me has dado"- dice llevándose una mano al pecho.

"No fue para tanto"- digo riéndome, entonces me doy cuenta de que solo lleva una toalla alrededor de su cintura, me pierdo en cada uno de sus tatuajes, y pensar que no hay nada detrás de esa toalla.

"Deja de mirarme así, me estas asustando, pásame un bóxer de la segunda gaveta a tu derecha"- dice mientras se mira en el espejo.

"El que más te guste nena"- susurra con voz ronca al mismo tiempo que me mira desde su lugar, hago lo que me pide y me levanto de la cama para dejarlo en sus manos.

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!